Heroínas Anónimas: Cruz Mateo

¡Correr me hace sentir cada día mejor!, nos cuenta Cruz
Cruz Mateo -
Heroínas Anónimas: Cruz Mateo
Heroínas Anónimas: Cruz Mateo

Me llamo Cruz Mateo y os cuento mi historia, todavía con el chute de energía que me dio terminar la Media Maratón de Madrid el pasado domingo día 2 de abril.

Tengo 38 años (casi 39), estoy separada, soy ingeniero, tengo un hijo de 6 años, y toda mi vida he realizado deporte. La esgrima ha sido mi deporte fundamental hasta el verano de 2015, donde me enfrentaba a una situación extraña para mí: por primera vez estaba sola en Madrid, en verano, separada, y sin mi hijo, que estaba pasando unos días con mis padres. Algo tenía que hacer para ocupar las tardes, y decidí apuntarme a Running Company, con su grupo corredores. Esta primera aproximación al mundo del running duró solamente hasta agosto; Me lesioné la rodilla y me dijeron que o fortalecía el cuádriceps o se acababa el correr para mi…

Tras unos meses de dura rehabilitación, el 1 de febrero de 2016 volví a calzarme mis Brooks, y mientras mi hijo estaba en su clase de inglés hice 6 km, que después de 5 meses sin entrenar se me hicieron eternos. Pero ese día decidí que ya nada me pararía. Ese mes seguí saliendo sin plan de entrenamiento ni nada, como pollo sin cabeza, y pensé que ese no era el camino. En ese momento decidí que si en esgrima tengo un maestro, porque no lo iba a tener para correr. Y con esa idea el 16 de marzo de 2016 comencé a entrenar con Alberto Muñoz Guzmán del Tigers Running Club, con el que sigo un entrenamiento online, puesto que mis horarios son incompatibles con los entrenamientos en grupo, y por eso opte por esta modalidad.

 

Mí día normalmente empieza a la 5.30 de la mañana. Me levanto temprano para realizar mi trabajo fin de master (Master en Gestión De Contratos y Programas en el Sector Público, con especial aplicación al ámbito de la defensa); después llevo el niño al cole, y voy a la oficina a trabajar. Por las tardes, para optimizar el tiempo salgo ya de la oficina con ropa de correr, recojo a mi hijo del colegio, le llevo a esgrima, y mientras él practica su deporte favorito, yo entreno. La logística es complicada, pero he logrado encajar las piezas de manera positiva tanto para mi hijo como para mí: Los lunes entreno de 17:15 a 18:30 (calentamiento + series o fartleks); los martes de 17:30 a 18:15 realizo carrera continúa; los jueves otra vez ejercicios de calentamiento + series o fartleks, mientras mi hijo está en inglés; y los sábados tirada larga. Los lunes y los miércoles, además, me toca esgrima, con lo cual normalmente doblo entrenamientos. Esos días cuento con la ayuda de Halyna, que cuida a mi hijo la hora que yo estoy en esgrima.

Visto así puede resultar estresante, pero al final te acostumbras a la soledad de entrenar, incluso cuando llueve, y también te acostumbras a sacar tiempo de donde no lo hay. Por eso a mí la excusa de no tengo tiempo no me vale, y me digo que si no lo hago no es por falta de tiempo, sino por falta de ganas, o de voluntad.

Me gusta fijarme objetivos. En 2016 eran bajar de 50 minutos en un 10k, y terminar la Behobia con buenas sensaciones. Ambos los cumplí. Además ese año corrí con mi hermana Cristina y con mi sobrina Sheila la San Silvestre de Almazán (eran 5 km, pero la satisfacción de llegar con mi hermana a meta fue indescriptible).

Este 2017 me ponía como reto hacer la media maratón de Madrid por debajo de dos horas. Llevaba preparándola desde enero con mi entrenador y con Laura, mi nutricionista. Ellos decían que podía bajar de 1h 45’, pero yo me sentía nerviosa, y pensaba que no sería capaz. Sin embargo, en la línea de salida decidí que iba a disfrutar la carrera. ¡Baje esa marca! Al acabar mi reloj marcaba 1h44’23’’, no me lo podía creer, había disfrutado la carrera, y, además, había mejorado mi marca personal en más de 10’.

 

Mis próximos retos serán bajar de 45’ en un 10k, y correr un maratón completo en el 2018.

Si algo he aprendido en este año es a entender por qué la gente corre. Creo que una respuesta es la felicidad y la satisfacción que te aporta. Es una sensación indescriptible. Además, correr te hace conocer gente maravillosa, como a Laura Llorente, nutricionista, la gente del Tigers Running Club, o el grupo de corredores de Gate Gourmet, con Carlos Mateos a la cabeza, las primeras personas con las que corrí una carrera.

¡Correr me hace sentir cada día mejor!

 

¡Felicidades por tu nueva marca personal Cruz! Nos has puesto las pilas con tu capacidad de superación, demostrando claramente que la excusa de "no tengo tiempo", no vale.

Y mucha fuerza con todos tus nuevos retos, estamos segurísimas de que los conseguirás, y lo más importante sigue disfrutándolos con esa alegría que nos transmites.

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...