¿Cómo se ha recuperado Luis Alberto Hernando del Ultra Trail del Mont Blanc?

El de Adidas acabó 2º en la mejor carrera de montaña del mundo pero tras 22 horas de esfuerzo terminó 'roto'.
Ezequiel Bellido Verdú / Foto: Vicent Sempere -
¿Cómo se ha recuperado Luis Alberto Hernando del Ultra Trail del Mont Blanc?
Luis Alberto Hernando te explica sus pautas de recuperación tras el UTMB

El cuerpo de un corredor de élite tiene algunas diferencias respecto al de un corredor popular. Esta es la razón fundamental por la cual el primero es capaz de desplazarse mucho más rápido que el segundo por un recorrido como el del Ultra Trail del Mont Blanc. Pero tras casi un día entero dando tralla –los amateurs invierten bastante más tiempo- con 170km recorridos y 10.000 metros de desnivel positivo superados, la fisiología de un corredor ‘pro’ se equipara bastante al de un corredor normal, ¿qué en qué se parecen? Básicamente en las sensaciones que ambos tienen tras finalizar un reto así: cansancio acusado, dolor muscular agudo y duradero, y un alto desgaste metabólico y mental. Claro está que normalmente el atleta más preparado se recuperará antes, pero esto no le exime de experimentar durante algunos días sensaciones muy parecidas a las del popular.

Estoy seguro que tras leer el testimonio de todo un campeón como Luis Alberto Hernando te verás identificado aunque nunca hayas corrido más de 100km. Hernando lo ha sido todo en el trail running y tan sólo le quedaba rayar a buen nivel en una carrera de 100 millas. El pasado 29 de agosto y tras casi 22 horas de esfuerzo, conseguía la 2º plaza del Ultra Trail del Mont Blanc, llegaba bien, aunque roto. El burgalés comparte con nosotros todo lo que hizo para recuperarse de tal machada.

“Llegué a meta sobre las 16:00 de la tarde pero todavía pasaron unas horas hasta que me fui al apartamento. Pasé 2:30 minutos más en meta y básicamente lo que hice fue beber para poder orinar y pasar así el control antidoping. A los aproximadamente 16 litros de líquido que tomé en  carrera hay que sumar los más de 2 litros que bebí tras terminar la prueba. En ese momento todavía no me había venido el bajón. Estás eufórico y las piernas todavía te responden. ¡En aquel momento todavía me podía mover decentemente!”

A su apartamento llegó sobre las 18:30, donde cenó de forma habitual y luego se fue a intentar descansar, algo que consiguió sólo a medias. Y es que sus piernas, rígidas y doloridas, le dieron un toque. No era para menos, no hacía muchas horas habían transportado a Hernando por los 170km y 10.000 metros de desnivel positivo del trazado del Ultra Trail del Mont Blanc , todo ello a una velocidad de vértigo:

“Como en el apartamento podíamos cocinar la cena fue sencilla, pasta y filete. Luego y antes de irme a la cama ya me vino el bajón. Curiosamente fue irme a descansar y quedarme KO en cero coma. Mi sueño fue reparador hasta aproximadamente las 4 de la mañana, cuando intenté revolverme para darme la vuelta. Aquí sentí y mucho las piernas, las tenía bloqueadas y si quería moverlas tenía que hacerlo yo, con mis manos”.

Los síntomas de Luis Alberto no son diferentes de los de otros corredores populares que también completan pruebas tan inhumanas como la del UTMB. El dolor y la activación del sistema nervioso cogen por unas horas las riendas de uno, entorpeciendo la vuelta a la calma y el descanso.

Estamos a domingo, el día después. Como vamos a ver, esta no será la jornada más idónea para que el sub-campeón de la ultra por montaña más importante del mundo pueda reposar y recuperarse. A estas horas, su tren inferior ya le avisa del esfuerzo realizado:

“Desayunamos normal, tostadas y café con leche y luego me fui hasta la zona de entrega de premios donde atendí a algunos medios de comunicación hasta la hora de la ceremonia. Por este motivo comí bastante mal, un sándwich en un supermercado, y tras los premios ya teníamos todo cargado en el coche para regresar a España. El día después me encontraba muy dolorido, con sensación de agujetas todo el tiempo. Esto unido al cansancio hacía que me diera mucha pereza moverme”.

