Kilian Jornet: “Correr no cansa nada si lo comparas con organizar”.

Exito de la primera edición de la Tromsö Skyrace, que tuvo como promotores a Kilian Jornet y Emelie Forsberg.
Ezequiel Bellido Verdú -
Kilian Jornet: “Correr no cansa nada si lo comparas con organizar”.
Kilian Jornet: “Organizar cansa más que correr”

Cuarenta y dos kilómetros, 4300 metros de desnivel positivo por las montañas de los fiordos noruegosy más de 6 horas para el vencedor. Estos son las cifras de la primera carrera por montaña que cuenta a Kilian Jornet y Emelie Forsberg como promotores de la misma. Este soñado evento se hizo realidad este pasado sábado, en lo que fue la primera edición de la Tromsö Skyrace. Disputada en la localidad ártica de Tromsö, la prueba reunió a 130 atletas de 25 nacionalidades que enfrentaron a un recorrido duro y técnico, pensado especialmente para los amantes del puro skyrunning.

Como buenos anfitriones, cuatro días antes del evento Jornet y Forsberg ayudaron con las tareas de marcaje, la preparación de los avituallamientos y de diversos aspectos técnicos para tenerlo todo a punto para la carrera. '¡Correr no cansa nada comparado con esto!', se reía Jornet la víspera de la prueba, mientras terminaba de preparar junto a Forsberg los 130 bollos de canela que se repartieron entre los participantes.

Pero el temor más grande de la organización era que la mala meteorología desluciera este estreno, pero finalmente y aunque con cielo cubierto pero sin lluvia esta respeto  la carrera. Los participantes partieron a las 8 de la mañana desde Fløya con el objetivo de acometer una de las maratones de montaña más duras que se han trazado hasta el momento, como hemos dicho en la primera frase, 42km y 4300+. Además de la prueba larga, se disputó una mini skyrace de 21km y 1600+ que tuvo como ganador al conocido corredor americano, Dakota Jones.

En la maratón y ya desde el inicio, un grupo que lideraban tres escandinavos, ,Eirik Haugsnes, Stian H-Angermund y Ola Hovdenakk hicieron valer su conocimiento del terreno y la adaptación al frío para situarse en las posiciones de cabeza. Jornet les iba siguiendo, revisando al mismo tiempo que todo estuviera en orden, tanto en el marcaje como en los avituallamientos. Iban pasando los técnicos kilómetros y en la cabeza apenas cambiaban las cosas aunque se intercambiaban las posiciones entre los 4 atletas mencionados. Finalmente fue Eirik Dagssøn Haugsnes quien se hizo con la victoria después de descender de nuevo hasta Fløya. En mujeres, las escandinavas también hicieron  valer su conocimiento del entorno y Hana Krajnikova se hacía con el mejor crono. Como no podía ser de otro modo, la dureza del recorrido se reflejó en el crono de los participantes, ganadores y ganadora pararon sus relojes tras 6:38:30 y 9:49:48, respectivamente, tiempos casi nunca vistos en una maratón de montaña. Kilian Jornet y Emelie Forsberg, quien corrió en la carrera corta, corrieron relajados y disfrutando mucho de la experiencia. Finalmente ambos fueron terceros en cada una de sus pruebas.

Un dato curioso es que en la Mini Skyrace de 20km, las dos primeras mujeres ocuparon los puestos 3º,4º -Forsberg fue 5ª-  de la clasificación general, respectivamente, demostrando un muy buen nivel atlético.

La carrera larga se las trajo y finalmente en las 13 horas que se daban para finalizar la prueba tan solo 40 corredores completaron el recorrido. Uno de los participantes comentaba así la jugada:

‘Los tiempos que se marcarán en la carrera serán mucho más largos que en una maratón normal, porque hay puntos muy técnicos y el desnivel es muy pronunciado en alguna secciones. Es una carrera en un espacio muy salvaje, una experiencia única’.

A pesar del cansancio que implica disputar una carrera por montaña tan dura como esta, la organización logró con creces los dos objetivos en uno: Crear una carrera en la que los corredores pudieran desafiarse a ellos mismos al tiempo que conseguir un ambiente festivo y de compartir experiencias. A esto último ayudo con creces el té caliente y los famosos bollo de canela hechos por Forsberg con los que los organizadores agasajaron a los participantes. Estos, aunque cansados, expresaban con una sonrisa en la boca las ganas que ya tenía de repetir la experiencia.

Jornet y Forsberg hacían este balance tras carrera:

‘Ha sido una experiencia fantástica pues vivir una carrera desde dentro te hace entender muchas cosas. Hemos tenido mucha suerte con el tiempo, que nos ha aguantado y nos ha permitido disfrutar de una prueba sin ningún problema para los corredores. Esperamos que los participantes estén tan contentos como lo estamos nosotros’.

Seguro que estos dos cracks de la carrera por montaña ya están pensando en cómo organizar la segunda edición.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...