Correr con miopía, sin gafas ni lentillas, es posible

Con las lentillas especiales de ortoqueratología, únicamente te las pondrás para dormir
Mónica Lovera -
Correr con miopía, sin gafas ni lentillas, es posible
Correr con miopía, sin gafas ni lentillas, es posible

A la hora de correr es básico equiparse de forma correcta. La elección de unas buenas zapatillas es primordial. También ropa deportiva apropiada, que nos permita movernos con total libertad. Y no olvidemos los cuidados básicos frente al sol, una adecuada hidratación; en definitiva, las pautas básicas para cuidar de nuestra salud, prevenir lesiones y centrarnos en solo disfrutar corriendo.

Pero a veces nos olvidamos de una cuestión también básica como es la vista, y es que esta juega un papel primordial, especialmente en los deportes que se practican al aire libre.

 

Además de la conveniencia de unas gafas de sol de calidad para proteger los ojos del viento y el sol (se ha demostrado que la sobreexposición a las radiaciones ultravioleta incrementan la posibilidad de sufrir problemas oculares), los miopes tienen una dificultad añadida. El uso de lentillas para correr plantea algunos inconvenientes que debemos tener en cuenta:

- Al correr al aire libre, cualquier elemento externo como el polvo, agua o el propio sudor puede entrar en  contacto con las lentillas y causar molestias.

- Con el buen tiempo, los ojos se resecan más debido al calor (al no estar bien lubricada la superficie ocular, pueden originarse  muchas molestias) y cuando se usan lentillas esta sensación es aún mayor.  

- Los propios movimientos realizados al correr pueden hacer que las lentillas se muevan o se salgan del ojo.

- Durante los meses de primavera los usuarios de lentes de contacto son los principales afectados por la conjuntivitis alérgica, debido a que las lentes acumulan sustancias contaminantes que se encuentran en el ambiente. 

- Usar lentillas obliga a llevar consigo el estuche y líquidos además de las gafas graduadas en caso de que haya cualquier imprevisto.

 

En general, el uso de lentillas o gafas graduadas no es idóneo para la práctica del deporte, pero existen otras soluciones para las personas miopes. Si no puedes o no quieres someterte a una cirugía refractiva, la mejor alternativa para poder hacer tus actividades diarias, y más aún para practicar deporte, es Orto-K, que consiste en el uso de lentillas especiales de ortoqueratología, que se usan exclusivamente para dormir.

Sí, se trata de utilizar las lentillas al la inversa, es decir, por la noche mientras duermes. Durante el sueño nuestro ojo se adaptará a las lentillas hasta corregir totalmente nuestra visión. La lente semi-rígida es la encargada de “moldear” la córnea y así al despertar una vez retiradas, el ojo podrá ver sin problema todo el día sin usar gafas ni lentillas. Además Orto-K es un método reversible y no invasivo: al dejar de usarse, el ojo vuelve a su estado normal. Lejos de ser un inconveniente, debe tenerse en cuenta que cualquier intervención quirúrgica, exitosa o no, tiene efectos definitivos y hay pacientes operados con láser que ven aumentar de nuevo su miopía tras la operación. 

 

Ana Caracuel

Doctor Lens

www.doctorlens.es

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...