¿Por qué sudar es tan bueno?

No sientas vergüenza por ser la persona que más suda en la clase de spinning
Marissa Gainsburg -
¿Por qué sudar es tan bueno?
¡Suda como si no hubiera un mañana!

El sudor no es repugnante, ni vergonzoso, tampoco debe ser bellamente nombrado; debe ser celebrado, es el recibo que obtienes por mover tu cuerpo. Es por eso que estamos proponiendo un nuevo mantra para los seres humanos reales: sudo, luego existo.

Sin mencionar que obtienes grandes beneficios fisiológicos y a nivel de salud mental, así que muévete. Después de todo, las acciones hablan más que las palabras.

 

El sudor nos mantiene vivos

El sudor existe por una razón: mantener una temperatura corporal lo más cercana posible a los 37 grados óptimos. Pero durante el ejercicio, el flujo de sangre aumenta para brindar más oxígeno a los músculos que trabajan, elevando la temperatura y activando las glándulas sudoríparas ecrinas. Sin embargo, no son los goteos de humedad los que te refrescan. Cuando tu sudor se evapora, eliminas el calor y reduces la temperatura central; de hecho “si no sudaras durante actividad moderada, te sobrecalentaría en 10 a 12 minutos", dice Christopher Minson, doctor y codirector de los Laboratorios de Fisiología del Ejercicio y del Medio Ambiente de la Universidad de Oregón. en Eugene. ¿El resultado? Posible desmayo, insolación, problemas renales e incluso la muerte.

 

Publicidad

Lucha contra la inflamación

La inflamación es uno de los mayores problemas para tu metabolismo y aptitud cardiovascular. Pero cuando sudas, da luz verde a una serie de reacciones positivas: tu ritmo cardiaco se acelera para mantener la sangre bombeando hacia los músculos en movimiento, aumentando el flujo sanguíneo y la fuerza de cada contracción. También marca las proteínas de choque térmico (un conjunto especial que protege a otras proteínas del daño); repara cualquier daño; y activa la producción de proteínas nuevas y saludables.

Los estudios demuestran que incluso bloquea las células que activan la inflamación en el cuerpo.

 

... y te da más energía para seguir entrenando

Cuanto más en forma estés, más rápido sudarás. Parece que sería lo contrario, pero: "Cuando sudas temprano en tu entrenamiento, significa que eres capaz de regular tu temperatura antes de que sea demasiado alta, lo que requiere menos energía", dice Lawrence Armstrong, director del Human Performance Laboratory en la Universidad de Connecticut en Storrs.

Si imaginas tu suministro de energía como un tanque de gasolina, ahorrar energía en la termorregulación significa que tendrá más combulstible para alimentar tu entrenamiento real.

 

Publicidad

Cuanto antes, mejor

El sudor es 99 por ciento de agua y 1 por ciento de sal, poytasio y carbohidratos. Pero esa pequeña cantidad de sal perdida es importante: el sodio ayuda a equilibrar la cantidad de agua dentro y fuera de las células, así como en la sangre, para mantener el cuerpo hidratado. Si pierdes demasiado corres el riesgo de sufrir fatiga, calambres musculares, disminución de la fuerza…tu rendimiento caerá en picado.

La buena noticia es que cuanto más frecuentemente sudas, más preparado está tu cuerpo para conservar la sal en lugar de dejar que se pierda por los poros, dice Armstrong. (Los estudios muestran que entre 8 y 14 días consecutivos de ejercicio pueden marcar una diferencia significativa).

¿Cuál es la mejor manera de saber si estás en mejor forma? Cuando veas menos vetas blancas de sal en la cara o la ropa, o notes menos sensación arenosa en la piel después del entrenamiento.

