Françoise D’Haene y Rory Bosio: Los Reyes de la estrategia en el UTMB

Las claves del triunfo del francés y la americana, ambos dieron todo un recital de cómo se corre un ultra.
Ezequiel Bellido Verdú -
Françoise D’Haene y Rory Bosio: Los Reyes de la estrategia en el UTMB
D'Haene y Bosio: Reyes de la estrategia en el UTMB

Estaban en las quinielas, partían como favoritos para estar en cabeza de esta edición del Ultra Trail del Mont Blanc –UTMB-, y no fallaron. Françoise d’Haene y Rory Bosio demostraron el pasado fin de semana cómo se debe correr un ultra tan complejo como este, fueron ‘los Reyes de la estrategia’. Viticultor y enfermera de profesión, supieron mantener a raya la tensión y la euforia en muchos compases de la carrera y sólo sacaron su genio cuando les hizo falta.

En el caso de D’Haene, todos sabíamos que lo más probable es que saliera en la punta de la prueba, así lo hizo, al ladito de otros de los favoritos, los nuestros: Tòfol Castanyer, Iker Karrera y Luis Alberto Hernando. Entre los fanáticos del trail running, comentábamos la jugada: ‘El francés es mala compañía’ –siempre en el buen sentido de la palabra-.  

Este fantástico cuarteto iba devorando los kilómetros al tiempo que, además de entrar juntitos a cada control de paso iban metiendo distancia entre ellos y sus otros rivales. En este sentido sólo se salvaba otro de los buenos, Anton Krupicka. El americano salió muy relajado pero a medida que se calentaba iba recuperando distancia aunque nunca pudo estar con ellos. En Courmayeur se quedaba cerca, a 5 minutos, pero a partir de aquí fue a menos. Problemas estomacales así como 15 minutos de penalización por no llevar el dorsal de repuesto le hicieron perder motivación llegando a meta en la posición 42. Objetivamente una posición muy retrasada para un corredor como él. En este mismo punto, Luis Alberto Hernando se demoraba un par de minutos más que sus compañeros de fatigas. Parece ser que los problemas estomacales que arrastraba desde hacía 3 horas de carrera le llevaron a intentar comer algo más. Pese a no tener experiencia en 100 millas, todos sabíamos que el de Adidas atesoraba una calidad tan brutal como para ser quizás el máximo favorito a la victoria final, pero claro en las carreras de larguísima distancia como esta, 2 y 2 no tienen porque ser 4 y cualquier problemilla que no te deje ir fino te descuelga de los demás y te mina la moral. Aún sí el burgalés luchó por volver a la carrera pero las diferencias con el francés y con sus dos colegas españoles iba creciendo a medida que avanzaba la prueba. Tras más de 12 horas de carrera, casi 100km y más de 6200 metros de desnivel positivo optó por la retirada. En estos momentos conseguir un triplete español en el UTMB ya no era posible..

El trío de cabeza seguía comiendo terreno a esta impresionante vuelta al macizo del Mont Blanc, aunque en el que fue el decisivo tramo de la carrera, uno lo hizo bastante más rápido que los demás. Nos referimos a la sección entre La Fouly y Champex, km 108 y 122 aprox. Un tobogán de 14 km en el que se perdía parte de la altura ganada en el Col Ferret y se volvía a ganar para llegar a Champex. Los aproximadamente 550+ y 700- de este tramo fueron lo que sirvieron a D’Haene para volar y dar su golpe maestro. El francés fue capaz de endosar 11 minutos a la pareja española o lo que es lo mismo, corrió este tramo hasta 1km/h más rápido que sus rivales. A partir de este punto, este corredor que todavía no tiene los 29 años siguió a la suyo, corriendo como una máquina perfecta y ensanchando la diferencia a medida que iba pasando los puntos de paso. Finalmente llegaba a Chamonix como vencedor del UTMB algo que experimentó dos años antes aunque en una edición que se disputó en un recorrido alternativo debido a la meteo.

