Heroínas Anónimas: Elena Jiménez Olivar

“Entramos siempre juntas en la meta porque el deporte compartido llena más”, nos cuenta Elena
Elena Jiménez Olivar -
Heroínas Anónimas: Elena Jiménez Olivar
Heroínas Anónimas: Elena Jiménez Olivar

Soy Elena Jiménez Olivar, y así me he sentido desde que empecé a correr, os parecerá una tontería, pues quien iba a ser si no, un nombre y dos apellidos, pero cuando tienes una pareja como el incombustible Pablo Sánchez Carmenado y 5 niños, pasas a ser la mujer de…. o la madre de…..esto no supone ningún problema para mí, no me ha gustado nunca estar en la 1ª línea de fuego, yo soy más de la retaguardia, pero con mi decisión de empezar a correr todo esto cambió. Un buen día hace ya 6 años, Pablo, mi marido, decidió que quería volver a calzarse unas zapatillas de correr, puso un tweet y todo eso fue lo que marcó un antes y un después en nuestras vidas.

Primero montó un grupo de gente que quedaba para correr, luego fundó los DrinkingRunners, luego las quedadas solidarias para la recogida de alimentos, las marcas, etc. Yo veía a las corredoras que iban a las carreras, todas estupendas y maravillosas y me dí cuenta que me estaba quedando fuera de lo que ahora eran los hobbies de Pablo y que hasta entonces habíamos compartido. Hablé con mis amigas María Barreira y Eva Palacios y decidimos unirnos a esta gran locura. No sabíamos correr, nos agotábamos en seguida, pero nos encantaba quedar porque era nuestro momento, sin niños, sin maridos. No cejamos en nuestro empeño y llevamos ya tres años. Un día completamos 5 kms, y emocionadas nos apuntamos a una quedada de Mujeres que Corren, el el JCI, movimiento de Cristina Mitre y de ahí pasamos a la carrera que montó Met Life en 2015 de15Kms era julio un calor sofocante y un recorrido espectacular. No pensábamos ser capaces, pero paso a paso animándonos entre nosotras, además de contar con Pablo, que nos iba haciendo de aguador, llegamos orgullosas a la meta, el gusanillo estaba metido en el cuerpo.

A la vuelta de verano y viendo que habíamos completado ya una de 15kms decidimos apuntarnos a clases con Pablo Villalobos y Amaya Sanfabio, en el parque Juan Carlos I. Nosotras vamos sólo un día, aunque ellos están de lunes a jueves dándolo todo para que corredores novatos y no tan novatos logren sus metas. Técnica de carrera que María, Eva y yo completamos con otros dos días más por nuestra cuenta.

Luego vino la Behobia-San Sebastián en noviembre del pasado año, 20 kms, donde mi intención era ver a Pablo y sus amigos, luego decidí correr los 5 primeros kilómetros para acompañarle y las que corréis ya sabéis cómo es esto… un paso más, yo puedo… y el aliento de miles de personas me llevaron a la meta. Los últimos 4 kilómetros sufriendo, recordando cada uno de mis cinco partos pero orgullosa de mí. Nunca había hecho deporte y ahí estaba completando una prueba mítica. Del abrazo de Pablo, mi marido, y del de mi entrenador Pablo Villalobos, la entrada no pudo ser más emocionante. Había superado todas mis expectativas. Llamé a María para contárselo y fue en ese mismo momento cuando decidimos apuntarnos a la media maratón de Madrid. Nadie daba un euro por nosotras, pero lo hicimos. Recorrimos nuestra ciudad, disfrutando cada paso y siendo conscientes del esfuerzo, sacrificios que había en cada uno de ellos, los madrugones, el trabajo, mi máster, la casa, los niños. En la cabeza de un corredor llegan a pasar tantas cosas por la cabeza durante el recorrido... Llegar a meta y fundirnos en un abrazo eterno compensó todo, la cara y el dolor de piernas es otra cosa que nadie te cuenta, bien por vergüenza o bien porque es como los partos, que se te pasa el dolor en cuanto finaliza el mismo.

En las carreras soy un número en un dorsal, pero en las inscripciones y clasificaciones soy Elena Jiménez Olivar. Para mis amigas y para mí, sí que es un #Run4Fun, no nos mueven los tiempos en las carreras, sino terminarlas. Nos animamos unas a otras, tiramos de la que esté más floja y todas entramos juntas en la meta porque el deporte compartido te llena más.  

Soy de las que opina que “si quieres, puedes” y día a día lo pongo en práctica. Ahora voy a las quedadas con Pablo y soy una más, compartimos experiencias, me da consejos y aún más importante somos un ejemplo de sacrificio y superación para nuestros hijos. No te das cuenta pero van interiorizando los madrugones de sus padres para correr, mi entrenamiento nocturno cuando ellos están cenando. Siempre con su mejor sonrisa, carteles y gritos animan a todos los corredores pero para nosotros es especial verles, gritándonos: ¡vamos papi!, ¡vamos mami!

El deporte en general, y en especial correr, nos ayuda mucho a relajarnos, dejar los problemas atrás y superarnos cada día.

 

Muchas gracias Elena por contarnos tu historia “del cero al todo”, por ser un ejemplo de sacrificio no solo para tus hijos que estamos seguras de que están súper orgullosos de Pablo y de ti; si no también para todas nosotras.

Por supuesto, querer es poder, y tú hoy, nos lo has enseñado. ¡A por más metas compartidas!

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...