Juan Antonio Alegre ‘Chinotto’: “En el monte estás más sólo e indefenso y esto hace que disfrutes más de ti mismo”

Nos adentramos en la figura de este experimentado ‘corredor-aventurero’ madrileño, toda una institución del trail running de aventura y fuente de inspiración.
Ezequiel Bellido Verdú / Foto: Juan Antonio Alegre "Chinotto" -
Juan Antonio Alegre ‘Chinotto’: “En el monte estás más sólo e indefenso y esto hace que disfrutes más de ti mismo”
Juan Antonio Alegre ‘Chinotto’: “En el monte estás más sólo y esto hace que disfrutes más de ti mismo”

Hablar de Juan Antonio Alegre ‘Chinotto’ es hablar de autenticidad, sentido común y sencillez. También de optimismo, cómo él dice: “siempre in progress”. Si eres de que está bien documentado sobre la historia del trail running en nuestro país seguro que te sonará su figura. Aunque quizás también ye haya podido pasar desapercibido, y es que podrás imaginar, ‘Chinotto’ está fuera de la corriente actual del ‘postureo’ en las redes sociales y demás.

Hablamos de un corredor cuyas piernas conocen muy bien y la carrera, muchos e interesantes lugares del mundo y de nuestro país. Sin ir más lejos sabe lo que es completar el Grand Slam Marathon –uno en cada continente más el del Polo Norte- así como correr 52 maratones, menos de 10 por asfalto y el resto por montaña o trails. Su palmarés es denso y exitoso aunque nunca lo dirías pese a quedar con él a tomar unas cervezas y charlar, nunca te lo dejaría caer ni uno de sus logros. Y es que pocos pueden presumir de vencer en algunas maratones de montaña en territorio nacional, ser ganador de la clasificación Doble Finisher del famoso y americano Pikes Peak Marathon (suma del maratón y carrera ascenso del día anterior) o de la

North Pole Bike Xtrem –en el Polo Norte- además de haber conseguido 5 podiums en el mítico Maratón Alpino Madrileño – se dice pronto- así como otros tantos en pruebas como: Baikal Ice Marathon, Maratón del Polo Norte, 100km del Sahara o La Subida al Veleta. Esto son sólo algunos ejemplos de sus logros y aventuras.

¿Por qué te gusta correr?

Corriendo me siento ‘vivo’ágil y activo. Me satisface ver que los músculos –‘el chasis’ - y el corazón y pulmones –‘motor’-  responden si pisas el acelerador y les exiges actividad física.

Interesante motivación..

Es una manera de limpiar la carbonilla del motor humano y ‘de matar el nervio’. Me gusta el deporte en general pero ‘correr’ es lo más natural y fácil. Unas zapas y a la calle....

Hablando de calles ¿te va tanto el asfalto como la montaña?

He corrido algunas maratones de asfalto y los paisajes urbanos y la gente animando también tienen su atractivo y aliciente pero lejos que lo que me aporta la montaña y los entornos naturales. Son los lugares por donde más disfruto corriendo, me aporta más tranquilidad, son entornos más saludables y se puede gozar de paisajes excepcionales. En el monte uno está más sólo, más indefenso y eso hace que uno disfrute más de sí mismo.

¿Por qué si buscas soledad te gusta participar y competir en carreras?

Las carreras aportan un ambiente social -corredores y público- y con ello disfruto mucho. También dan facilidades y con esto hablo de que tienes un recorrido marcado y avituallamientos que te dan seguridad para afrontar ese trazado de forma más atlética y arriesgada. Cuando te pones un dorsal, apuras más al cuerpo y te pones más al límite, siempre te acabas exigiendo más. Por otro lado, participar en carreras ha sido un buen motivo para viajar y conocer otros lugares que quizás de otra forma no hubiera conocido.

Cuéntanos cómo fue eso de ir a correr a la Maratón del Polo Norte..

Fue una de las pruebas obligatorias del Grand Slam Marathon, completar un maratón en cada uno de los continentes. Antes de ir a participar en esa carrera pensé que ir a correr allí era algo que no era muy normal. Tras cruzar la línea de meta tras correr la modalidad a pie y en bici me di cuenta que había sentido la experiencia en el Polo por todos los poros de mi piel, mucho más allá que si sólo hubiera ido como visitante. Correr 42km en el aquel caos de hielo y nieve fue inolvidable, lo mismo que poner el corazón al máximo mientras veía cómo se congelaba el sudor en la chaqueta interior o el vapor de mi respiración hacía lo propio en cejas  barba.

