Nunca pierdas la perspectiva

“El atletismo tiene algo maravilloso y es que en cada línea de salida partes de cero. Sólo estás tú y tu trabajo”, nos cuenta la atleta internacional Marta Pérez-Miguel
Marta Pérez-Miguel -
Nunca pierdas la perspectiva
Nunca pierdas la perspectiva

Para todos los que nos gusta, la competición tiene algo especial. Una intensidad, una fuerza, una capacidad para provocar emociones y sentimientos tan nítidos y profundos que hace de ella algo maravilloso. La vida del deportista es rutina, todo rutina. Pero la competición es espontaneidad, arrebato, viveza, pasión. Cada carrera es capaz de alejarte de la monotonía que durante meses rige tu día a día para aportarte algo nuevo y diferente.

 

Soy consciente de que yo no hablo de este tema desde la neutralidad, lo siento pero no puedo. Yo soy de las que ama la competición. Sin embargo, estoy segura de que cualquiera que se haya puesto un dorsal con la intención de competir (porque hay que partir de ese supuesto, claro), se ha emocionado de la mano del deporte; ha sonreído feliz o se ha entristecido, ha sentido satisfacción, alegría, rabia, frustración, agradecimiento…

Y de esa misma manera entonces, cualquiera de vosotros también sabrá que todo esto dura poco. Que esa intensidad se va diluyendo casi al mismo ritmo que lo hace el dolor de piernas y al poco tiempo sólo te quedará un precioso recuerdo o un agrio aprendizaje.

Porque el atletismo tiene algo maravilloso y es que en cada línea de salida partes de cero. Sólo estás tú y tu trabajo. Da igual los resultados que hayas tenido previamente y el sabor de boca, ya sea bueno o malo, que te dejaran. Un buen resultado no te asegurará nunca que los próximos lo vayan a ser, ni que estés haciendo todo bien, ni que ya no haya nada por mejorar. Y de la misma manera, uno malo no implica que tengas que tirar la toalla. Analízalo, contextualízalo y llora si lo necesitas. Pero después de los pocos días de bajón, ten por seguro que aparecerán nuevos retos por los que trabajar. Y es ahí, trabajando y de nuevo en tu rutina cuando te das cuenta de lo importante que es no perder la perspectiva.

 

Publicidad

En el mundo del deporte muchas veces lo que separa estrictamente el “sí” del “no” es una delgada línea. No importa que hablemos de bajar de una determinada marca, hacer un puesto en concreto, ser seleccionado para un equipo nacional o ganar un oro. Por ello lo realmente importante es ser constante, mantenerte cerca de esa línea, tanto que sea posible alargar el pie y rozar el “sí”, hasta que logres dar una zancada firme en ese terreno. Ahí está la clave. Si hay algo esencial para mejorar, un requisito casi imprescindible para ello, es la constancia. En tu monotonía, en tu trabajo rutinario del día a día es cuando vas avanzando para acercarte a tus objetivos. Y puede que llegue el día “D” marcado en el calendario y te quedes a medio paso, o que te tropieces y te caigas de bruces directamente, porque eso también pasa. Pero también puede ser que des la última zancada (más no, el resto del camino ya debe estar recorrido), lo logres y durante un par de días la sonrisa no te quepa en la cara. Sin embargo, suceda lo que suceda, tú seguirás siendo esencialmente el mismo deportista siguiendo tan de cerca como eres capaz esa línea que tú mismo te has marcado. No desistas, un mal resultado no te aleja de ella.

Por supuesto que todos los deportistas queremos resultados, y cuanto más ambiciosos, mejor. Pero cuando llevas un tiempo compitiendo, encadenando carreras, logros y desilusiones de todo tipo, aprendes que el resultado final, aquel que queda plasmado sobre las hojas de clasificación, no puede suponer tu vara de medir constantemente. Valórate en base a argumentos más sólidos, a aquello que tú has hecho y que te ha llevado a estar tan cerca de dónde querías, y sobre todo a aquello que te falta por hacer.

 

Publicidad

Dos buenos amigos resumen esto en una frase que viene muy bien repetirse de vez en cuando: “Marta, ni antes éramos tan buenos ni ahora somos tan malos”. Pero sobretodo, “Marta, ni antes éramos tan malos ni ahora somos tan buenos”

 

Muchas gracias Marta por este artículo tan íntimo y verdadero, un fiel reflejo del día a día de un atleta profesional y todo un ejemplo aplicable a todas nosotras, corredoras populares que luchamos por nuestros sueños.

Desde aquí te enviamos muchísima fuerza para este domingo en el 24º Campeonato de Europa de campo a través, ¡te seguiremos de cerca campeona!

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...