No sabemos si D’Haene tenía previsto atacar donde lo hizo pero lo que está claro es que  además de su magistral maniobra, el de Salomon era consciente de que todavía tenía fuelle para seguir dándole fuerte. Tanto es así que además de batir el récord de la prueba que Xavier Thevenard  marcó el año pasado, sus 20:11:44 se quedaron a poco de bajar de la histórica barrera de las 20 horas.

Por su parte, Iker Karrera y Tòfol Castanyer hicieron un fabuloso trabajo de equipo llegando a meta de la mano y compartiendo ex aequo la segunda plaza. Iker hizo gala de esa fiabilidad que le caracteriza y aunque la clase de Tòfol está fuera de dudas, su gran rendimiento en su debut en las 100 millas no nos dejó de sorprender en gran manera. Dos datos sobre este último: A principios de Agosto el mallorquín entreno el UTMB en 4 días, invirtiendo algo más de 18 horas y media. ¡El día de la carrera su minimalista mochila pesaba 1’6 kilos!

La película de las féminas no fue menos interesante que la de los chicos. A priori se esperaba una gran lucha entre Rory Bosio y Nuria Picas, primera y segunda en 2013, respectivamente. Tras la salida, se les unió una valiente Nathalie Mauclair, quien  tuvo el desparpajo de adelantarse hasta un par de minutos a sus dos rivales en los primeros controles de paso. A partir de la distancia maratón, fue la española quien cogió las riendas de la prueba, en un intento por despegar a la americana y marcha en solitario. Bosio controló en todo momento a Picas quien consiguió una renta de 5 minutos a su paso por Lac Combal, km 64. A partir de este punto, Rory puso su maquinaria en marcha y no tuvo piedad de nadie. Un ejemplo es que en los 17km que separan el Refugio Bertone del Gran Col Ferret (km 99), Bosio corrió un minuto/km más rápido que Picas, llegando a este emblemático punto con más de 20 minutos de ventaja. A partir de este punto la carrera no tuvo color y el dominio de la recordwoman del UTMB fue aplastante, llegando a Chamonix en 23:23, una gran marca aunque lejos de las 22:37 que marcó un año antes y que son récord de la prueba. La americana revalidaba triunfo. Por su parte, y a sabiendas que sería complicado alcanzar a su rival, Nuria decidió relajarse, disfrutar lo que pudiera del trazado al tiempo que conservar su 2ª plaza, algo que haría tras 24:54 de esfuerzo. Tras la carrera estas eran las confesiones de la de Buff:

"Ha sido una carrera de muchos contrastes, de momentos muy buenos y momentos muy duros. Al principio he disfrutado mucho y me he encontrado muy bien, me gusta el frío y la lluvia y me siento cómoda, pero hacia media carrera he tenido algunos problemas físicos que me han hecho pasar momentos difíciles. Sin embargo, un año más, ha sido una gran carrera, donde he disfrutado mucho y donde me he sentido muy acompañada de mi gente".

Sabiendo cómo es la catalana, seguro que el año que viene se cita de nuevo con el UTMB. El podio femenino lo completó la francesa Nathalie Mauclair, quien necesito 25:47.

Tal como demostró D’Haene en el formato masculino, Bosio también hizo gala de un gran conocimiento de sus recursos y capacidades. Primero dejó hacer a sus rivales hasta que en un punto determinado decidió avanzar a un ritmo al que nadie le pudo seguir, todo ello sin fisuras. Aunque sabemos que la larga distancia es muy incierta, la edición de este año del UTMB ha dejado más que patente que tanto el francés como la americana son dos corredores que, además de muy listos en carrera, están muy fuertes y que tienen cogida la medida a la reina de las carreras por montaña. No diremos que a día de hoy son imbatibles, pero están bastante cerca de serlo.

Antes de cerrar esta noticia, destacar la actuación de atletas españoles como Uxue Fraile, quinta en su debut, así como de Diego Pazos y Aitor Araizoz, en la 11 y 13 posición. ¡También felicitar a los 1578 finishers!

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...