4 mitos sobre la recuperación

Tristemente sentarte frente a Netflix no es la mejor manera de recuperarte…
Jenny Hadfield -
4 mitos sobre la recuperación
4 mitos sobre la recuperación

Reconozcámoslo, la fase de recuperación después de una carrera larga como una media maratón o maratón suele tener una mala reputación. A menudo se ve como los restos de una temporada de entrenamiento en la que se ha superado el plato principal, pero es fácil ignorar lo que viene pocos días después.

Gran parte de esto se debe a los mitos comunes que se comentan entre los propios corredores, analizamos cuatro de ellos:

 

1. No puedo correr durante varias semanas

Ciertamente puedes celebrar tu último logro y despegar el pie del acelerador si no hay tienes otras carreras en el horizonte, pero eso no significa que tengas que tumbarte en el sofá viendo Netflix durante semanas.

Cada plan de recuperación, posterior a una dura prueba, es único en función de la distancia de carrera, la salud y el estado físico de cada persona.

Lo ideal es una disminución gradual en la carga de entrenamiento, con un plan abierto y flexible y dejando que tu cuerpo sea tu guía. Por ejemplo, para carreras de resistencia como media maratón o más, marca al menos de tres a cuatro semanas en tu calendario y etiqueta cada semana de Recuperación Semana Uno, Recuperación Semana Dos, y así sucesivamente. Esto es especialmente importante una vez que las secuelas de la carrera disminuyen.

 

Publicidad

2. ¿Quién necesita recuperación?

Es como decir no necesitamos dormir por la noche porque estamos sentadas en el trabajo todo el día. Para aquellas que corren muchas carreras y/o hacen múltiples carreras en un fin de semana, es tan importante invertir en una sólida fase de recuperación de cuatro a seis semanas como lo es para aquellas que corren menos frecuentemente.

Como ejemplo, uno de mis corredores corre medias maratón durante todo el año. Lo primero que modifiqué cuando comencé a entrenarle fue incorporar una fase de recuperación de tres semanas en la que corrió distancias más cortas dos o tres veces por semana, y mezclé su régimen con otras actividades como caminatas y paseos en bicicleta con sus hijos y clases en su gimnasio. Al principio le costó hacerme caso y ahora hasta disfruta con carreras más cortas, paseos en bicicleta y otras actividades con sus hijos. Su frecuencia de dolores y achaques disminuyó, y su alegría por correr se incrementó debido a un poco de tiempo libre de vez en cuando.

Una fase de recuperación sólida puede rejuvenecer tu estado físico y tu salud y recuperar tu motivación si la has perdido.

 

Publicidad

3. Si paro, después no tendré fuerza para correr

Esto puede ser particularmente cierto si te vaciaste en la carrera, si has estado luchando con dolores o fatiga, o si simplemente has aumentado tu kilometraje en términos como nunca habías hecho. Sin embargo, podrás hacer entrenos más duros en las fases posteriores de un plan de recuperación si tu cuerpo se siente fuerte y está motivada para hacerlo.

Revisemos nuevamente la fase de recuperación después de una carrera larga. En la primera semana harás el verdadero descanso, que típicamente significa no entrenar el primer y segundo día, y después comenzar con actividades de bajo impacto como ciclismo, ejercicios de movilidad corporal y finalmente correr a final de semana si te sientes preparada para ello. En la segunda semana puedes agregar más frecuencia a la carrera y concentrarte en distancias más cortas con poco esfuerzo. La tercera semana es igual a un poco más de tiempo de carrera, pero aún con un esfuerzo fácil. La cuarta semana es donde puedes comenzar a esforzarte un poco más, sal a correr y haz un fartlek sencillo o asiste a clases de HIIT en el gimnasio una vez a la semana.

También puedes agregar un elemento de libertad a tu plan, algo que te apetezca hacer y probar cosas nuevas.

 

Publicidad

4. Voy a ganar mucho peso y perder toda mi forma física

Para alcanzar nuevas metas, los corredores están continuamente al borde del bienestar. La fase de recuperación restaura el equilibrio en tu vida, tu cuerpo y tu mente. Es un reinicio que permite que se produzca la curación para que pueda darle duro nuevamente en el futuro. Sin él, corremos el riesgo de agotamiento mental, falta de motivación, fatiga y disminución del rendimiento.

Muchas corredoras son capaces de estabilizarse o perder peso en la temporada baja debido a que "el hambre" que a menudo tiene una con un entrenamiento intenso disminuye, lo que permite que tu metabolismo se calme y recalibre a un ciclo normal de carga de combustible.

También los antojos toman un descanso, reduciendo las posibilidades del hábito del chocolate por ejemplo, que se crearon cuando estaba en las fases pico de la temporada de entrenamiento.

 

Los atletas de elite se toman un mes libre para ayudar a la recuperación óptima. Ya sea que quieras correr 12 medias maratones en un año o hacer marca personal en tu maratón, entrena como los profesionales y dale un descanso a tu cuerpo. Te sorprenderá lo que sucederá después.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...