Identifica y derrota a tus enemigos en competición

Supera las trabas psicológicas que te impiden avanzar en carrera con estas estrategias.
runners.es -
Identifica y derrota a tus enemigos en competición
Tus enemigos en competición

Da igual que solo te plantees terminar o quieras ganar en tu categoría, es muy probable que tengas que luchar contra ese pesimista que tienes dentro de ti y te dice que no lo vas a conseguir o ese vago que te tienta a aflojar el paso. Y es que, cuando te sitúas en la línea de salida, pese a estar en buena preparación física, todavía no has entrenado tu mente. Estas simples estrategias te ayudarán a superar a tus “enemigos” y aumentarán tu rendimiento. 

El enemigo

TU PREOCUPACIÓN INTERIOR

Es normal sentir pánico y dudar de tu nivel de entrenamiento. Como decía el gran maratoniano Alberto Salazar: “Plantados en la línea de salida, todos somos cobardes”.

VÉNCELA

Una buena manera de anular nuestros pensamientos negativos es imaginarnos a nosotros mismos competiendo y acabando con fuerza. Se trata de intentar poder llegar a un sitio mental antes que físicamente. Otra clave para combatir la ansiedad antes de una carrera es confiar plenamente en nuestro entrenamiento. Usa una frase que te rescate del borde del abismo; “estoy listo”, “estoy preparado”. Haz un inventario de los kilómetros que has cubierto antes del día D para otorgar un significado a este mantra.

Publicidad

El enemigo

TU VAGO INTERIOR

Suele ser a mitad de carrera cuando los atletas perdemos una mayor cantidad de tiempo con respecto a nuestro objetivo inicial. La tentación a renunciar a él es grande y el forcejeo con la voz que te seduce para que aflojes el ritmo puede pasar a convertirse en el reto más provocativo de la competición.

VÉNCELO

Mantén la concentración, piensa que estás avanzando rápido gracias a tu esfuerzo y así evitarás caer en una zona de comodidad. Habrá momentos mediada la prueba en los que perderás la concentración, pero tienes que decirte: “voy a atacar esa cuesta”, “voy a colocarme al frente del grupo” o “me voy a volver a centrar en mi objetivo”. Ten presente que el cansancio que sientes es efímero comparado con las horas de entrenamiento que has invertido. Reflexiona un instante cuando aparezcan los malos pensamientos que te empujan al abandono, trata de relajarte, de hacer tu propia carrera y continuar hasta cruzar la línea de meta.

Publicidad

El enemigo

TU RIVAL INTERIOR

Puede que te compares con un compañero que corra más rápido, un atleta al azar o cualquiera de tu grupo de edad.

VÉNCELO

Piensa en la competición de una manera positiva. Si alguien es un poco mejor que tú, utiliza esa diferencia de nivel para sacar lo mejor de ti. En lugar de decir “me va a ganar”, piensa, “voy a ver cuánto tiempo puedo mantener su ritmo, tengo una oportunidad mejor de hacerlo bien porque él está aquí”. La competición, cuando se afronta desde un punto de vista saludable, puede ser un motivador excelente, aunque en última instancia es cierto que solo posees el control de tu propio rendimiento.

El enemigo

TU COBARDE INTERIOR

¿Qué haces durante el último tramo de la carrera cuando quieres ceder ante las exigencias de tus ardientes gemelos gritando: ¡No!?

VÉNCELO

Focaliza la atención en tu forma de correr. Mantén una postura correcta, relaja tus hombros y brazos para mejorar la eficiencia y no pensar en las molestias; el último minuto de la competición se basa en el poder de la voluntad. La experiencia nos dice que siempre tenemos más energía de la que creemos tener. Recuérdalo y sácale provecho cuando se presente la ocasión. Olvida cómo te sientes y repítete: “voy a correr tan rápido como me sea posible. Voy a conseguir el mejor tiempo que pueda lograr”.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...