Así es una de las carreras de montaña más locas y duras del mundo

Así fue la última edición de la prueba en el Parque Frozen Head del estado de Tennessee.
Brian Dalek -
Así es una de las carreras de montaña más locas y duras del mundo
Así es una de las carreras de montaña más locas y duras del mundo

El Barkley Marathons es una carrera de aventura con más de 160 kilómetros de recorrido en la zona de Cumberland (Tennessee, Estados Unidos), y se celebró el primer fin de semana de abril. Cuarenta participantes tomaron la salida, pero la dificultad del recorrido demostró de nuevo su supremacía: sólo un participante consiguió terminar la prueba.

Publicidad

Los debutantes deben entregarle al director de carrera, Gary Cantrell (alias Lazarus Lake), una matrícula de su lugar de procedencia como resguardo de inscripción, además de 1,60 dólares. Un chollo, pero supone que tienes que prepararte para lo duro.

Publicidad

Horas antes de la competición, los participantes tienen acceso a un original del recorrido para hacerse una copia. A lo largo del circuito se encontrarán libros, que actúan como hitos de posición, para demostrar que han completado el recorrido.

Publicidad

Cantrell, de pie cerca de la salida y meta oficial de la prueba (una verja amarilla dentro del campamento Big Cove del parque Frozen Head). Aquí hace el control a los participantes, o certifica su DNF si volvieron antes de dar la vuelta completa al recorrido.

Publicidad

De izquierda a derecha vemos a Adam Lint, Gary Robbins y Jared Campbell mostrando su alegría después de dar la primera vuelta al circuito. Campbell fue el único que logró completar las cinco vueltas en esta edición, y es el primero en acabar la prueba en tres ocasiones.

Publicidad

Heather Anderson, que realizó el camino de los Apalaches en autosuficiencia durante 54 días, espera a terminar de escuchar el himno fúnebre militar "Taps" al volver al punto de salida sin haber finalizado la segunda vuelta.

Publicidad

Rhonda-Marie Avery, a la derecha, es la primera corredora discapacitada visual que intenta hacer el Barkley Marathons. Aunque no consiguió completar ninguna vuelta al circuito acompañada de su guía, Christian Griffith, consiguió recaudar fondos para su organización benéfica, Envisions Project, concentrada en ayudar a otros deportistas discapacitados, según su emblema fundacional. Avery tiene gran experiencia en carreras de montaña y terminó el Bruce Trail de Ontario (Canadá), de aproximadamente 900 kilómetros.

Publicidad

Como es habitual en el caso de un evento que comenzó como un picnic familiar, hay pollo a la parrilla durante todo el fin de semana. Con esta tanda se les fue un poco la mano.

Publicidad

Después de termina la segunda vuelta al circuito, Michiel Panhuyson, de los Países Bajos, descansa un momento de todo el castigo recibido por el Barkley Marathon.

Publicidad

Andrew Thompson, que completó la prueba en 2009, se retiró antes de terminar la segunda vuelta, ya que no fue capaz de encontrar un libro en el recorrido. Llevaba desde 2010 sin intentarlo.

Publicidad

John Kelly, participante por segunda vez en Barkley, se aproxima a la verja amarilla para completar su cuarta vuelta con sólo 15 minutos de margen. Su equipo de apoyo le dio un bagel con mermelada, Gatorade de arándanos y una muda limpia antes de empezar su quinta vuelta. (Se resbaló en el camino sólo 50 metros después y no pudo hacer la última vuelta).

Publicidad

El Barkley Marathons está llena de subidas impresionantes (a la vez que duras), como esta sección llamada "Mandíbula de Rata". Además de la elevación, este camino está repleto de brezo, que te deja rozaduras en las piernas durante todo el fin de semana. Es uno de los pocos lugares en los que ver la carrera sin necesidad de enfrentarte al duro terreno.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...