Mima tus pies este verano

Adiós a las ampollas, las uñas negras, las callosidades y la piel áspera
Jenny McCoy -
Mima tus pies este verano
Dale a tus pies los cuidados que merecen

Los dedos de los pies “feos y perjudicados” son ampliamente aceptados como insignias de honor en la comunidad de runners, pero no son siempre apreciados por el público en general. Estamos en temporada de sandalias y chanclas por lo que plantéate cuidarlos y mimarlos. Aquí, dos expertos comparten consejos simples y prácticos que harán que tus pies tengan el mismo “buen ver” que el resto de su cuerpo.

 

Evita las uñas negras

Las uñas negras a menudo son resultado de uñas demasiado largas o de zapatillas demasiado pequeñas, explica Quinton Yeldell, fundador de la empresa de cuidados para los pies de Brooklyn. Para prevenirlas, corta las uñas de los pies regularmente y asegúrate de que hay una distancia de un pulgar desde la punta de tu dedo más largo hasta el final de la zapatilla. Ésta debe ser lo suficientemente ancha como para que tu antepié descanse cómodamente dentro sin hacer contacto con cualquier lado de la misma, dice Yeldell.

Pero si ya eres víctima de una uña magullada, prepara una mezcla de partes iguales de agua y vinagre blanco y aplícalo en la uña oscurecida, sugiere Nadine Abramcyk. Si se administra diariamente durante varios días puede disminuir la decoloración.

 

Publicidad

Elimina las callosidades

Minimiza los callos con una rutina rápida de exfoliación: espera hasta el final de la ducha una vez que tus pies hayan absorbido mucha agua, y luego aplica generosamente un exfoliante a ambos pies. Enjuaga el exfoliante y elimina la piel muerta.

Para las zonas más ásperos, hazte con una lima exfoliante, como una piedra pómez, dice Yeldell, quien advierte que bajo ninguna circunstancia los corredores deben usar una cuchilla u otro objeto afilado para eliminar los callos. Otro consejo para runners: limita la exfoliación a tres veces por semana, ya que la depuración excesiva puede hacer daño inverso al causar irritación de la piel.

 

Publicidad

Suaviza la piel de lagarto

Tus pies deben ser hidratados diariamente, dice Yeldell. Presta especial atención a las áreas que son propensas a la formación de callos, como los talones y cualquier otra zona ósea prominente que pueda estar sujeao a fricción al correr. La exfoliación, cuando es necesario, debe venir antes de la hidratación, ya que la piel que es menos gruesa hidrata más fácilmente y contribuye a la formación de callos más lento, explica.

En cuanto al horario ideal para hidratar: es después del baño, remojo, o ducha en agua tibia. Según Yeldell, el aumento de la temperatura del agua abre los poros de la piel permitiendo una mejor penetración para tu crema hidratante favorita.

 

Publicidad

Evita y cura bien las ampollas

La sudoración y la humedad son dos de los ingredientes más frecuentes, que producen ampollas, nos dice Yeldell. Sus consejos preventivos son triples:

1. Utiliza polvos de talco e tus pies, e incluso dentro de las zapatillas, así combatirás la sudoración excesiva.

2. Usa buenos calcetines ya que el material de alto rendimiento absorbe la humedad extra y mantiene la tracción adecuada dentro dela zapatilla.

3. Compra zapatillas del tamaño adecuado para evitar el deslizamiento. Yeldell nos aconseja que tengamos por lo menos dos pares de zapatillas preparadas para el uso alternativo.

Si, a pesar de tus mejores esfuerzos, aparece una ampolla, cúbrela con una cinta adhesiva de plástico transparente que tenga una almohadilla incorporada, dice Abramcyk. La almohadilla de amortiguación evitará que la ampolla empeore.

 

Publicidad

Corta las uñas adecuadamente

Corta las uñas tanto como sea posible, aconseja Yeldell, ya que aumenta la probabilidad de que crezcan correctamente y no se deformen dentro de tus zapatillas con el kilometraje de carrera. Si tus uñas son demasiado gruesas para cortar por tu cuenta, visita un salón de uñas del que tengas buenas referencias, o, para los casos más graves, un podólogo.

 

Publicidad

Disfrázalas

¿Te has quedado sin uña? No hay problema. "Si eres una corredora que pierde una uña (o dos), puedes reconstruirla y pintarla", dice Yeldell, advirtiendo que esto es sólo una solución segura si la uña no está dañada. En caso de daño (heridas abiertas), espera a curarla antes de aplicar esmalte de uñas.

 

Publicidad
Te recomendamos

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Una bici eléctrica de vanguardia que podrás probar los próximos 15 y 16 de septiembre...

Muchas más horas de batería para correr...

Comodidad a gran velocidad...

Analizamos a fondo esta lesión en atletas veteranos....