La astenia primaveral en runners: el agotamiento

No eres la única. Un dos por ciento de la población puede sufrir ese «cansancio » o astenia coincidiendo con el cambio de estación.
Marta Fernández de Castro -
La astenia primaveral en runners: el agotamiento
La astenia primaveral en runners: el agotamiento
Durante el invierno soportamos cargas de trabajo que a veces somos incapaces de tolerar cuando llegan los meses de calor. 
 

La "astenia" es un término clínico que significa «cansancio». No es una enfermedad, sino un síntoma que puede deberse a enfermedades orgánicas o psicológicas, pero también a otras causas como el estrés o el exceso de trabajo.

Un dos por ciento de la población puede sufrir ese «cansancio » o astenia coincidiendo con el paso del invierno a la primavera. Esta sensación puede aparecer junto a otras manifestaciones y si eres runners quizá has llegado a sentir el "agotamiento".

 
¿Qué le ocurre a nuestro organismo?
 
Hay momentos que nuestro cansancio se acentúa. Notamos las piernas pesadas, nos cuesta levantarnos por las mañanas, no encontramos el momento adecuado para salir a entrenar...la motivación decae porque físicamente experimentamos un bajón. Al final todo se convierte en un círculo vicioso del que nos resulta complicado escapar. 
 
Hay que descansar
 
Lo mejor es darle descanso al cuerpo, dejar que se adapte al calor, ya que algunas personas llevan peor el cambio de estación que otras y no soportan igual las altas temperaturas y humedad. En la mayoría de los casos, con 4-5 días de descanso es suficiente, aunque en algunas ocasiones necesitaremos hasta 10 días. Tenemos que buscar actividades que no nos supongan un estrés físico y nos ayuden a recuperarnos anímicamente para volver a nuestro nivel deportivo, como paseos por la playa, nadar, senderismo...actividades que nos hagan sentirnos bien y si pueden ser al aire libre mejor. 
 
Durante los días de descanso hay que hacer hincapié en una buena hidratación, comer sano, sobre todo mucha fruta y verdura y dormir 8h diarias.
 
Vuelta a entrenar tras el descanso
 
En el momento que sintamos que nuestro cuerpo está completamente descansado y que necesita actividad es cuando debemos comenzar a entrenar de nuevo. El inicio debe ser progresivo, no empezar fuerte como si nada hubiera pasado. Las cargas deben ser muy livianas al principio, programar nuestro entrenamiento de manera que nos resulte muy cómodo y nos quedemos con ganas de más. 
 
Además tenemos que intentar buscar las horas del día en que apriete menos el calor para hacer nuestros entrenamientos más largos. Seguro que a la semana ya estamos tolerando los mismos ritmos de siempre. 
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...