En épocas fuerte de estrés, ¿cómo manejar el entrenamiento?

Una gran transición puede ser un gran desafío
Susan Paul -
En épocas fuerte de estrés, ¿cómo manejar el entrenamiento?
Libérate del estrés ordenando tu entrenamiento

Andrea pregunta: Empecé a correr hace unos meses y estaba progresando bien. Entonces, me mudé a otra ciudad y este cambio ha creado algunos contratiempos. Poder salir a correr era complicado pero aún más difícil es ahora que estoy viviendo en una zona muy montañosa. Los entrenamientos ahora me hacen sentir débil. ¿Debo cambiar mi plan de entrenamiento o simplemente pelear cada entreno para intentar cumplirlo?

La vida nunca es estática, por lo que tu plan de entrenamiento no debe serlo tampoco. Un entreno puede y debe ser adaptado para adaptarse a tu estilo de vida y necesidades cambiantes. Así que sí, cambia tu plan para satisfacer mejor tus necesidades actuales.

Trasladarse a una nueva ciudad es una transición enorme y suele ser muy estresante. Correr no debe ser otro factor de estrés, debe servir como una vía de escape, no como un productor de estrés más.

Puedes recortar tu kilometraje semanal en un 30 por ciento. Es el momento perfecto para correr por "sensaciones" en lugar de tratar de cumplir un ritmo establecido y su distancia correspondiente. La reducción del kilometraje se puede lograr simplemente haciendo tiradas más cortas o reduciendo el número de días por semana que sales a entrenar.

Por ejemplo, sal tres o cuatro días por semana en lugar de cinco o seis días si ese era tu horario actual. Entrenar cada dos días te dará más tiempo de recuperación entre los entrenos, y esto te ayudará a adaptarte a los terrenos más difíciles, también. No es sólo uno o el otro, puedes optar por rebajar la distancia y la frecuencia si eso te ayuda.

Considera la posibilidad de añadir algunas pausas para caminar en el nuevo terreno, pueden ayudar a adaptarte al entorno. Por ejemplo, intente correr durante 10 minutos, luego camina de 30 a 60 segundos y, a continuación, vuelve a correr.

A medida que te adaptes a la nueva situación, aumenta gradualmente el volumen semanal agregando entre un 10 y un 20 por ciento cada semana. Una vez más, puede aumentar el kilometraje entrenando más tiempo o añadiendo un día de entreno (o ambos). La buena noticia es que, a largo plazo, este nuevo terreno te hará una corredora más fuerte.

Y, asegúrate de buscar grupos de entrenamiento en tu nueva zona. Correr puede ser una excelente manera de conocer gente nueva, y los compañeros de entrenamiento siempre ayudan a que los kilómetros pasen más rápido.

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...