¿Por qué las corredoras deberíamos caminar más?

El entrenamiento cruzado y la recuperación se pueden convertir en una caminata por el parque
Runner's World -
¿Por qué las corredoras deberíamos caminar más?
¿Por qué las corredoras deberíamos caminar más?

Nunca subestimes el poder de una buena caminata, y no solo como un descanso a mitad de carrera. "Dar un paseo puro”, sin correr en absoluto, permite a tu cuerpo hacer pequeñas adaptaciones que fortalecen tus pies, rodillas y caderas", explica el entrenador Jeff Galloway.

Las caminatas largas y enérgicas pueden ayudarte a aumentar tu resistencia y a oxigenar tus músculos y articulaciones, lo que puede eliminar los dolores causados por correr.

Aquí están los consejos de Galloway sobre cómo añadir caminatas a tu rutina:

 

1. Piensa en tu postura

La mayoría de las personas consideran que una postura erguida es la manera más cómoda y natural de caminar.

Evita el exceso de velocidad, que puede causar dolores y molestias en las piernas, los pies y las caderas.

 

Publicidad

2. Acelera las cosas

Caminar los días que no corres es una forma eficiente de quemar grasa y aumentar el flujo sanguíneo para ayudar a la recuperación.

En días de entrenamiento cruzado, camina de 30 a 60 minutos de forma continua o haz segmentos de cinco a diez minutos durante el día.

Mantén el ritmo rápido, pero no tan exigente como para no poder mantener una conversación.

 

3. Camina en un día de carrera

Cuando estés cambiando una caminata por correr, coge la cantidad de minutos que habrías corrido y duplícala. Si tuvieras que hacer 30 minutos de carrera, camina durante 60 minutos.

No tienes que completar el entrenamiento todo de una vez; puedes dividirlo en dos: salir por la mañana, por ejemplo, y luego por la tarde.

 

4. Haz una ruta atractiva

Cuanto más variada sea tu ruta, mejor entrenamiento harás.

Si el clima lo permite, haz unas cuestas o varias repeticiones de escaleras.

Cuando hace mucho frío o llueve, las escaleras interiores son excelentes lugares para hacer ejercicio. Intente hacer varias subidas y bajadas al día, varias veces cuando sea posible, para aumentar la fuerza de tus piernas.

 

5. Mira cómo andas

Mucho más que algo que hacer como entrenamiento cruzado, la forma en que caminas puede revelar problemas en su modo de andar.

 

Publicidad
Te recomendamos

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...