Karl Egloff: “No vivo para romper récords sino para trabajar de guía de alta montaña”

Extensa entrevista al recordman del Kilimanjaro quien en breve hará su intento express a El Aconcagua.
Ezequiel Bellido Verdú / Foto: Karl Egloff -
Karl Egloff: “No vivo para romper récords sino para trabajar de guía de alta montaña”
Entrevista a Karl Egloff, el recordman del Kilimanjaro

El reciente récord de Kilian Jornet en El Aconcagua ha dado mucho de sí, entre otras cosas la aparición en los medios especializados de otro gran atleta que intentará en breve realizar un ascenso express a la cima más alta de Sudamérica. Él es Karl Egloff y no hace mucho lo tuvimos en Runners.es.

Es más que posible que muchos de vosotros no conozcáis a este guía de montaña y polifacético deportista ecuatoriano. Fue este pasado verano cuando este nombre comenzó a sonar más en los medios de comunicación de su país, y tras batir el récord que Kilian Jornet estableció en el Kilimanjaro hace 4 años. Las 7:14 que el español dejaba como mejor registro de todos los tiempos fueron rebajadas en algo más de media hora el pasado mes de agosto. Lo más destacable de toda esta gesta es que el protagonista fue capaz de recortar la mayor parte del tiempo en el ascenso y aún así, ‘robarle’ también a Jornet hasta cinco minutos en el descenso. Las 6:42 finales de Egloff apenas resonaron en España aunque sí en Sudamérica donde ya se le denomina como un el referente mundial de los deportes outdoor. Además, posee otra plusmarca mundial, la del ascenso y descenso express al Cotopaxi, con sus casi 5.900 metros, el 2º volcán más alto de Ecuador. Su tiempo: 1:37.

“No quiero compararme ni mucho menos al más potente corredor de montaña del planeta, Kilian Jornet, el genio del skyrunning, una persona a la que admiro y no tengo el honor de conocer. Sin duda que aprender de él sería fantástico, así como ayudarle en su intento al Everest”, me comentaba Karl Egloff hace pocos días.

De padre suizo y madre ecuatoriana nació hace 33 años en Quito y a la nada desdeñable altitud de 2.800 metros:

“Desde muy temprana edad, mi padre siempre me llevó a la montaña y mi madre nunca quiso que me dedicara a ser guía de montaña y deportista por el constante riesgo que implica estar constantemente en altitud. Hasta en su lecho de muerte, murió de cáncer cuando yo tenía 16 años, ella me lo pidió pero hoy día soy las dos cosas, además de manejar mi agencia de turismo Cumbretours.com”, me confiesa este atleta que estudió administración de empresas y se graduó con 4 idiomas en Zurich, Suiza.

Humilde, humano, sencillo y ante todo un luchador de la vida, Karl añade algo más sobre su relación con las montañas y su madre: “Aunque no cumplí con lo que mi madre me pidió, siempre me queda el consuelo de que cuando corono una montaña me siento más cerca de ella, es un tema espiritual, llegar a mis límites me une a mi madre aún más”.

Aunque se considera más alpinista que corredor, ha ascendido más de 250 veces a montañas de más de 5.000 metros y 30 veces sobrepasado la barrera de los 6.000 metros sobre el nivel del mar, esta ‘locomotora humana de las alturas'  está dotado de una fisiología de atleta de alto rendimiento. Así lo dicen datos como: 87 ml/kg/min de VO2 max, 193 ppm en esfuerzo máximo y 38 en reposo, 9% de grasa y 63kg para 175cm de altura.

Runner’s World (RW): ¿Cuál fue tu relación con la montaña cuando eras un niño?

Karl Egloff (KE): Enorme ya que mi padre, Charly Egloff, fue un aficionado y guía de montaña. Él siempre me  llevaba y me dejaba en el auto o en los refugios desde muy temprana edad.

RW: ¿Y tu evolución con la altitud y los ascensos a altas montañas?

KE: Nací a 2800metros, en Quito, y crecí en la misma ciudad durante toda mi infancia. Al inicio durante mi pubertad me costaba mucho la altura,  pase malas noches y tenía frecuentes problemas con ella pero conforme fui creciendo cada vez me fui adaptando mejor. A los 15 años, mi padre me permitió ascender con él mi primer nevado, glaciar en Ecuador, el emblemático Cotopaxi 5897msnm en donde pude alcanzar a la cima. ¡Desde aquel día mi vida cambió!

