Probamos las Diadora N-4100-1W

Es una zapatilla muy versátil y cómoda, neutra pero con un ligero control de pronación. Ligera e ideal para larga distancia en asfalto.
Nerea Ruano -
Probamos las Diadora N-4100-1W
Zapatillas de running de mujer: Diadora N-4100-1W

¿Con qué zapatillas competiré el día “D”? Suele ser una de las infinitas preguntas que nos planteamos antes de esa carrera que marcamos en rojo en el calendario. 

Hoy en día existen muchísimas opciones, las marcas cada año sacan al mercado versiones mejoradas y nuevos modelos específicos para mujer y, desde aquí, os iré describiendo muchos de ellos para que podáis tener una visión mucho más amplia del abanico de posibilidades que tenemos a nuestra disposición. 

Es clave elegir el calzado acorde a nuestro tipo de pisada (pronadora, supinadora o neutra), nuestro peso, distancia para las que queremos utilizar las zapatillas (desde una carrera de 5km a un maratón), tipo de suelo (asfalto, camino o montaña)… y por supuesto que estemos cómodos con ellas, “como un guante” que apenas notemos que las llevamos puestas y por supuesto, ¡que nos gusten y mucho, vamos a hacer muchos kilómetros juntas! 

Si vamos un poco más allá y en función de nuestros objetivos, esta diferenciación también podemos aplicarla a los entrenamientos; biomecánicamente no corremos igual y nuestras necesidades no son las mismas si hacemos unas series de 200m para coger fuerza y velocidad que si hacemos una tirada de 20km por el campo.

Hace unos meses, cuando comenzaba los entrenamientos para el maratón de Nueva York del pasado 1 de noviembre, era yo misma la que me planteaba esta primera pregunta y decidí calzarme las Diadora N-4100-1 W.

Crecí en una pista de atletismo y soy de las que me gusta utilizar unas zapatillas u otras en función del tipo de entrenamiento que tenga, cuanto más ligeritas mejor, que sienta bien la impulsión del pie con el suelo… pero mis sóleos me piden a gritos amortiguación y decidí no castigarlos en exceso en esta segunda prueba larga del año.

Además en NYC debajo del asfalto hay roca, lo que hace que el impacto de cada zancada sea mucho más duro que en otros maratones.

Con ellas he hecho toda la preparación, desde ritmos de 3.40 a ritmos de 5.30 gracias a que es una zapatilla muy versátil y cómoda, neutra pero con un ligero control de pronación. La teoría nos dice que no es la zapatilla más ligera para correr un maratón a ritmos por debajo de 5min/km con 56 kilos de peso, quizás el modelo N-2100 de esta misma marca hubiera sido una mejor elección, pero debemos adecuar nuestras circunstancias personales a las zapatillas y no al revés.

El resultado ha sido perfecto, tanto en cada entrenamiento como el día de la carrera, máxima comodidad sin una rozadura o molestia. Si tuviera que destacar una característica especial de estas zapatillas sería su capacidad de transferir al exterior el calor excesivo que genera el pie al correr gracias a su sistema Net Breathing System, aumenta la capacidad de transpiración de la suela evitando que la humedad, el barro y otros elementos externos penetren en el calzado, manteniendo así el pié seco.

Cuando entrenaba este verano no se me cocía el pie. Sí porque con calor se “cuece” literalmente el pie; te quitas las zapatillas y lo tienes blanquito cual repollo. Con estas zapatillas no tuve ni señales de ampollas, lo he agradecido muchísimo.

 

Y ahora, unos días de descanso de carrera y a retomar los entrenamientos para futuros retos.

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...