El sujetador ideal para correr

Es tan importante elegir un buen sujetador para correr! Según los ginecólogos si utilizamos un sujetador adecuado en los entrenamientos reducimos el movimiento del pecho hasta en un 50% por lo que retrasamos su caída a medio y largo plazo.
Mónica Martínez -
El sujetador ideal para correr
Sujetadores para correr Moving Comfort

Os digo la verdad tal y como ha ocurrido. Me han enviado varios sujetadores para probar y contar mis sensaciones como mujer y corredora. Me he probado el que me parecía más cómodo y me lo he llevado ya desde casa con la ropa de salir. Es la primera vez que hago esto (sólo lo llevo puesto si voy vestida de deporte), pero ha sido porque al probarlo y mirarme al espejo con la camiseta he visto que no me hacía plana, sino que marcaba el pecho como cualquier sujetador normal. Ya en el gimnasio, antes de salir a correr al campo me he cambiado de ropa y no os lo creeréis pero hasta que no lo he metido en la lavadora no me he acordado de que lo llevaba puesto.

Así que la primera sensación es que no he pensado ni un solo segundo en el sujetador. No me apretaba en ningún sitio, no me rozaba nada (he corrido 9Km), de hecho tiene un tacto muy suave y la sujección del pecho es la justa y necesaria para evitar el impacto al correr pero no sentirte oprimida. Yo no soporto bien esa presión en el pecho de algunos tops, por no hablar de ese momento en el que te lo vas a quitar tras haber entrenado y se te queda enrollado en mitad del pecho o justo encima y tienes que contorsionarte para lograr sacarlo. ¡Todo un espectáculo!

Quizá por ese detalle no soy partidaria de correr con tops, sino de usar sujetadores de los que se abrochan en la espalda. No sé si eres de las mías, pero aunque este comentario no tiene mucho glamour, yo abrocho el sujetador en la cintura antes de colocarme los tirantes y ponerlo en su sitio. Hoy tanto este gesto como el de quitarme el sujetador ha sido de lo más natural, nada incómodo.

Ahora, tras probarlo, he buscado cuál es el modelo que me he puesto. Yo elegí uno que no tuviese tirantes muy anchos y que no se cruzara en la espalda. Se llama Fineform y es de la línea Moving Comfort de Brooks. Tiene la ventaja de poder ajustar los tirantes finos detrás como mejor te parezca, cruzados o no, transpira bien y no te notas mojada durante el entreno. El tejido es muy suave, no tiene costuras ni aros incómodos para sujetar el pecho, es todo una copa única y los bordes van sellados para evitar rozaduras. Ah, y no tiene almohadillas internas que se descoloquen al lavarlas. He visto que lo tienen en muchos colores, ¡pero para mí eso es lo de menos! Lo importante es que sea adecuado al tamaño de tu pecho y a tus necesidades de sujección para poder correr sin pensar en ello.

Además considero que es una prenda imprescindible para las mujeres que corremos y puede que me equivoque, pero gastamos mucho más tiempo y dinero en elegir las zapatillas que el sujetador. De acuerdo que la elección de unas buenas zapatillas adaptadas a tu pisada y al terreno por el que vayas a entrenar es importantísima (no digo que sea menos importante en absoluto) pero, ¿qué me decís de los ligamentos de Cooper que una vez dañados no podemos reparar? Sí, tenemos ligamentos en el pecho, aunque no los tengamos en cuenta. Según los ginecólogos, si utilizamos un sujetador adecuado en los entrenamientos reducimos el movimiento del pecho hasta en un 50%, por lo que retrasamos su caída a medio y largo plazo. Esto sí lo solemos tener en cuenta.

Poco más que decir, cuando algo se adapta tan bien a ti es normal que lo utilices. Ahora entiendo lo que leí de que los sujetadores deportivos de Brooks eran la primera marca utilizada en Estados Unidos… porque allí los probaron antes, ¡ya verán de lo que somos capaces las runners españolas!