Concéntrate en lo positivo y aumenta tu rendimiento como runner

Saber centrar tu mente en lo que realmente suma es fundamental para conseguir tus objetivos.
Ezequiel Bellido Verdú / Foto: Nacho Cembellín -
Concéntrate en lo positivo y aumenta tu rendimiento como runner
Trabaja la concentración y aumenta tu rendimiento como runner

¿Sabes mantenerte concentrado mientras corres? ¿Qué es más importante entrenar el físico o la mente? Seguro que esto mismo te lo has preguntado más de una vez. Cierto es que objetivamente hablando,  el plano físico siempre se ha tenido mucho más en cuenta que el mental a la hora de ‘sacarle brillo’. Sin ir más lejos con la palabra ‘entrenar’ siempre nos hemos referido al primero, aunque  quizás seas de los pocos que conoces algún compañero o conocido runner que invierta algo de su tiempo en reforzar su mente para correr mejor, si es así, enhorabuena, no suele ser lo más común.

La verdad es que por más crack que seas a nivel mental, sin una fisiología bien entrenada y acostumbrada a correr durante un tiempo y velocidad determinada, difícilmente  llegarás muy lejos. Pero también es cierto que aunque hagas grandes tiradas largas, series descomunales y estés en plena forma, si te flojea el ‘coco’ se te pueden presentar situaciones en carrera que no sepas como solventar y que pongan en serio peligro tu actuación. Es aquí donde a falta de recursos psicológicos, el corredor tira y tira de motivación, algo que está bien pero que sin lugar se queda corto con la cantidad de herramientas mentales con las que se pueden contar.

En este sentido, una de las variables mentales más decisivas para el runner de cualquier nivel es la ‘concentración’. Enclavada dentro del pilar mental o psicológico, este componente es poco conocido dentro del atletismo de endurancia ya que en general se suele relacionar más con modalidades más explosivas en las que el tiempo de reacción es decisivo o en disciplinas donde el tiempo de ejecución es muy corto y no hay apenas tiempo para rectificar un error, por ejemplo los concursos: saltos, lanzamientos etc.

¿Qué es estar concentrado? ¿Cómo sabes que lo estás?

La concentración no es otra cosa que un proceso mental en el que se intenta unir la atención y el nivel de activación. Sabemos que la atención es una cualidad del ser humano en la que seleccionas estímulos con el objetivo de percibirlos mejor. Estarás conmigo que cuando estás atento sueles percibir los estímulos que te resultan más relevantes o más te interesan, ¿verdad?

El Nivel de Activación es el proceso necesario para llevar a término tus acciones. Si esa activación está equilibrada, podrías llegar a ejecutar tu acción con éxito, pero si por el contrario esta es excesiva o defectuosa, tu actuación podría peligrar irremediablemente. Es en este punto donde podrían entrar a jugar otros ingredientes como: el estrés, la apatía o la motivación. Para que lo entiendas: si estás muy alterado o bien apenas motivado o apático, por mucha atención que pongas será complicado que todo ello sume un nivel óptimo de concentración que te ayude a conseguir una gran actuación. Digamos que para estar 100% atento y por tanto estar más cerca de concentrarte en lo que quieres, deberás tener una mínima motivación para estarlo y mantener a raya la ansiedad –buena a pequeñas dosis-.

Ahora volvemos a la Atención, la cual tendrás 3 maneras de poder aplicarla:

1-Exteriormente: Cuando aplicas tu atención ante un estímulo que se define por su potencia, tamaño o movimiento. Siempre te será más fácil percibir a un estímulo más grande, más potente o más movido que los demás.

2-Internamente también puedes aplicar la atención pero según 2 parámetros:

Orgánico: Cuando tengas alguna necesidad orgánica, por ejemplo ‘hambre’ será mucho más fácil que atiendas a los estímulos que más cerca estén de paliar esa necesidad, por ejemplo los escaparates de una pastelería etc.

