Entrenamiento mental para afrontar una competición

La actitud positiva es imprescindible
Emma Ribas -
Entrenamiento mental para afrontar una competición
La fuerza de la mente para competir

Los pensamientos están directamente conectados con las emociones y el resultado.

Cuando nos planteamos afrontar una competición y más si es larga distancia, tenemos que ser conscientes del funcionamiento de nuestra mente, el control mental puede ayudar a sacar todo nuestro potencial. Cada acto que llevamos a cabo está precedido de un pensamiento, pero nuestra forma de pensar no es neutra, sino que se sustenta sobre nuestras experiencias y creencias. Reaccionamos ante un suceso según nuestras expectativas, por cómo lo percibimos e interpretamos.

El modo en que las personas estructuran cognitivamente sus experiencias ejerce una influencia fundamental en cómo se sienten y actúan y en las reacciones físicas que tienen. Pero esta relación es recíproca, así que emociones, conducta y respuestas físicas contribuyen a mantener nuestras cogniciones.

 

Cambiar comportamientos

Para poder cambiar comportamientos personales, lo primero es revisar nuestras creencias y admitir:

–Que los pensamientos son conjeturas, no hechos, por lo que requieren comprobación.

–Que nadie «es» de una determinada manera, sino que todos somos quienes «creemos» ser.

 

Publicidad

Creencias limitantes versus creencias potenciadoras

Si las creencias dirigen nuestras ideas, su capacidad de condicionarnos es infinita. Las denominadas creencias limitantes son esos pensamientos, construidos sobre la experiencia, que nos llevan a interpretar la realidad de tal manera que limitan nuestro potencial y nos impiden alcanzar aquello que deseamos.

Pero si una creencia limitante es capaz de bloquearnos, lo contrario sucede con una creencia potenciadora: pensamientos positivos que pueden llevarnos a alcanzar los retos más imposibles e insospechados.

De ahí que cambiar las creencias propias pueda cambiar la experiencia vital drásticamente.

 

Cómo cambiar las creencias limitantes:

–Admite que existen y aprende a detectarlas.

–Cuestiona su veracidad.

–Sustituye las afirmaciones absolutas («nunca…») por parciales («a veces…»).

–Cambia una creencia limitante por una potenciadora.

–Sé amable contigo misma.

–Busca la atención plena.

–Practica, practica, practica.

 

Publicidad

La actitud mental positiva, imprescindible en el running

El Dr. Jerry Lynch, psicólogo del deporte, preguntó a corredores de élite qué era lo más importante de cara a ganar una competición:

1) La habilidad natural.

2) Un entrenamiento aplicado.

3) Una actitud mental positiva.

4) Un buen entrenador.

Una aplastante mayoría se decantó por la tercera respuesta. Y es que, en igualdad de condiciones físicas, llegará primero a la meta el corredor mentalmente más fuerte.

 

Publicidad

Prepararse mentalmente para una competición

Durante una carrera, es más sencillo controlar el ritmo que los pensamientos, las distancias que las emociones, los sprints que la autoconfianza. Más allá de cumplir con el plan de entrenamiento diario, prepararse para una competición significa tomar el control de nuestra mente para que sea potenciadora y no limitante.

Para ello debemos:

–Tener clara nuestra motivación, es el motor para no desfallecer, es nuestra ancla cuando la mente nos lleva a la deriva.

–Gestionar las dudas y la incertidumbre. Habrá que trabajar las creencias limitantes, transformándolas en creencias en potenciadoras. Por ejemplo: “no voy a poder” es una creencia limitante que podemos transformar en potenciadora “puedo lo que me proponga, así lo demuestro en diferentes áreas de mi vida”.

–Confiar en uno/a mismo/a, no boicotearse. Ante el desafío surgen en la mente dos vías: seguir adelante forzando el cuerpo o subestimar nuestra capacidad de ir más allá y abandonar.

Detrás de ambas opciones hay una tercera: ni exigir ni subestimar, trabajar para que aflore la fuerza del equilibrio. Con él romperemos la resistencia desde el respeto, sin dañarnos.

-Empoderar la mente para el desafío, una práctica constante nos permitirá, desde el equilibrio, ir aumentado nuestra resistencia tanto física como mental, y como consecuencia elevará la autoconfianza.

–Activar la atención plena mediante: conectar con el momento presente, vivir aquí y ahora prestando oídos a nuestro cuerpo y a nuestras emociones. Con ella aprendemos a escuchar. Al centrarnos exclusivamente en nuestra respiración, podemos alegar los pensamientos “boicot” y agudizarnos en lo sutil. Entramos en un estado de meditación activa.

-Disfrutar del acto de correr en sí y todo lo gratificante que conlleva.

-Conectar con las sensaciones de nuestro cuerpo marcándonos pequeñas metas, sin pensar en lo que falta para la definitiva.

 

Publicidad

En definitiva:

- El secreto de la evolución no está en querer ir demasiado rápido en los logros, sino en la constancia en la práctica.

- No se trata de domar el cuerpo sino comprenderlo, cuidarlo, desarrollarlo respetando su ritmo.

- Al sincronizamos la mente con el cuerpo, no sólo aumenta el goce deportivo, sino el rendimiento.

- La disciplina nos prepara físicamente para competir, pero también nos da confianza anímica.

- Aun en el caso de que el propósito sea vencer al reloj, controlar nuestra mente supondrá menos desgaste, más resistencia y un aumento del placer al practicar nuestro deporte favorito.

 

Dra. Emma Ribas

Psicóloga Clínica Mi Tres Torres

Publicidad
Te recomendamos

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...