Veo que también disfrutas de carreras más normales, ¿cuál es la última que te ha visto con dorsal?

La Doñana Trail Marathon, el pasado 7 de Noviembre. Fuímos 700 participantes los que intentamos recorrer los 73km que iban desde la Puerta de Jerez, cerca de la catedral de Sevilla, hasta la aldea de El Rocío, justo enfrente de la famosa Ermita de Nuestra Señora de El Rocío. Fue una peregrinación deportiva en toda regla entre campos de cultivo, olivares, algún naranjal y plantaciones de eucaliptos  con pistas de arena por el Parque Natural de Doñana donde se podía dar zapatilla.

¿Y qué tal se te dio?

Pues al final no estuvimos tan mal y pude ser tercero. Ganó Raúl Delgado con 5:26, segundo fue Luis Alonso Marcos –conocido corredor segoviano- y tercero un servidor a 22 minutos del ganador. Todo un lujo poderte quedar a dormir en alguna de las Hermandades de El Rocío y disfrutar el domingo del típico desayuno andaluz.

Con tanta cantidad y modalidad de carreras por montaña que hay hoy día, ¿con qué distancia te quedas?

He probado casi de todo y por historia, distancia etc, me quedo con el maratón. He corrido bastantes y disfruto mucho con él. Es bastante largo para estar un buen rato en la montaña y normalmente te permite correr bastante alegre.

Has participado en pruebas de todo tipo, ¿cuáles podrían ser las más singulares?

Además del Maratón del Polo Norte del que ya hemos hablado, he corrido carreras como la Untertagen Marathon, ¡otra maratón! – risas-, que se corría por túneles de una mina en Sorderhausen, Alemania. También guardo un grato recuerdo del Monte Camerún Marathon (Race of Hope), Jungfrau Marathon o la Tenzing-Hillary Everest Marathon por sus paisajes y entorno. Otras dos con las que me quedo son la escocesa Ben Nevis Race, por ser la más auténtica y con la Subida al Veleta.

Curiosamente estas dos últimas son bastante diferentes, ¿cuál es su encanto?

La Ben Nevis es lo más simple y de lo mejor, del pueblo a la cima y para abajo. Con el dorsal te dan una ficha o moneda con tu número, que debes entregar en la cima a los jueces. Por otro lado, por donde subes y bajas es una elección personal del corredor. Recuerdo que en mi caso y en la bajada, ni apliqué mi máxima que dice que “no hay atajo sin trabajo” y la línea recta que escogí era un tobogán de barro no apto para mí..

Respecto a la Subida Granada- Veleta, es una carrera que ya me llamó la atención desde chaval, cuando desconocía las carreras. En ella se recoge  la esencia de salir de la plaza del ‘pueblo’ hasta la cima, aunque en este caso, ¡no sigue el camino más corto al ser todo carretera!

¿Has corrido el Ultra Trail del Mont Blanc?

Pues sí, había que probarla. Fue en 2008, el año de la primera victoria de Kilian Jornet, me llevé una buena experiencia.

Ya que mencionas la experiencia, no vas nada mal de ‘mundología’..

La verdad es que siempre que he podido he buscado en meterme en alguna. La Expedición al Ganges -recorrido a pie, bici y canoa del Himalaya al Océano-, la ascensión de 20 puertos de montaña por encima de 5000 metros en Tíbet y Andes, y el recorrido por la Muralla China, podrían ser algunas. La visión que se te queda de la montaña o de un lugar es muy diferente si la recorres con tus propios medios que si la visitas con un vehículo a motor. 

Tú que conoces bien y desde hace bastantes años el mundo de las carreras por montaña, ¿cómo lo ves hoy día?

Creo que las carreras de montaña han evolucionado así como han cambiado bastante. Cada vez el organizador ofrece más kilómetros y menos cimas y recorridos técnicos, y te lo dice alguien ‘patoso’ que va mejor por terrenos ‘pisteros’.

¿Y el perfil del corredor que participa, también ha cambiado?

Te diría que en general como en las carreras de asfalto, muchos participantes disfrutan más contando lo que han hecho que haciéndolo. Lo importante es presentarse al día siguiente al trabajo con la medalla.

¿Piensas que se ha perdido autenticidad?

Bueno, hay corredores que no conocen nada de las montañas por las que corren en una carrera, luego, tampoco regresarán a ellas para pasear o disfrutar de otra forma. Vivimos en la época en la que los ultratrails están tan de moda como ir de vacaciones a un lugar del que nunca has oído hablar, y claro hay que hacerse la foto.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...