Allyson Felix a por otras 4 medallas de oro en Rio

Felix es la actual medallista de oro de los 200 metros y campeona del mundo en 400 metros. Tiene cuatro medallas de oro; quiere otras cuatro.
Redacción Runner´s World Woman -
Allyson Felix a por otras 4 medallas de oro en Rio
Allyson Felix a por otras 4 medallas de oro en Rio

Hay carreras que se ganan antes de empezar. Mientras el público grita y el resto de corredores se prepara, Felix ya está corriendo. En su mente, mientras espera en la línea de salida, visualiza la carrera: el impulso al salir, el progresivo aumento de velocidad propulsado por una ambición implacable, el vaivén de sus brazos.

Te das cuenta con solo mirarla. Incluso antes de que la presenten, ya se ha ido. Por unos breves instantes, cuando el presentador pronuncia su nombre, vuelve al presente. Alza los brazos y saluda al público, su expresión cambia y dibuja una ligera sonrisa. Entonces vuelve a desaparecer, vuelve a su carrera mental. Piensa en la técnica que tiene aplicar, los ajustes minúsculos que suponen la diferencia entre el primer puesto y el segundo, entre el podio y la decepción. «No soy consciente de nada más», dice. Cuando la cámara la enfoca, y su imagen aparece en la gran pantalla del estadio, su hermano mayor, Wes, examina su rostro.Puede ver el movimiento del lado derecho de su mandíbula, el ceño fruncido. Puede ver, explica, si será un día rápido o no, el tipo de día en el que se ganan medallas, o en el que se pierde un récord. «Diría que nunca me he equivocado», comenta.

 

Felix es la actual medallista de oro de los 200 metros y campeona del mundo en 400 metros. Tiene cuatro medallas de oro; quiere otras cuatro.

Espera hacerse con el oro tanto en los 200 metros como en los 400 en los Juegos Olímpicos. Se modificó el programa de las competiciones de atletismo del evento para que pudiera intentarlo. Si gana ambas, será la primera mujer en hacerlo. Hay buenos motivos por los que nadie lo ha conseguido antes. Nadie ha sabido superar el desafío físico de resistir serie tras serie y el psíquico de pasar de la intensa explosión de velocidad de los 200 metros, en los que la salida es primordial, al largo y táctico esprint de los 400, en los que un corredor ha de saber cuándo moverse, cuándo acelerar al máximo y cuándo acabar. La línea es muy fina. Tras cuatro años de trabajo, incluso la favorita puede fallar por la más mínima duda en la técnica. Felix ganó dos medallas de plata, en 2004 y 2008, antes de su primer oro individual en 2012.

Ahora tiene 30 años, y compite en los Juegos por cuarta vez. Todo depende de esto: las interminables horas en el gimnasio, los intensos intervalos en la pista, los juegos mentales a los que la somete su entrenador en la práctica, los días inquietos de descanso forzado, la atención mínima a la posición de la mano derecha, las largas carreras por San Vicente Boulevard en Los Ángeles. En un cuestionario previo a una competición le preguntaban sobre sus temores. Su respuesta fue la distancia. «Todo el mundo habla de ese subidón que siente», dice. «Nunca lo he vivido». Solamente verla ya es un subidón. Felix es una de las corredoras más elegantes, increíblemente ligera. El ritmo parece casi suplementario, una consecuencia de su estilo delicado y eficaz. No te engañes: la mayoría de las carreras son duras, agotadoras y dolorosas. Pero en días excepcionales, es fácil. Las piezas encajan: la técnica, el impulso, la velocidad. «Fluye y tiene sentido y conecta», explica. «Solo me ha pasado unas pocas veces en mi carrera profesional, pero simplemente...» busca las palabras para describir lo indescriptible. «Es casi como una sensación de naturalidad». Su hermano todavía está esperando a la carrera en la que todas las piezas encajen.

Ha visto lo que puede hacer en relevos, cuando solamente corre: simple y libremente. «Es la forma de correr más bonita que he visto nunca», afirma. «Todavía espero ese momento, en el que parece que simplemente está en su mundo, como si saliera a dar un paseo rápido; solo ella puede hacerlo». Puedes entreverlo cuando acaba en la meta. Nadie puede contener la velocidad como ella. «La mayoría se está muriendo», dice, «mientras yo brillo». 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...