Entrena tu cerebro para superar kilómetros difíciles

Cuando la carrera se pone cuesta arriba, las mentes fuertes se vienen arriba
Jeff Galloway -
Entrena tu cerebro para superar kilómetros difíciles
Entrena tu cerebro para superar kilómetros difíciles

Uno de los consejos más comunes que a veces escuchas entre los corredores novatos es que "desconectan" mientras corren; ya sea a través de la música o simplemente dejando ir los pensamientos, siempre y cuando no estén pensando en el hecho de que están corriendo, dicen, eso les hace sentir mejor.

Y es un mal consejo ya que nuestro cerebro usa dos sistemas operativos para administrar el entrenamiento: la parte antigua y subconsciente (también conocida como el cerebro reflejo, ubicado en el tallo cerebral) y nuestra sección consciente mucho más pequeña (la corteza prefrontal, ubicada en el lóbulo frontal).

Cuando no pensamos en los que estamos haciendo, el cerebro reflejo toma el control, y el estrés se acumula a partir del esfuerzo demasiado rápido; ese estrés puede desencadenar un aumento en el cortisol, lo que disminuye la motivación para seguir. Cuanto mayor sea el estrés, peor te sentirás.

La clave es no enfocarse obsesivamente en correr. Simplemente pensar en frases motivadoras, pero controladas, o mantener un plan establecido mental (y un ritmo realista, por supuesto) puede desencadenar que la corteza prefrontal tome el control y atemperar el flujo de cortisol. De esta manera, controlas tu motivación, incluso si te encuentras con estrés.

Lo ideal es tener algunas palabras listas para repetirte frases que te recuerden cómo has superado estos desafíos comunes en el entrenamiento y rceordarlos en carrera.

 

Publicidad

En una gran cuesta

En lugar de hundir tu cabeza en el pecho y quejarte de que tus cuádriceps están destruidos, repite en voz alta “¡Me encantan las cuestas!". Encenderás ese control mental consciente y tendrás más motivación para llegar a la cima, y además recibirás algunas sonrisas de tus compañeros de carrera.

 

En una cuesta abajo

Cuando vueles hacia abajo, piensa "suave y ligera" para centrate en el suelo y en correr de manera eficiente. Te ayudará a no descontrolarte y que caiga todo el peso de tu cuerpo en tus rodillas y cuádriceps.

 

Para coger el ritmo y no dejarlo

Repítete a ti misma: "Voy fenomenal", incluso si eso no es del todo cierto. También prueba con "soy muy fuerte" como recordatorio de que te queda energía suficiente para llegar a meta.

 

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...