Interés: En muchas ocasiones aplicamos nuestra atención a estímulos que tienen relación con nuestros intereses. Por ejemplo: un corredor se fijará mucho más en personas que corran por la calle que otras personas que no practiquen el running.

3/ Mentalmente: Aquí la atención pasaría a ser una capacidad, por la cual sería capaz de aislar y atender solamente objetos mentales que te interesan, por ejemplo: determinadas sensaciones o pensamientos

Hay que decir que aunque tras este repaso teórico todo te parezca algo más claro, mantener la concentración no es tarea fácil y requiere de un entrenamiento. Además, para el runner no es lo mismo estar concentrado en el esfuerzo de una carrera corta donde se corre a alta intensidad y donde el dolor es más inaguantable aunque menos duradero, que hacerlo en una maratón donde es más fácil perder ese punto de atención en lo que realmente te importa y atender a cosas o pensamientos que no son del todo positivos.

Cómo puedes aplicar la concentración a la carrera?

Dar una clase maestra sobre esta temática sería muy extenso ya que la concentración está directamente conectada con otros fenómenos como son el estrés, la motivación, las emociones etc. Lo que sí que podemos hacer es darte algunos consejos para que los puedas aplicar a tu vida de runner:

-No te dejes llevar por los demás y no olvides nunca la estrategia o táctica de carrera que te has trazado. En runners de asfalto sería por ejemplo: la velocidad aproximada, tiempos de paso, protocolo de avituallamiento etc..Ten siempre presente las directrices que te has planteado seguir y no te dejes distraer.

-Si tu carrera va a ser larga y va a durar unas cuantas horas, deberás ser consciente que normalmente en la primera parte de carrera y donde todavía estás pletórico de fuerzas, vas a tener una concentración bastante volátil mientras. A partir del ecuador de la prueba esto será diferente y deberás hacer un esfuerzo para concentrarte sólo y exclusivamente en lo que te aporte de forma positiva y sume de cara a conseguir tu objetivo.

-Referente al punto anterior, decir que en muchas ocasiones hay actuaciones que se frustran debido a sobreatender estímulos o sensaciones que se suelen tener en carrera, que son perfectamente normales y que muchas veces son transitorios. Ten siempre presente que debes desantender aquellos estímulos -mentales o perceptivos -  que no te aportan ningún beneficio y son negativos para ti.

-Más cosas: saber identificar los estímulos distractores es fundamental y será una ventaja. Una vez sepas cuales son, deberás saber con cuales te quedas y a cuales no debes atender.

-Una vez conseguido lo anterior, deberás esforzarte por ser capaz de mantener el mayor tiempo posible contigo aquellos estímulos que te aporten energía y positividad, así como reducir el tiempo de los negativos.

-Otro recurso beneficioso es tener una palabra clave que te permita conectarte a la concentración de lo positivo. Bastará con decirte un ¡‘venga’, ‘vamos’, ‘ahora sí’! etc..

-Los días de entrenamiento o competición no objetivo, son perfectos para ir trabajando y ensayando la concentración, un momento idóneo para ir identificando, poniendo o quitando estímulos según te beneficien o no.

Posiblemente algunos de los abandonos o actuaciones de las cuales no te sientas muy orgulloso, han podido ser fruto de situaciones provocadas por distractores a los que no supiste hacer frente. Otros competidores,  el mismo paisaje, el público, la familia, tus piernas, el estómago, la meteorología –frío, calor, humedad- etc, pueden generar en ti una reacción positiva o negativa según la importancia que le des en un momento determinado, o lo que es lo mismo, según en dónde y de qué manera has focalizado tu concentración. Ningún runner con el dorsal puesto y en carrera está a salvo de enfrentarse al dolor, sufrimiento o malas sensaciones, es parte del juego, el reto está en vencerlas. Estas se pueden extinguir o minimizar con un buen trabajo de la concentración.

Sé listo y concéntrate sólo en aquello que te convenga para correr sin trabas, más rápido y mejor. Si lo consigues, además de una gran satisfacción personal, ya tendrás el patrón de actuación para otras ocasiones. 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...