¡Sonríe, has llegado!

5 consejos para que tu foto de meta sea bonita además de un recuerdo imborrable
Hailey Middlebrook -
¡Sonríe, has llegado!
¡Sonríe, has llegado!

Muchas de vosotros lo habéis vivido: los últimos kilómetros de una carrera, cuando las piernas se vuelven incontrolables, las caras toman gestos de esfuerzo máximo, los brazos se mueven como si fueran de un tiranosuario Rex, o el cuerpo entero comienza a balancearse como un extraño movimiento de baile. Y en ese mal momento, justo cuando fijas tu mirada en la línea de meta lo ves a él: un fotógrafo con chaleco amarillo, tomando fotos sin piedad de ese glorioso momento.

La foto de carrera es un archivo que guardamos como un tesoro y compartimos hasta la saciedad… aunque sea nuestra versión más fea con babillas, ángulos poco favorecedores y muecas en abundancia.

Obviamente, la recta final no es una pasarela de moda, y lo mucho que han recorrido nuestras piernas es mucho más importante que cómo se ven en las imágenes. Pero para un recuerdo más elegante, le preguntamos al fotógrafo Emiliano Granado por unos consejos para clavar esta foto.

 

Usa tu equipación favorita

Mientras que algunos fotógrafos afirman que los colores brillantes son generalmente más favorecedores en los corredores, Granado dice que no le tengas miedo tu equipación negra o blanca, si es más su estilo. "Vivo en Nueva York, así que siempre uso negro", dice riendo.

“Hay un montón de ropa para correr realmente mala, así que utiliza un conjunto técnico que sea cómodo y se vea realmente chulo".

 

Quítate la gorra

"Fotográficamente las gorras o viseras no son la mejor opción porque proyectan una sombra en la cara del corredor cuando hace sol", dice Granado.

Si te gusta usarla, adelante por supuesto con ella, pero puedes quitártela antes de entrar en meta o lanzársela a un amigo.

Si la luz es un problema para tus ojos, consideae usar gafas de sol.

 

Publicidad

Acelera

Para evitar el temido "paseo de la carrera", ya sabes, donde ambas piernas están plantadas torpemente en el suelo, y lograr una foto firme y aerotransportada, acelera el ritmo.

"Siempre es gratificante cruzar la meta esprintando”, dice Granado. "Cuando corres rápido, tus músculos están en tensión, y todo se ve mejor". En comparación, un trote lento es generalmente más descuidado, y hace que los músculos de las piernas parezcan más blandos, añade.

 

Concéntrate y disfruta el momento

Cuando ves una cámara, tu primer instinto es sonreír. Pero las sonrisas espontáneas y los gestos con las manos pueden parecer tontos, y si estás buscando una buena foto de una carrera, una cara concentrada es la mejor expresión que puedes tener.

"Coloca la mandíbula, mira hacia adelante, mueve los brazos y no mires a la cámara", dice Granado.

 

No mires el reloj

Del mismo modo, mirar furtivamente el reloj o pararlo nada más cruzar la meta puede arruinar una preciosa foto de meta.

"Cuando cruces la línea de meta, asegúrate de correr y nada más", dice Granado. "Corre con fuerza hasta el final, y detén tu reloj después haber pasado la línea de meta". Después de todo, ¿qué son unos segundos cuando tienes una oportunidad digna de una fotaza para el recuerdo? (Y no te preocupes, el chip es lo que realmente determinará tu tiempo oficial).

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...