Heroínas Anónimas: Beatriz Fernández Belmonte

"Lo que para mí siempre había sido una actividad para sufrir, se convirtió en un deporte que te atrapa de tal forma, que no hay día que no me levante deseando salir a correr", nos cuenta Beatriz
Beatriz Fernández Belmonte -
Heroínas Anónimas: Beatriz Fernández Belmonte
Heroínas Anónimas: Beatriz Fernández Belmonte

Me llamo Beatriz Fernández Belmonte, tengo 33 años y soy farmacéutica. He de confesar que no me considero ninguna heroína, simplemente una persona que ama el deporte y que lo necesita para sentirse viva. Pero, si a mí esta sección, me había ayudado a conocer la historia de otras personas para seguir luchando día a día por esta pasión, quizás mi historia podría ayudar a otras personas.

Mi inicio en el deporte fue desde niña, con 6-7 años jugaba al fútbol en el colegio. Por aquellos años, en los pueblos pequeños como el mío, no estaba bien visto que una niña practicará ningún tipo de deporte y mucho menos con niños, así que tuve que aguantar muchos insultos y descalificaciones, pero mi pasión era mucho mayor y lo único que conseguían con eso, era motivarme a practicar otros deportes. Con 9 años me inscribí en un equipo de baloncesto, tenía que jugar en un equipo de chicos porque de chicas no existía y como anécdota, recuerdo que en un partido el entrenador rival, tras perder el partido, pidió que nos descalificarán porque jugaba una niña en el equipo.

Tras 18 años jugando al baloncesto, decidí dejarlo y fue cuando entré en la peor etapa de mi vida. Conforme pasaban los días, me encontraba más fatigada (había cogido mucho peso), decaída, sin ganas de salir de casa, mi carácter había empeorado muchísimo, los días se me hacían eternos, los mareos eran continuos, las pulsaciones muy bajas y no tenia ni fuerzas para mantenerme en pie. Tras visitar varios médicos y no se cuántas pruebas, me dijeron que mi corazón estaba adaptado al deporte y que lo único que me ayudaría a salir de esa situación sería realizar algún tipo de actividad física para forzar al corazón a trabajar.

Publicidad

A principio de este año, lo que más deseaba era cambiar esa situación, así que me puse a buscar clubs, gimnasios, actividades, cualquier cosa que pudiera realizar y que me llamará la atención. Pidiendo referencias a conocidos, personas de mi entorno, etc. me hablaron de Enforma Centro de Entrenamiento en Callosa de Segura, busqué información y me decidí a llamar. Jamás me arrepentiré de esa llamada y jamás me cansaré de agradecerle a Mari Luz Esteso (persona con la que contacté, nutricionista y dueña de Enforma) por la ayuda que me ha dado desde ese momento, tanto profesional (me ha ayudado a perder más de 15kg), como psicológica y anímicamente.

Una de las primeras cosas que me dijo fue que probará, sin compromiso, a salir a correr con el grupo de Enforma Runners e instantáneamente lo primero que pasó por mi mente fue: “dónde vas tú a correr si siempre has pensado que correr es de cobardes”. Pero por suerte, mis impulsos siempre son más rápidos que mi mente, y en enero me decidí a ir a un entrenamiento.

El miedo y los nervios por pensar si sería capaz de seguir al grupo después de 4 años sin haber hecho nada de deporte se apoderaron de mí. Al final del entrenamiento, ese grupo de gente maravillosa, que me acogió desde el primer día como una más y a los que considero como mi FAMILIA; liderados por el Mister Pedro Esteso, hicieron que lo que para mí siempre había sido una actividad para sufrir, se convirtiera en un deporte que te atrapa de tal forma, que no hay día que no me levante por la mañana deseando salir a correr. Y no quiero olvidarme tampoco de Ginés Estañ, monitor, entrenador personal y como nosotros cariñosamente le llamamos “THE BOSS” de Enforma, que siempre nos acompaña a las carreras para animarnos y cuyas clases nos ayudan a fortalecer muchísimo y como dice el mister “fortalecer también es correr”.

 

Publicidad

Tras 2 meses de entrenamientos, tanto Pedro como mis compañeros, me animaron a correr mi primera carrera, y como en todas las que he corrido hasta la fecha, no pude evitar los nervios durante todo el día. Fue en Orihuela, 7.5km (solo el número ya me asustaba), de la mano de Mª Carmen Rodriguez, nuestra CAPI, que me lo hizo todo mucho más fácil con sus consejos, su compañía y sobretodo su apoyo y ánimo constante, que me llevaron a cruzar la línea de meta y a vencer a “mi yo más negativo” con el que tengo que batallar en cada carrera, pero al que hasta la fecha, siempre he derrotado.

 

Publicidad

La sensación al cruzar la línea de meta es algo que no se puede explicar con palabras, lo único que puedo decir es que aunque te haya llevado al límite y termines exhausta quieres volver a repetir. Y así ha sido, después de Orihuela, han venido otras de 5, 7.5 y 8 km con la satisfacción de cruzar la meta en todas ellas, mejorando mis tiempos e incluso consiguiendo algún premio inesperado como 1ª local en los 5K de Jacarilla o 3ª de mi categoría en los 5K de “la carrera del infierno de Matola”.

 

Publicidad

En este mes ha llegado el momento de plantearse nuevos retos, de lanzarse a por los 10k y seguir venciendo a “mi yo más negativo”. Será el día 19 en Valencia. Es una carrera diferente, la cual me hace especial ilusión disputar, ya que correr en una gran ciudad junto a mis compañeros de Enforma Runners y rodeada de miles de personas con un gran ambiente tiene que ser una experiencia inolvidable.

Y para el próximo año, ¡nunca se sabe! Lo único que sé, es que el running es mi medicina diaria, lo que me ha devuelto a la vida, lo que me da fuerzas para superar mis problemas y lo que me ha demostrado que con esfuerzo, constancia y tesón puedo lograr nuevos retos. Por eso, lo único que quiero es seguir entrenando de la mano de Pedro, al cual le debo tanto lo que he conseguido en el mundo del running como lo que he conseguido a título personal, porque día a día consigue que me supere, que confié más en mi misma y que venza mis miedos y mi negatividad y junto a mis compañeros de Enforma Runners disfrutar de cada entrenamiento, terminando siempre con una sonrisa y plantearnos nuevos retos y experiencias para compartirlos juntos.

Gracias a Runners World Woman por darme la oportunidad de contar mi historia personal en este fabuloso mundo del running y solo espero que le pueda ayudar a otras personas para animarse a descubrir este mundo y vencer sus miedos.

 

Muchas gracias por compartir tu sincera historia con todas nosotras Beatriz, ¡no te imaginas lo que nos motiva!

Cada una tenemos nuestros “miedos personales” con nuestro particular “yo negativo”, contra el que debemos luchar y vencer, y si nos rodeamos de profesionales que nos ayuden a sacar lo mejor de nosotras mismas, mejor que mejor.

¡Sigue disfrutando de este deporte y consiguiendo todos los retos que te propongas, los 10k son tuyos!

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...