Pero según nos cuenta el de Adidas, las horas siguientes tampoco fueron ideales para acelerar la recuperación del gran desgaste muscular y metabólico sufrido, lo único el descanso activo que le proporcionaría entrar a trabajar el segundo día de la semana:

“Salimos de Chamonix a eso de las 18:30 de la tarde del domingo y llegamos a Pamplona de madrugada. Fueron más de 10 horas de viaje en las que por puro cansancio descansé algo mejor. Ya era lunes tuve poco tiempo para dedicarme a mí, deshacer maletas etc y prepararme para entrar a trabajar el martes”.

Como ahora veremos, la actividad física llevada por Hernando esta semana era totalmente liviana, dedicada sólo y exclusivamente al descanso e incidiendo recuperación. Este gran atleta tenía claro que por tres motivos, los siguientes 7 días tenía que dar tregua a su maltrecho cuerpo. Por un lado entrenarse de forma normal implicaría un alto riesgo de lesión, por otro, su metabolismo estaba en fase de reconstrucción muscular y de recuperación de todos los niveles desajustados durante tal paliza. Seguir ahora con pautas normales de entrenamiento sería en cierta medida ‘suicidarse’ un poco y arriesgar mucho la salud. Finalmente un correcto descanso le ayudaría a asimilar un gran estímulo como es correr una gran kilometrada con mucho desnivel y gran ritmo, y quizás conseguir en 2-3 semanas un estado de forma pletórico:

“Lunes y martes no hice ninguna actividad física, hice mucho hincapié en la hidratación así como en la ingesta de batidos de proteínas de Isostar. A partir del miércoles ya me obligué a coger la bici de paseo y darme alguna vueltecilla por Pamplona de camino al trabajo, me fue bien para mover las piernas y acelerar la recuperación. Curiosamente los 2-3 primeros días tras el UTMB estaba igual de destrozado que cuando terminé la Tromso Skyrace, pero el tercer día de la semana ya me encontraba bastante mejor que tras la prueba noruega”.

Este sábado pasado ya intentó correr 40 minutos en llano, sus sensaciones aún no eran buenas: 

“Todavía dolían cosas, me notaba cansado y supongo que es lo que tocaba después de haber estado parado varios días”.

El domingo Luis volvió a la carga, pero todavía de forma suave. Según me explica volvió a coger a su compañera, la bici de paseo, y se dio varios ‘voltios’ por la capital navarra. Pero anteayer lunes las cosas ya se ponían más serias y mejores, la mentalidad y sensaciones de Hernando habían dado un giro de 180 grados:

“Fue el primer día que salí con la cabeza puesta en el entrenamiento. No fue un gran entrenamiento, 1:40 minutos con 800 metros de desnivel positivo que subí andando pero las sensaciones fueron mucho mejores. Supongo que el cambio de mentalidad ayuda y sabiendo cómo me sentía hacía unos días y como corrí el lunes me daría un 9 sobre 10”.

Ante tan buena recuperación, no pudimos aguantarnos a la hora de preguntarle a Luis Alberto sobre su participación en la Ultra Pirineu, carrera que ganó en 2014 y que este año decide la Copa del Mundo de Ultra Sky. Todo parece indicar que la salida estará repleta de ‘gallos’ como: Kilian Jornet, Miguel Heras, Miguel Caballero, Manuel Merillas o Jessed Hernández, y que Luis tendrá que poner toda la carne en el asador si quiere ganarles:

“Tengo claro que para intentar ganar la Copa del Mundo de la especialidad Ultra, tengo que participar en la Ultra Pirineu. El otro día echando cuentas con Monrasin nos daba que entrando de los 20 primeros ya quedaría campeón. Esto me deja más tranquilo y me quita presión aunque en cualquier caso sabes que mi mentalidad es salir a disputar, en plan gallo y ver si mi cuerpo me deja, luego ya veremos”

Ya ves, estas son grosso modo las pautas que todo un campeón como Luis Alberto Hernando ha seguido para recuperarse y asimilar toda una aventura como es el UTMB. ¿Sencillo verdad? A veces las pautas de los ‘cracks’ son mucho más parecidas e incluso –en algunos casos- más austeras que las que siguen algunos corremontañeros populares. Entender cómo funciona tu cuerpo, sentirlo, respetarlo y aplicar calma y sentido común te pueden ayudar para una correcta recuperación post esfuerzo y lo que es más importante, para no tardar mucho en volver a tener buenas sensaciones de cara a la preparación de tu próximo objetivo.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...