RW: Sé que eres un deportista muy versátil y que practicas varias disciplinas, ¿nos  puedes contar qué te aporta cada una, en cuál eres más fuerte y cuántos años llevas practicando el alpinismo, el ciclismo y la carrera por montaña?

KE: En Sudamérica uno nace amando el futbol, no es un deporte, es una religión. A tal punto que no practicarlo causa polémica en la vida social durante la pubertad. Desde niño soñaba con hacerme futbolista y al viajar a Suiza por mis estudios me probé en los dos equipos más importantes de Zurich. Al tener que decidir si el fútbol o los estudios, la decisión de mi familia estaba y opté por lo segundo y empecé a estudiar mi profesión. Con 26 años y ya en Ecuador, probé nuevamente en un equipo profesional pero ya tenía demasiados años para evolucionar en un deporte así por lo que a los 27 años comencé con el ciclismo. Me invitaron a competir una importante carrera de MTB y fue ahí, sin ningún tipo de experiencia en donde junto a mi compañero de equipo quedamos décimos. Firmé mi primer patrocinador, de aquí en adelante 2008-2014 el ciclismo de montaña fue cada vez más importante para mí hasta  tal punto que en 2012 quise dejar de trabajar para dedicarme de lleno. Durante todos estos años competí de igual forma en carreras de aventura, contrarreloj o ruta y seguía con el montañismo. Este pasado año dejé un poco la MTB para entrar de lleno al Trail, deporte nuevo en donde recién llegado llevo 3 carreras. El Speed, el Trail y la MTB son deportes que se pueden combinar pero uno tiene que saber cómo hacerlo para que no sean contraproducentes,

RW: ¿Para un adolescente, es normal en tu país un ascenso a una montaña de casi 6.000 metros?

KE: Mi formación adolecente en las montañas se la agradezco a mi padre. Mis amigos se ríen diciendo que  tengo una mezcla de llamingo (madre de Ecuador) con cabra (padre suizo guía de montaña). Otros niños pasan los fines de semana en un jardín de infantes, en mi caso fue al pie de las montañas que a medida que iba creciendo me abrían un infinito patio de juego. A mis 15 años empecé a guiar, -llevo más de 18 años guiando- sin duda fue fundamental tener el amor y la conexión con las montañas desde tan temprana edad

RW: ¿Desde qué altitud saliste para marcar tu récord de ascenso y descenso -1:37- al Cotopaxi?

KE: La salida y meta –refugio- fue desde los 4800 mts, superé un desnivel de 1100+ y 1100- .

RW: Sé que no te agrada mucho la competición, ¿por qué razón?

KE: Sí que me gusta la competición pero esta no lo es todo. Disfruto mucho de los entrenamientos y guías en la montaña. Competir es necesario para mí, me gusta retarme y ver como estoy de forma aunque en mi vida no sólo hay competición.

RW: ¿Qué marcas/ sponsors te apoyan y en qué consisten estos soportes?

KE: Para el 2015 estoy con Mammut-Explorer como patrocinador grande, también estoy con algunas marcas que me ayudan aparte con productos y gastos tales como: Compressport, Adidas Eyewear, Strong, etc.

Sobre entrenamiento

RW: ¿Tienes entrenador y sigues un plan de trabajo planificado?

KE: Tengo amigos atletas que me asesoran aunque suelo entreno solo con mi propia planificación.

RW: ¿Te guías por sensaciones o te gusta seguir lo que marca tu pulsómetro?

KE: Me gustan ambos y dependiendo del objetivo del entrenamiento.

RW: ¿En qué se basa tu entrenamiento cuando preparas un reto personal tipo Kilimanjaro o similar, mezclas disciplinas, sólo corres, te aclimatas a la montaña que vayas a atacar?

KE: Combino un poco de todo: entrenamientos anaeróbicos con pendientes fuertes, muchas horas en  altura y entrenamientos aeróbicos.

RW: ¿Cuántas horas sueles entrenar en una semana de alto volumen y cuánto desnivel positivo realizas?

KE: Esto es muy relativo, hay semanas que puedo llegar a las 40 horas y otras a las 10, depende mucho de mi trabajo como guía y de cuánto tiempo este en la montaña.

