¿Cómo deben ser mis zapatillas corremontañeras?

La zapatilla elegida es como nuestr@ mejor amig@, nos acompañara a lo largo y ancho de nuestro rodaje o carrera por montaña. El ‘feeling’ tiene que ser perfecto, serán muchas horas.
Ezequiel Bellido Verdú -
¿Cómo deben ser mis zapatillas corremontañeras?
¿Cómo elijo mis zapas corremontañeras?

Tema estrella en los corrillos entre los trail runners: ¿Qué zapatilla me compro, cuál es la mejor, la más ligera, la que más dura, agarra, y la más barata? Chorros y chorros de tinta o más bien horas y horas de teclado podrían pasar para escribir de todo lo anterior sin que al final pudiéramos solucionar el problema a todos. Dar con la zapatilla más adecuada puede ser una tarea harto complicada tanto si eres principiante en el trail running como si no. Eso sí, hoy día el mercado ofrece un mega – amplísimo mercado de zapatilla, un mundo lleno de posibilidades. Quizás esta riqueza tenga mucho que ver para que como trailero te vuelvas loco pensando en cuál..

No existe una norma que diga cuáles son las zapas perfectas para ti pero sí que existen unas pautas de sentido común con las que podrías orientarte para que encontrar las más adecuadas. En resumen: ‘Quizás no existan las zapatillas perfectas pero sí las más adecuadas para ti’.

Uno de los puntos fundamentales está en ser muy consciente del tipo de pie que tienes, si es ancho o estrecho, y comenzar a buscar la horma más coherente. La buena adaptación que vayas a tener con tus compañeras de fatigas va sin duda a  pasar por este punto. Si tienes pie ancho, busca marcas y/o modelos con horma ancha.

El otro punto interesante es el confort. Ya es lo bastante duro correr por la montaña y durante horas como para hacerlo con unas zapatillas con la que vas incómodo. Buscar el confort de nuestros pies dentro de la zapatilla será una tarea esencial. Encontrar esta buena sensación pasará sin lugar a dudas por lo dicho con anterioridad: ser coherente entre la horma de tu pie / zapatilla.

Aunque consideramos que los anteriores dos puntos son los más básicos, no podemos omitir la importancia de la protección a modo de amortiguación: Llevar un buen y aceptable atenuante  y calzar una zapatilla que esté bien reforzada con el objetivo de protegernos los pies contra golpes o torceduras será lo suyo. Claro está que todo esto añadirá peso al modelo elegido, pero en un principio merecerá la pena. Aunque ahora la moda minimalista está muy de moda, una zapatilla liviana no es la más conveniente para comenzar. El peso de un calzado que te pueda aportar todo lo comentado podría situarse aproximadamente entre los 300 gramos y unos 400 gramos. No recomendamos comenzar a trailear con zapatillas ni más pesadas ni más ligeras. Ya habrá tiempo de ir recortando peso en los pies a medida que se vaya ganando recursos técnicos, resistencia muscular y fortaleza articular.

Publicidad

Un resumen coherente: ¿Cuánto pesas?, ¿qué tipo de pisada tienes?, ¿Cuál es tu técnica de carrera? Las necesidades de cada corredor son diferentes; todos y todas necesitamos zapatillas, cierto, pero todos y todas tenemos diferentes condiciones físicas. Es preciso adecuar nuestra compra a esas necesidades, pues a cada uno le irá mejor una zapatilla con un drop determinado y con una horma concreta.

¿Pero quien nos puede ayudar a resolver todos los puntos anteriores?

En primer lugar y en el caso de llevar soportes plantares, nuestro podólogo deportivo. Él sabe mejor que nadie qué tipo de pie, pisada y plantillas llevamos como para hacernos saber qué debe reunir nuestra zapatilla más adecuada. En segundo lugar y si no tenemos el asesoramiento anterior, nuestro sentido común, experiencia adquirida y algo de lectura válida en este campo, a lo que se sumará más experiencia y conocimientos del comercial de la tienda a la cual vayamos a adquirir nuestras compañeras de fatigas.

Para finalizar, más consejos:

Es importante tener varios modelos de zapatillas, una para cada situación. Si bien es cierto que supone un mayor desembolso, no es menos cierto que nuestro rendimiento en carrera y nuestros pies nos lo agradecerán

En relación con el anterior argumento, busca una suela coherente según el terreno en la que vas a realizar la mayor parte de tus entrenamientos y carreras. Una suela consistente te aportará más durabilidad pero en muchos casos menos agarre. Mira bien que tenga un poco de relieve y taqueado para que te ayuden a la hora de traccionar en los ascensos y a frenar en los descensos.

Si ya no tienes dudas y tras algunas sesiones de entrenamiento ya has encontrado el modelo ideal para ti, guárdatelo y compra otro igual que utilizarás para machacarlo en las semanas de entrenamiento que te quedan. Así te garantizarás tener en perfectas condiciones y para el D tu par de zapatillas favoritas.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...