¿Es importante darme masaje si estoy comenzando a correr por la montaña?

Damos respuesta a algunas de las típicas preguntas que inquietan al corredor de montaña novel.
Ezequiel Bellido Verdú -
¿Es importante darme masaje si estoy comenzando a correr por la montaña?
¿Importa el masaje en el corremontañero principiante?

Seguro que este es otro de los temas de conversación sueles tener con tus colegas de entreno  cuando estás dando la rodadita por el monte, y más si acabas de empezar con la llamada ‘fiebre del trail’.

Además de satisfactorio y placentero los efectos del masaje en cualquier tipo de corredor son múltiples y están más que comprobados a la  hora de ayudarnos en la recuperación: Estimula las células de nuestra piel, ayuda en la eliminación de toxinas, mejora la circulación etc. En este sentido una de las fenomenales ventajas de acudir al fisio o al quiromasajista es que su trabajo nos ayudará a vascularizar los músculos que nos ayudará a oxigenar en mayor medida nuestros tejidos. En resumen, con ello conseguiremos una mejor recuperación muscular después de un duro y largo entrenamiento, o tras una exigente carrera.

Otra de las dudas más comentadas entre el corredor de montaña principiante es la frecuencia con la que debe acudir a estos profesionales. Está claro que a tod@s nos gustaría acudir cada semana pero esta opción implica un gasto que no todo el mundo se puede permitir. Lo más sensato sería valorar la cantidad y calidad de trabajo que tu cuerpo está soportando así como su asimilación y en función de estas variables pasarte por el masaje. La verdad es que no está escrito la frecuencia con la que acudir a estos profesionales pero es cierto que según lo anterior haya corredores que se permiten acudir cada semana, otros dos veces al mes y otros una vez al mes. Eso sí, te sugerimos, es que no esperes a que tu musculatura esté mega-cargada para pedir cita. Lo más sensato sería que hicieras un mantenimiento de la misma, para ello, una cifra estándar podría ser una vez al mes. En muchos casos se suele acudir cuando la sobrecarga es de tal magnitud que apenas hay tiempo material para recuperar la musculatura para el día objetivo.

Diferente cuestión es esta: ¿Sueles ser de los que utilizas el servicio de masaje post-carrera? Sí, ese que la organización contrata para dar un servicio más al participante. Si es así, debes tener especial precaución y es que tras un tute de tal magnitud la musculatura de tus piernas está más que resentida y lo último que quiere es que la estresen más. Cuidado también con el aprendiz de turno (lo decimos de buen rollo), normalmente anda con más ganas que menos de apretar y lo que queremos es precisamente lo contrario, un sutil y suave masaje que ayude a movilizar la sangre en el músculo, buscamos así la vasodilatación venosa, arterial y linfática.

Otra de las típicas preguntas relacionadas con el tema masaje es si puedes entrenar y/o competir sin pasar por él. Nuestra respuesta es que sí, aunque está claro que si optas por esta opción, estarás dejando fuera una de las terapias más ventajosas y que aportan más calidad a tu entrenamiento: Prevención de lesiones, aceleración de la recuperación, asimilación de cargas, aumento de la cantidad y calidad de estas etc. En definitiva: si eres de estos corredores reacios a esta terapia, te invitamos a que la pruebes. Objetivamente con ella todo son ventajas. Si no te convence y quieres mantener decentemente tus piernas, deberás ser tú mismo quien alivie el machaque de tus miembros inferiores. Algunas sugerencias: Baños de contraste (agua fría – agua caliente), automasaje suave con cremas específicas o estiramientos muy frecuentes.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...