RW: Creo que te gusta alimentarte bien y que eres un fan de las semillas de Chia, ¿Ponme un ejemplo de desayuno, comida y cena, y dime qué te aportan estas semillas?

KE: La chía es maravillosa, me mantiene sano. Soy de las personas que no tiene dieta pero si intento alimentarme siempre muy sanamente con comida integral y me cocino a mí mismo casi siempre

RW: ¿Y en alta montaña y en tus retos, cómo suele ser tu protocolo de alimentación e hidratación?

KE: Cuando compito la comida se reduce a lo más liviano y lo más digerible tales como frutas, dulces, barras y geles. Intento en el día a día adaptarme a la misma comida pero siempre intentado comer saludable y no comida energética.

RW: Algún secreto de tu entrenamiento que quieras compartir con nosotros..

KE: La altura es mi secreto. Algún día me gustaría escribir un libro sobre mi experiencia con el entrenamiento de altura.

Sobre récords

RW: Curiosamente este verano mejorabas el récord de Kilian Jornet en El Kilimanjaro pero esta gesta apenas tuvo repercusión en los medios especializados de nuestro país pero supongo que sí en Sudamérica..

KE: Sí, en efecto, desde Ecuador sí intenté llevar la noticia a España pero fue muy difícil. España es la meca de este deporte y Kilian es un grande, mejor dicho el mejor. Quede claro que jamás en mi vida he dicho que soy mejor que él y tampoco lo seré. Tuve un día de suerte en el Kilimanjaro no obstante fue determinante para creer en mí mismo. Los medios en Sudamérica me dieron mucha cobertura. Es muy difícil en Sudamérica tener cobertura considerando que el 80% de las noticias son sobre fútbol. Tuve la suerte de salir en prensa porque en mi país el deporte rey está algo en crisis.

RW: ¿Tuvo algo que ver que Jornet tuviera el récord para intentar mejorarlo o era un objetivo que siempre tuviste en tu mente?

KE: La verdad es que se me abrió la posibilidad de ir al Kilimanjaro a trabajar guiando a dos grupos seguidos, fue ahí donde decidimos con la empresa de Suiza para la que trabajo, AKTIVFERIEN AG, que podría hacer un intento express a la cima.

Para entonces ya había estado en tres ocasiones allá, y tenía varios buenos registros como entrenamiento en altitud. Cuando me entere que el record lo tenía Kilian, quise saber más de él y me vi en el conflicto de su gran magnitud y gran currículum. En muchos momentos dudé, pero desde que oprimí el botón de start en mi Suunto 2 me prometí no sentirme inferior y que aquello fuera un reto de superación personal saliera lo que saliera. Lo asemejo a jugar un partido de fútbol contra Messi, tienes todas las cartas para perder pero si no lo intentas nunca lo sabrás por cuanto te goleó.

RW: Pero supongo que nadie afronta un reto así cuando el mejor crono lo tiene el mejor corredor de montaña del mundo y si no cree que lo puede mejorar, ¿cierto?

KE: Sabía que  tolero muy bien la altura, sabía que era casi imposible ganarle a Kilian, a quien admiro mucho. No obstante salí a dar mi mejor esfuerzo, con poca logística, con poco apoyo pero a divertirme en la manera de lo posible. Que las cosas salieran así me dejó tan contento como sorprendido, pero sobre todo con ganas de mejorar y perfeccionar.

RW: A algunos aficionados les cuesta creer que fueras capaz de mejorar el tiempo de Kilian en El Kilimanjaro y más todavía el lap de bajada, ¿qué les dirías a todos ellos?

KE: Al leer el libro de Kilian vi que tuvo un punto de flaqueza sobre los 4.000 metros, tome nota y fue ahí donde puse mucho énfasis en mi alimentación y en mi ritmo, intentando llegar a la cumbre conservando energías para hacer un descenso intacto, cosa que resultó. Tuve mucha suerte de sentirme bienaquel día, corrí sólo en todo momento y funcionó.

RW: Tu tiempo récord al Cotopaxi indica que fuiste capaz de descender en casi una tercera parte del tiempo respecto a tu tiempo de ascenso, 23 minutos por 1:15 en la subida, además en El Kilimanjaro, también mejoras el lap de bajada de Kilian, ¿te consideras un gran especialista en los descensos?

