Kilian Jornet consolida su idilio con la Ultra Pirineu con su 3ª victoria

El mejor trail runner de todos los tiempos mostró este fin de semana su mejor versión en la última prueba de la Copa del Mundo de Ultrasky.
Ezequiel Bellido Verdú / Foto: Oriol Bastida -
Kilian Jornet consolida su idilio con la Ultra Pirineu con su 3ª victoria
Kilian Jornet consolida su idilio con la Ultra Pirineu

Kilian Jornet conquistaba ayer sábado la Ultra Pirineu, la tercera en su haber si contabilizamos las dos anteriores denominadas ‘Cavalls del Vent’ y que consiguió en 2004 y 2012. El atleta de la Cerdaña volvía a casa tres años después de haberse llevado su último triunfo en esta mítica prueba que se desarrolla cada año en el Parque del Cadí Moixeró.

Tras poco más de 12 horas de prueba y realizando una carrera impecable y sostenible, el de Salomon entraba sonriente y en primera posición en la meta instalada en la localidad barcelonesa de Bagà. Los que allí estuvieron reconocen que corrió fácil, se le vio consistente y seguro de sus posibilidades. Tanto es así que no gozó de asistencia personal en ninguno de los controles de paso y avituallamientos, algo bastante anormal hoy día entre los corredores más punteros y en pruebas de este estilo, sin ir más lejos y en este caso, la última de las puntuables para la Copa de Mundo de Ultrasky.

Tras él, Zait Ait Malek se hacía con una merecidísima segunda plaza, una gran recompensa para el excepcional corredor marroquí tras una delicada temporada donde problemas ajenos a lo deportivo le han mantenido algo alejado de su mejor forma. Miguel Heras, ganador en 2010, 2011 y 3º en 2013 engrosaba su gran currículum en esta prueba con otra 3ª plaza. El bejarano confesaba que le hubiera gustado dar más de sí pero que no ha acabado de encontrarse todo lo fino que le gustaría.

La otra cara de la moneda estaba en las declaraciones del vencedor 2015:

“Es quizás mi última carrera de la temporada y estoy muy contento de acabarla así, en forma y rodeado de toda esa gente. Es una prueba muy especial para mí porque nos lleva por caminos por los que he corrido desde pequeño y me siento muy cómodo”, confesaba Kilian Jornet.

Y es que como el que no quiere la cosa ya han pasado 11 años desde que Jornet vencía su primera Cavalls del Vent, fue en 2004 y con tan sólo 16 años. Por aquel entonces fue capaz de merendarse una ruta que rondaba los 80km y superaba los 5.100+ en 9:48 minutos.

Parece ser que la historia de Kilian con esta recorrido –hoy Ultra Pirineu- siempre ha sido de amor, él mismo confesaba hace pocos días y antes de la disputa de esta edición que tenía un aprecio especial a estas montañas y a esta ‘ruta de casa’. Pero tras la mencionada primera victoria y tras varios años de éxitos internacionales que afianzaron al catalán como el mejor corredor de montaña del mundo, vino la edición de 2011. Tras una extenuante y densa temporada de esquí y carrera por montaña, Jornet decidía abandonar, algo inusual en él. No estaba lesionado y no se encontraba mal, sólo que mentalmente no podía seguir. Así lo explicaba en aquellos tiempos:

"Sabía que no llegaba en las mejores condiciones, pero ha podido mas la ilusión que la consciencia. Estoy triste por no haber podido terminar la prueba, en los dos últimos años me ha coincidido al final de temporada después de muchas competiciones”.

Publicidad

Estamos seguros que esta experiencia marco un antes y un después en la personalidad de este corredor. Pero como hacen los grandes deportistas, el año siguiente volvió a llamar a la puerta de ‘su Cavalls del Vent’ y esta le abrió su puerta, y tanto que se la abrió. Después de 8:42 minutos de carrera –record de aquel recorrido- y en una épica edición marcada por las duras condiciones de lluvia y frío, Kilian dio todo un recital de lo que es superar kilómetros, desnivel y a cualquier elemento que se le pusiera por delante. Al igual que este mismo año, también lo hizo a placer y con todos sus rivales, aquel año también los había, muchos y buenos.

Además  de lo importante que es tener una cuidada y atenta organización que avala cualquier carrera, es el caso de la Ultra Pirineu, el contexto por donde se desarrolla y la cantidad de aficionados que apoyan y animan a los participantes, ni que decir tiene que la presencia de un ‘marciano del trail running’ como es Kilian Jornet es súper atractivo para todos: aficionados, corredores, prensa especializada -e incluso la no especializada- hace que esta suba si cabe más aún más enteros.

Este año los aficionados que se encontraban siguiendo la prueba en la última subida a Sant Jordi, 100km, vieron la capacidad de aceleración cuesta arriba de este fenómeno. Tras 9 horas en sus piernas Jornet decidió despegarse de Zaid Ait Malek y ascender esta dura sección de 4km y 650+ a un ritmo 1’30’’/km más rápido que sus rival más directo. Por otro lado, hay que tener en cuenta que Kilian completaba los 110km a un ritmo de entre 9- 10kilómetros por hora –si el recorrido está bien medido hablamos de 6’24’’/km-  un tren brutal si tenemos en cuenta que se ascendió casi 7.000 metros de desnivel.

Pero para muestra de la dureza de esta Ultra Pirineu 2015: de los 1000 participantes que tomaron la salida sólo 529 llegaron a meta. El último tras más de 29 horas en movimiento, exactamente necesitó 17:21 horas más que el vencedor. Posiblemente la gran ovación que se llevó Jesús Bernabé Cases del cálido público asistente a la meta de Bagà no tuvo nada que envidiar a la que le brindaron al primero.

Por otro lado, Emelie Forsberg conquistaba por primera vez la Ultra Pirineu- recordemos que ya fue tercera tras Nuria Picas y Anna Frost en la edición de 2012-  en una carrera que fue muy similar a la masculina aunque en este caso los últimos kilómetros de descenso hasta meta fueron los decisivos y en los que Forsberg afianzó su victoria ante Mira Rai. La combativa corredora nepalí no se lo puso fácil y compartió con ella el liderazgo de la prueba durante gran parte del recorrido, cediendo tan sólo 4 minutos en meta.

En esta ocasión, Nuria Picas – dominadora de la pruebas los últimos años-  salió mas reservona y pese a estar junto con las dos corredoras anteriores a falta de 30km para la llegada, fue perdiendo gas y se tuvo que conformar con la 3ª posición.

Con esta victoria, Emelie Forsberg revalidaba así la Copa del Mundo de la Copa de Ultrasky. Este mismo galardón era el que también se llevaba Luis Alberto Hernando, tras su 8ª plaza en la prueba. Estaba claro que tras competir al máximo nivel y ser segundo en el Ultra Trail del Mont Blanc hace 3 semanas, era imposible que el burgalés se hubiera recuperado al 100%.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...