El porqué tus piernas se cansan antes que tu corazón

La entrenadora Jenny sugiere algunas estrategias de entrenamiento para que tus piernas no se den con el muro.
Jenny Hadfield. Foto : @bschez -
El porqué tus piernas se cansan antes que tu corazón
El porqué tus piernas se cansan antes que tu corazón

La pregunta: He leído acerca de tu filosofía de entrenamiento para correr, pero en mi caso el factor limitante son las piernas. A veces puedo seguir respirando con facilidad, pero mis piernas se sienten cansadas. ¿Tienes algún consejo? ¡Gracias! -Betty

Tus piernas no pueden mantener el ritmo de tu corazón por una variedad de razones. Aquí hay unas cuantas, y algunas opciones para ajustar tu plan para correr más rápido.

1. Corre con menos frecuencia y con mayor calidad.

Cuando empecé a correr en mis 20 años, podía entrenar en días consecutivos, enseñar una clase de step en medio, jugar un partido de béisbol por la noche, celebrar con el equipo después, y repetirlo una y otra vez sin mucha fatiga. Si tratara de hacerlo ahora  estaría dolorida y cansada, e incapaz de funcionar correctamente durante días.

Lo ideal es correr guiada por lo que tu cuerpo te está diciendo. Por ejemplo, ahora corro cuatro veces a la semana, pero todos ellos son carreras de alta calidad. En muchos casos, los corredores que tienen más de 40 lo hacen muy bien porque realizan menos carreras por semana, pero de mayor calidad (por ejemplo, una sesión de velocidad, un recorrido de regularidad, una tirada larga, y una carrera fácil ). Esto da tiempo a mi cuerpo maduro para recuperarse antes de llegar a la siguiente sesión de entrenamiento y, al hacerlo, le permite trabajar más duro, más rápido y más fuerte que si se corro en días consecutivos.

Publicidad

2. Entrena según te encuentres cada día

Algunos corredores pueden sufrir en el rendimiento si están entrenando por el ritmo y no por lo que su cuerpo les está diciendo en  ese momento. Por ejemplo, salir a correr a tu ritmo normal y fácil (que puedas mantener una conversación)  pero estás cansado de un viaje, no has comido bien, y no has dormido bien, por lo que tu ritmo cómodo te hace sentir  como un esfuerzo moderado y retrasa tu recuperación . Si continúas entrenando por el ritmo, puedes llegar a sentir las piernas cansadas, tu respiración puede estar muy bien, pero las piernas no pueden correr más rápido debido a la fatiga. Cuando se entrena fijándote en el esfuerzo, se termina con los entrenos fáciles para que puedas correr los entrenamientos duros los días más difíciles. Algunos días son más duros y esos debes entrenar a un ritmo más lento debido al “flujo de tu vida”, mientras que otros días puedes ser más rápido de lo que nunca has imaginado. Si dejas que el ritmo sea el resultado de la carrera, lograrás que los entrenamientos sean de mayor calidad , te permitirán entrenar más duro y recuperarte más fácilmente.

3. Mezcla tus entrenamientos con más y menos esfuerzo.

Todo el trabajo de la carrera y nada de fuerza hacen que las piernas de los corredores estén cansadas y fatigadas. Es decir, si sólo te entrenas corriendo , normalmente no es fácil tener mucha fuerza y terminas con la incapaz de correr más rápido. Mezcla tus esfuerzos de entrenamiento para incluir realmente entrenos fáciles, moderados y duros. Asimismo, recuerda que , cuanto más duro sea el esfuerzo, más corto será el entrenamiento.

Un poco de entrenamiento rápido a largo plazo mejora tu velocidad y rendimiento. Si estás buscando  conseguir correr  una gran cantidad de kilómetros, tendrás que entrenar más recorrido. Pero si estás buscando correr más rápido y sin fatiga crónica de las piernas, mira más por la calidad y busca obtener con poco esfuerzo un entreno duro.  Se trata menos del volumen y más de la calidad.

Publicidad

4. Mira bien la cantidad  y calidad del combustible que tomas

Algunas otras variables que pueden tener un efecto negativo en el rendimiento de tu cuerpo puede ser que estás compitiendo con demasiada frecuencia o no has incluido una temporada sin carreras. Si queremos correr más y más rápido, tenemos que invertir en ello con carreras y recuperación por temporadas. De lo contrario, terminamos fatigados, quemados, y no podemos realizar lo que queremos en nuestros objetivos. La nutrición también puede causar estragos en nuestro rendimiento. Puede ser útil evaluar tu dieta para asegurarte de que estás comiendo suficientes calorías y en las cantidades adecuadas para ti. Las dietas bajas en calorías y con  deficiencia de nutrientes pueden conducir también a las piernas cansadas.

Si tus piernas están cansadas ​​y no se mantienen al compás con tu sistema cardiovascular puede ser una señal de que algo en tu plan de entreno está fuera de equilibrio. Echa un vistazo general, evalúa el flujo de tu vida diaria y haz algunas modificaciones para asegurar que tus piernas se están recuperando bien. Nueve de cada diez veces esto es lo importante para tener un efecto positivo en tu rendimiento en carrera.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...