¿Por qué corro mal?

Cuando llevas sólo unos metros corriendo ya notas cómo está tu cuerpo. No siempre le puedes pedir lo mismo.
Emily Abbate -
¿Por qué corro mal?
¿Por qué corro mal?

Hay días malos en los que correr se vuelve algo muy difícil, estamos lentas, pesadas, cansadas y con ganas de parar. No pasa nada, un mal día lo tiene cualquiera.

Le hemos preguntado a Joe Holder, consultor de salud y bienestar y entrenador de Nike+Run Club sobre estos ‘días malos’ y ha arrojado algo de luz sobre esta situación. Según él hay tres importantes razones por las que se entrena mal:

 

1.No estás recuperada

¿Qué hiciste ayer?¿Levantaste pesas? ¿Corriste10 kilómetros? No importa, con la práctica de ejercicio se producen pequeños desgarros en el tejido conectivo circundante de los músculos y pueden doler. No hay que preocuparse, son normales, pero también requieren reposo. "La recuperación es muy importante si se quiere mejorar y eso es algo que muchas personas no toman en serio", dice Holder. "Creen que el entrenamiento termina cuando se duchan, sin darse cuenta de que las otras horas del día son vitales para el proceso de recuperación."

En el mejor de los casos, los estudios sugieren dar a tus músculos un promedio de 48 horas de descanso entre los entrenamientos del mismo grupo muscular para evitar lesiones. Durante ese tiempo, puedes pensar en formas alternativas para ayudar en la recuperación. Aliméntate correctamente comiendo mejores fuentes de proteínas, y hazte amiga de un rodillo de espuma (en la página 44 te contamos más sobre él).

 

2. No calientas lo suficiente

Se necesita un buen calentamiento, sobre todo para correr, ya que hay que activar el sistema nervioso adecuadamente, conseguir que tu cuerpo y el cerebro estén listos para funcionar. Entonces, ¿qué debe incluir un calentamiento adecuado? Trata de realizar una serie de movimientos que despierten toda la cadena posterior, incluyendo caderas, rodillas, cuádriceps, isquiotibiales, glúteos, gemelos y  tobillos.

 

3. Sólo estás corriendo

Que te encante correr y que estés enganchada al running (casi tanto como a los dulces ) no significa que tu cuerpo no necesite una forma alternativa de entrenamiento. "Si trabajas siempre lo mismo, no sólo disminuirán sus mejoras, sino que no obtendrás la recuperación necesaria”, según dice Holder. "Si sólo te dedicas a hacer entrenos aeróbicos a base de carreras, tu cuerpo se adaptará oficialmente a ese movimiento. Debes incorporar entrenamientos de velocidad, y te darás cuenta de que vas a trabajar con sistemas de energía diferente a la vez que bajas tus tiempos de carrera.

 

 

Entonces, ¿qué debe hacer un corredor?

No lo fuerces. Es súper importante que entiendas que algunos días no vas a lograr tus mejores entrenos, y que eso es normal. Recuerda que correr tan sólo cinco minutos al día puede mejorar tu expectativa de vida, así que mejor o peor ya has hecho lo que podías. "Date cuenta que todo suma y cambia tu perspectiva," dice Holder. "Digamos que estás ahí fuera y ya estás corriendo, trátalo como una carrera de recuperación, es un entrenamiento y seguro que aprendes algo de tu cuerpo. Muchas veces si se fuerza al cuerpo cuando no te sientes bien puedes llegar a perjudicarlo. 

Si tienes una mal día, recuerda que estás haciendo algún tipo de actividad y eso es mejor que nada. Deja que suceda, trátalo como lo que es, sólo un mal entreno.

 

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...