No olvides cuidar tus músculos, un aceite puede ayudarte

El aceite de Árnica cuida tu musculatura y previene posibles molestias.
Sandra Juan -
No olvides cuidar tus músculos, un aceite puede ayudarte
No olvides cuidar tus músculos

Artículo promocionado por Weleda

Tan importante es tomar la decisión de salir a correr como la de cuidar los músculos. ¿Cuántas de nosotras por las prisas salimos sin prepararnos correctamente? Creo que el estrés del día a día y las mil tareas que realizar como mujeres y mujeres corredoras que somos, hacen que no dediquemos unos minutos a nuestro cuidado y al de nuestros músculos.

Ahora he cogido el hábito de salir por las mañanas. Como a las 6 de la mañana todavía es de noche y el sol no está fuera, la verdad es que hace un frío horroroso. Pero salir a primera hora del día sienta tan bien, que no hay frío que me detenga. Lo que me estaba costando mucho, y hablo en pasado porque ya he encontrado la solución, era calentar mis músculos. Está claro, músculos recién levantados, prácticamente directos de la cama a la calle, no era la mejor opción.

Me costaba mucho activarlos, mucho sentirlos bien. Así que busqué por Internet (eso que ahora hacemos todas ¿no?) qué hacer con mis músculos y en definitiva, con mis piernas. Mi objetivo era buscar algún producto que me ayudase a prepararlos y que estuviesen listos para hacer un buen entrenamiento. Encontré un aceite, ¡sí, un aceite! El aceite para masaje con árnica de Weleda.

El aceite de Weleda no solo prepara mis músculos antes de correr, sino que también aporta calor, un calor que viene muy bien a primera hora de la mañana. Noto los músculos mucho más preparados y dispuestos a correr. Además, el simple hecho de aplicarme el aceite hace que reduzca el riesgo de sufrir lesiones y contracturas, algo que agradecemos mucho las corredoras.

Aunque mi objetivo era buscar algún producto que me ayudara a preparar mis músculos y evitar posibles lesiones, ahora sé que el aceite para masaje con árnica de Weleda tiene otros usos. Así que, lo aprovecho al máximo y lo utilizo tanto antes como después de correr.

Después de correr relaja las articulaciones y ralentiza el enfriamiento de los músculos. Ah! Y también evita las agujetas, así que ya no hay excusa para hacer un buen entreno. Yo lo aplico haciéndome un masaje, aprovecho el momento, y hago de esos minutos un tiempo mío, un tiempo único y muy valioso para mi.

El masaje lo realizo con movimientos circulares de abajo hacia arriba y desde fuera hacia dentro. Notaréis que la piel entra en calor y entonces entenderéis lo que os digo de ‘un tiempo único y muy valioso para mi’.

Para las que vamos con el tiempo justo, os diré que no hace falta eliminarlo con agua porque está pensado para aplicarlo después de la ducha. Cuando lo utilizas después de correr, lo ideal es utilizarlo con la piel húmeda.

¡Lo dicho! Si tenéis la necesidad de preparar vuestros músculos antes del entreno diario o necesitáis relajarlos después de la carrera realizada, os animo a probarlo. Nunca está de más probar cosas nuevas y más si funcionan.