¿Por qué parece que los pulmones nos queman al correr con frío?

El aire seco y las temperaturas bajas pueden dificultar la respiración
Alexandra Brillaud -
¿Por qué parece que los pulmones nos queman al correr con frío?
¿Por qué parece que los pulmones nos queman al correr con frío?

Cada año escucho cómo algunos corredores padecen ataques de tos y la sensación de pulmones de cerrados en días con temperaturas bajo cero y nieve. A menos que vivas en un clima tropical, seguro que te ha sucedido algo parecido alguna vez.

A pesar de la incomodidad que se puede llegar a sentir, correr con frío no es peligroso.

 

Mantente hidratada

Consumir abundante agua es especialmente importante durante el invierno. Puede costar beber el suficiente líquido cuando parece que no estás sudando, y no se desea de la misma manera un vaso de agua fría como nos pasa con el calor. Pero para que tu cuerpo pueda manejar adecuadamente el aire frío y seco, la clave es la hidratación.

Si corres a primera hora de la mañana, bebe nada más despertarte para reducir la deshidratación natural. Si corres por la tarde, lleva todo el día contigo una botella de agua para darle pequeños sorbos regularmente.

 

Publicidad

Abrígate bien

Invertir en una bufanda cómoda o pasamontañas transpirable para ponerte sobre la cara y la boca puede ayudar a humedecer el aire a medida que se inhala. Es un complemento más, pero en esta caso, muy útil, encuentre el más cómodo para ti.

 

Publicidad

Respira profundo

Concéntrate en hacer respiraciones más largas y relajadas mientras corres. Parte de lo que hace arder tu tráquea son las grandes cantidades de aire que absorbes mientras corres en comparación con las respiraciones controladas que tomas al caminar. Mantener la respiración relajada reducirá al mínimo el estrés en tu sistema respiratorio.

Si puedes obtener suficiente aire, intenta respirar por la nariz y exhalar por la boca.

La sensación de ardor no proviene del aire helado, sino del aire seco. Al inhalar, la cavidad nasal y tráquea funcionan instantáneamente para calentar el aire frío a la temperatura de tu cuerpo. El intercambio de calor ocurre tan rápido que el aire frío nunca llega a los pulmones. El aire seco debe ser humidificado, por lo que tu nariz y garganta donan humedad, dejándolas con rasguños e irritación (de ahí la quema). Y este proceso ocurre a toda velocidad cuando respiras más rápido y más profundo mientras corres.

 

Publicidad

Aligera

Reduce la intensidad de los entrenamientos al aire libre, al menos hasta que suban los grados por encima de cero. Y si todo lo anterior no funciona, también puedes reservar los entrenamientos más duros para la cinta de correr.

Publicidad
Te recomendamos

El periodo de inscripción para la 5ª edición de esta marcha (4 de agosto, sobre 3 dis...

Nunca nadie corrió tan rápido 10 km con 55 años cumplidos como el campeón vitoriano h...

La velocidad del escolta y la potencia del ala pívot. Dos de nuestros grandes jugador...

Analizamos las Skechers GoRun Ride 7...

Más protección con la nueva tecnología DRYFLX de Buff®...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...