 

... y quizás te recuperes más rápidamente

"Cuando trabajas lo suficiente para sudar, tu aumento en el flujo sanguíneo transportará más metabolitos, o subproductos del daño muscular inducido por el ejercicio lejos de tus músculos, lo que puede ayudarte a sentir menos dolor después del entrenamiento", dice Patricia Christie, directora de biología y química en el grupo de estudio experimental del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

 

Publicidad

Mantiene tu hígado saludable

Lore dice que una sesión de sudor después de una noche de beber o comer poco saludable te desintoxicará. La ciencia dice lo contrario. "Cualquier residuo que secrete a través de las glándulas sudoríparas [en un entrenamiento] es demasiado mínimo como para marcar una diferencia real", dice Minson.

Por otro lado, el ejercicio cardiovascular consistente, que por lo general nos hace sudar mucho, puede proteger tu hígado, ayudándolo a hacer su trabajo, liberando a tu cuerpo de sustancias que no deberían estar presentes, particularmente frente al daño relacionado con el alcohol.

 

... Y hace de guardia contra la infección

La investigación muestra que más del 70 por ciento de las bacterias que se encuentran en el gimnasio pueden enfermarte.

Por suerte para nosotros, nuestro sudor contiene un antibiótico natural llamado dermcidin, que puede protegerlo de patógenos nocivos matando invasores al contacto.

 

Publicidad

Te sentirás conectado a tu entrenamiento

"Hay algo emocionalmente transformador acerca de estar realmente sudoroso", dice Janet Buckworth, directora de kinesiología de la Universidad de Georgia en Atenas. "Siempre nos preocupamos de tener un aspecto presentable, pero estar empapado en sudor te obliga a cambiar tu enfoque de tu apariencia a tu experiencia". Como resultado, puedes sumergirte por completo en tu sesión y perder las inhibiciones mentales que pueden alejarte de dar tu 100%.

 

… Y más satisfecha después

Eso es probable porque el sudor proporciona algo que un solo entrenamiento no puede: evidencia inmediata de logro. "Nuestros cuerpos nunca van a cambiar visiblemente al final de una carrera o sesión de entrenamiento de fuerza", dice Buckworth. "Lo sabemos esto, pero todos ansiamos una prueba instantánea de nuestro arduo trabajo". Sudor, ya sea una frente húmeda o un sujetador deportivo empapado, es solo eso.

 

Publicidad

Puede elevar tu autoimagen

Todo lo que se necesitas son 20 minutos de actividad sudorosa para sentirte más fuerte y aún más delgada, según un nuevo estudio publicado en Psychology of Sport and Exercise.

No se trata solo de la elevación del estado de ánimo que acompaña al lanzamiento de endorfinas: hacer ejercicios de intensidad moderada a vigorosa te alienta a verte bajo una nueva luz justo después de realizarlo, una ventaja que según los investigadores puede mejorar tu diálogo interno a lo largo del tiempo.

 

... E hidrata tu piel

¿Cómo, te preguntarás? El aceite de superficie que produce el sudor protege tu piel de los efectos de secado de los elementos, incluso después de haberte enjuagado con agua, dice el dermatólogo Neil Sadick, fundador de Sadick Dermatology en Nueva York.

Y más piel hidratada es igual a piel más joven. Para maximizar el beneficio de la humedad, mientras entrenas, lávate la cara solo cuando te sienta grasienta, esto evitará intervengas en el equilibrio natural de la piel.

¿El otro bonus para tu piel? "Actúa como una barrera, que puede ayudar a prevenir los brotes de bacterias externas", agrega Sadick.

Sólo asegúrate de evitar el acné, que puede ocurrir cuando el sudor se asienta lo suficiente sobre la piel para criar levadura, para evitarlo lávate la cara lo antes posible después de entrenar.

 

Publicidad

El sudor te hace bella

"Hay pocas veces en que una mujer es más cruda y real que cuando gotea sudor, se le estropea el pelo y su maquillaje se desdibuja", dice Buckworth.

"Si te gustas, con esa poderosa versión de ti misma, puedes aumentar tu confianza a largo plazo". No solo en el gimnasio, sino también en todas partes.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...