KE: Sin duda que los glaciares, correr con crampones y en terrenos difíciles son mi fuerte, por el contrario, correr en plano me mata.

RW: En Febrero de 2015 tienes previsto hacer un SpeedClimbling en El Aconcagua, y en este sentido, te vuelvo a preguntar: ¿tiene algo que ver que Kilian Jornet esté ahora haciendo su intento, te inspira su persona para seguirle la estela en este tipo de retos?

KE: Es gracioso pero no. Desde 2013 ya tenía planificado y reservado guiar un grupo en febrero 2015. La única diferencia es que alargue cuatro días mi pasaje para intentar, si la montaña me permite y la salud igual, hacer el intento del record desde Horcones, el record oficial completo. Sin duda el Aconcagua es una montaña que conozco bien, he liderado 4 años expediciones allá, por lo mismo sé que es durísima. Sé que Kilian ha puesto el listón en otro gran registro que veo complicado de rebajar pero sin duda que voy a dar lo mejor de mi esfuerzo, resulte lo que resulte..

RW: Aunque conoces bien esta montaña, ¿tienes pensado prepararte de alguna manera especial? ¿Cómo programarás tu aclimatación?

KE: Mi preparación la hago en Ecuador, tengo el mejor patio del mundo. Estoy en temporada alta de turismo en donde subo dos y tres veces por semanas montañas sobre los 4.000 y 5.000 metros de altura. En enero voy a hacer un par de locuras sobre los 6.000 metros para tolerar el sufrimiento  a esa altura. He estado en tres ocasiones en la cumbre de El  Aconcagua y sé lo que se necesita para llegar aunque corriendo es otro tema, por eso estoy centrándome más en trabajar el sufrimiento que el entrenamiento en sí, justamente para dominar la cabeza.

RW: Muchos aficionados se preguntan sobre las pruebas que dan oficialidad y veracidad a los récords en alta montaña, ¿cómo hiciste oficial por ejemplo tu registro en el Kilimanjaro y cómo piensas obrar en El Aconcagua?

KE: En el Kilimanjaro se comunicó mi intento con muchos meses de anticipación y pidiendo oficializar el intento. Así se pudo poner un guarda parque al inicio, en la cima y al final de la ruta, requisito que  tuvo un valor alto, pero fue aceptado y fue una realidad. En todo momento me tuvieron monitoreando mi tiempo y mi ubicación durante el transcurso. En el Aconcagua lo vamos a intentar de la misma manera. Siempre limpios y transparentes ya que los records no son para mí, sino para todos aquellos que me apoyan y me hace creen en mis posibilidades.

RW: ¿Dirías que a un alpinista que corra medianamente bien se le puede dar mejor este tipo de récord a altas montañas que a gran corredor de montaña que tenga poca experiencia en altitud?

KE: Soy guía de montaña y ver correr a la gente en las montañas es como agua y aceite, sin duda me ha costado romper con el tradicionalismo. Pienso que antes que correr en las montañas uno debe pasar por lo fundamental de la montaña, la aclimatación y sobre todo el respeto de la misma.

RW: ¿Te llama un intento exprés a una montaña de 8.000 metros? ¿Qué opinas sobre el futuro intento atlético al Everest por parte de Kilian Jornet?

KE: Sin duda ese es el futuro y pienso que el mundo entero está a la espera de la evolución de Kilian. Si se me diera la oportunidad, por razones económicas lo dudo, me encantaría estar ahí, mejor aún si puedo aunque sea ayudarle, estaría encantado.

RW: Hace unas semanas ganabas la exigente y chilena, Ultra Trail Andes Infernal, ¿tienes programado competir más? ¿Te veremos en breve en alguna carrera o proyección / conferencia en nuestro país?

KE: Tuve una hermosa experiencia en Chile, me sentí bien y para mi país, Ecuador, llevar una medalla de oro a casa es muy significativo. Personalmente tenía pensado solo dedicarme al speed pero veo la importancia del trail y sobre todo del kilómetro vertical como parte de la preparación. Sin duda siendo el Andes Infernal mi tercera carrera de trail y la primera a nivel internacional, tengo aún mucho por aprender y sobre todo mejorar. Poder correr en España o en Europa sería la mejor universidad para mí y sobre todo un honor con el tremendo nivel que hay allá.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...