Heroínas Anónimas: Abigail Parra

“El cruzar la meta de mi primera media... hizo replantearme la vida entera”, nos cuenta Abi
Abigail Parra -
Heroínas Anónimas: Abigail Parra
Heroínas Anónimas: Abigail Parra

¿Has sentido alguna vez la sensación de volar, de libertad? ¿Esa sensación de motivación permanente y de ganas de vivir? Eso es lo que significa correr para mí y me gustaría compartir con vosotras mi historia con el running.

Desde los 7 hasta los 17 años jugué a balonmano. El equipo, los entrenos, los partidos… daban sentido a mis días. Recuerdo ser una niña muy feliz y soñadora. Pero a veces la vida te da golpes que no esperas y que no eres capaz de afrontar. Mi madre enfermó de cáncer. Faltaban pocos días para cumplir los 18 y para hacer la selectividad, pero a mi se me paró el mundo.

Así pasaron muchos años, muchos… quizás demasiados, sin practicar ningún deporte, hasta que un domingo de febrero sucedió algo mágico. En mi ciudad natal, Granollers, se corre “La Mitja”, una media maratón muy popular en España en la que participan corredores de toda la geografía, así como atletas de élite. Yo estaba detrás de la valla viendo pasar a los corredores, todos con una cara de felicidad que se contagiaba. Pese al frío, pese a ser el kilómetro 18, todos sonreían…Aquello era una fiesta, y yo también me quería sentir así.

En ese momento tomé una de las decisiones más importantes de mi vida: correría la media maratón de mi casa.

Me apunté al grupo de preparación para “La Mitja” del Club Atletisme L’Aire Granollers, me compré unas bambas y empecé a aprender a dar zancadas. Los meses pasaron e hice mi primer 5km, luego mi primer 10km y por fin crucé la meta de mi primera media: 21km llenos de emociones que todavía hoy recuerdo, ¡fue realmente increíble! Pasada la media pensaba que desaparecerían las ganas de correr, pero sucedió todo lo contrario se volvieron cada vez más intensas hasta el punto de hacerme replantear mi vida entera.

 

Publicidad

Me pregunté: ¿Te imaginas cumplir todos los sueños que has guardado en el cajón desde hace tiempo? ¿Te imaginas dejar aparcados “los miedos” y los “y si no puedo” y te arriesgas a luchar por esos sueños a ver qué pasa?

Y así lo hice, me apunté a la prueba de mayores de 25 años para ir a la universidad y a la Maratón de Barcelona. Fueron meses de mucha disciplina, trabajando, estudiando y entrenando para conseguir esos dos objetivos tan grandes para mí. Durante ese tiempo tuve muchos ataques de ansiedad, y solo correr los calmaba. Llegó el día esperado y crucé la meta de la maratón. No me podía creer que lo hubiera conseguido, paso a paso, día tras día, sin abandonar nunca, conviviendo con mis miedos, ¡ni yo misma me reconocía!

Dos meses después estaba haciendo la prueba de Historia, la última para entrar a la universidad. Cuando me entregaron el examen, me empezó a dar un terrible ataque de ansiedad. Si abandonaba la sala perdería la puerta de entrada a mi sueño. Y no me lo podía permitir. Entonces recordé como me sentí en la meta de la maratón, como me sentía cuando corría y aquello resultó mejor que todos los psicólogos o los ansiolíticos juntos. ¡Dos meses después había entrado en la universidad que quería!

 

Publicidad

Correr se convirtió en mi mejor ansiolítico y ya no recordaba como era estar sin hacer deporte. Al año siguiente decidí correr el maratón de Barcelona y combinar universidad, trabajo y entrenos. Pero ese año también se celebraba por primera vez la 261 Women’s Marathon de la mano de Kathrine Switzer, la primera mujer que corrió un maratón, y no quería renunciar a ese evento. Como era una locura correr dos maratones en quince días, me dejé asesorar por profesionales. Mi entrenador, mi fisioterapeuta y mi nutricionista diseñaron una estrategia para que pudiera correr los dos maratones, sin poner en riesgo mi salud y conseguir el objetivo disfrutando. Y no solo ambos sino que también bajé de tiempo en el segundo y recibí uno de los mejores premios que puedes recibir en meta: el abrazo más energético y más poderoso que existe de una de las mujeres más luchadoras que conozco, Kathrine Switzer.

Y como no hay dos locuras sin tres, ese año corrí también el maratón de Berlín. ¡Tres maratones en un año! Algo increíble para mí y para la persona que más feliz me hace de este mundo, cruzar la Puerta de Brandeburgo cogidos de la mano fue mágico.

 

Publicidad

Desde entonces no he parado de correr… por nieve, por montañas, incluso hice una carrera inédita por las vías del metro; de noche, de día, con lluvia, nevando; sola, acompañada de personas únicas, con mujeres que quieren empezar a correr y con corredoras de élite. Correr me ha regalado conocer paisajes, lugares, personas increíbles y en los ratos de carrera solitaria, conocerme a mí misma y conquistar mis miedos.

 

Publicidad

Cuando he dejado de hacerlo por falta de tiempo, la ansiedad ha vuelto. Por eso he aprendido que la falta de tiempo no existe, solo la falta de organización. No importa caminar a tramos si no puedes correr 100%, no importa madrugar, no importa el clima… No importa nada, cuando se trata de correr, de volar, de sentirte viva, de creer en ti, de soñar…

¿Mi próximo sueño? Correr en el desierto y correr una ultramaratón de montaña. Deseo no dejar de compartir metas, momentos, ilusiones, viajes, paisajes… donde estrenar amaneceres o disfrutar atardeceres a golpe de zapatilla. Deseo no dejar de conocer personas que comparten la misma pasión por el running y conocer su historia y que molden la mía.

Pero sobretodo y por encima de todo DESEO no dejar de correr NUNCA, porque es cierto que no todo es correr pero para mí correr lo es TODO.

 

Publicidad

¡Cuántos mensajes para grabar en nuestra mente Abigail! Muchas gracias por compartir con nosotras tu historia de constante superación personal, fuerza y lucha.

Sin duda tu frase "¿Te imaginas cumplir todos los sueños que has guardado en el cajón desde hace tiempo?¿Te imaginas dejar aparcados “los miedos” y los “y si no puedo” y te arriesgas a luchar por esos sueños a ver qué pasa?" deberíamos replantearnosla cada mañana antes de levantarnos.

Conseguirás todos los retos que te propongas y creéme que nunca dejarás de correr, ya que no solo corremos con las piernas, también lo hacemos con el corazón.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...