Heroínas Anónimas: Glòria Nogués

“Lo importante no es lo que te impulsa a correr, es lo que te hace sentir mientras corres, lo que te aporta”, nos cuenta Glòria
Glòria Nogués -
Heroínas Anónimas: Glòria Nogués
Heroínas Anónimas: Glòria Nogués

Desde pequeñita el deporte formó parte de mi vida: gimnasia rítmica, gimnasia deportiva, esquí, patinaje artístico… hasta que en una prueba de patinaje tuve una caída muy fuerte, y después ya no volví a estar bien hasta el cabo de muchos años cuando encontraron la solución. Por desgracia me alejé del deporte. Mi infancia, fueron años felices, de los cuales guardo un buen recuerdo, me sentía viva y fuerte, la magia del deporte.

Posteriormente fueron ocurriendo, uno tras otro, sucesos los cuales a día de hoy estoy logrando dejar atrás. En esa época gracias a un grupo de amistades empecé a correr, iba algún día a entrenar con ellos y los grupos preparatorios de La Mitja de Granollers. Empecé a encontrar un lugar de escape, si no recuerdo mal fue en el 2012, para aquel entonces decidí correr mi primera carrera, la Carrera de la Mujer (Marea Rosa), muy significativa para mí ya que mi madre sufrió un cáncer de mama el cual logró superar.

 

Publicidad

Fue entonces cuando empecé con mis primeros pasitos, mis primeros 10k en la Cursa de Bombers de Barcelona. Me costaba mucho llegar a la salida, pero cuando llegaba a meta se me olvidaba todo y solo me quedaba el buen sabor de un logro más.

La vida me volvió a golpear, el cáncer regresó llevándose esta vez a mi padre, mi pilar más importante. Y más y más problemas. Me ahogaba y lo único que me hacía desconectar era correr, necesitaba un poco de respiro para poder seguir dándolo todo. Fue entonces cuando empecé con los grupos de entreno de running Les Franqueses y buscar las siguientes carreras donde correr. Me sentía fuerte.

Fue entonces cuando mi madre volvió a recaer en otro cáncer, verla luchar hizo que mis ganas de superarme aumentaran, era como si al luchar yo también por algo no me sintiera tan impotente. Y fue así como decidí incrementar kilómetros y correr mi primera carrera de 20, la Behobia- San Sebastián’14 que fue increíble y por primera vez una media, la de casa, La Mitja de Granollers 2015. Nunca olvidaré el rostro de orgullo de mi madre cuando me animo en el kilómetro 19.

 

Publicidad

Esa situación me arrastró a abandonar los entrenos y sufrí de estrés muscular, con poco me lesionaba. Después de su muerte llegó la desmotivación. Había perdido la forma física que tenía y me costaba horrores dar el paso para volver a los entrenos. Pero es entonces cuando alguien te da un empujón y reaccionas pensando: “No tengo fuerzas para rendirme”. Hice la media maratón de Pamplona sin apenas entrenar y aquello hizo que despertara; el NO siempre lo tienes, hay que arriesgar.

Correr te rodea de personas luchadoras, fuertes y sobre todo un poco locas. Y qué sería la vida sin un poco de locura, esa que te empuja a decidir en un momento lo que seis meses antes era impensable, cuántas veces me voy a comer mis palabras: “Yo nunca correré una Maratón, corro para disfrutar”. Pues venga, 42 kilómetros y 195 metros a mis 42 años.

Mi primera maratón fue en Barcelona, el 11 de marzo de 2018, y como balance puede decir que muy disfrutada. La constancia, buenos hábitos, las diecisiete semanas de entrenos supervisados casi siempre acompañada de mi compi runner #contigoesmejor; visitas a nutricionista deportiva y fisioterapeuta de vez en cuando, más todo el apoyo de amigos y familiares animando, hacen que ese día sea GRANDE. El camino no es fácil, nadie lo dijo, pero tampoco imposible. Metros antes de los 42 me esperaba mi sobrina para acompañarme a la meta después de correr sola los últimos 21 kilómetros de la prueba. Corrí el Paralelo con unas ganas locas de verle la carita, la frase que no esperaba decir al llegar fue: “¿Cuándo es la próxima?”.

 

Publicidad

Surge una oportunidad y la locura se vuelve a apoderar de mis decisiones, más aún si es para estar al lado de un compañero de fatigas. Y allí estaba, en la salida del Maratón de París, el pasado 8 de abril, segundo maratón en apenas un mes. Y te das cuenta que cuando has hecho un buen trabajo no existen las fronteras.

 

Publicidad

Esas salidas y puestas de sol que te hacen olvidar el madrugón o lo cansada que puedas estar o los kilómetros que aún te quedan por recorrer. Correr me hace sentir mejor, es distracción, descubrir lugares, sobretodo conocerse una misma.

Mi próximo objetivo es hacer una media maratón de montaña e ir superando mis metas cada vez un poco más exigentes, siendo realista, paso a paso. Cada uno su ritmo consigue cosas impensables.

Ahora creo en mí, me valoro. Hasta el momento vivía una vida la cual me tocó, ahora vivo a mi manera y eso me llena. Lo importante no es lo que te impulsa a correr, es lo que te hace sentir mientras corres, lo que te aporta.

 

¡Qué momentos más duros Glòria y qué fortaleza para contárnoslos! Muchas gracias por abrirnos tu corazón y detallarnos cómo correr te ayudó a superar cada muro infranqueable que la vida te ha ido poniendo en el camino.

Comenzaste con nuestra querida Carrera de la Mujer y has ido pasando por todas las distancias hasta llegar al maratón, y has podido con todos, ¡estás hecha toda una campeona!

Te mandamos nuestros mejores deseos para tus próximos retos y estamos seguras de que en el firmamento hay dos estrellas que te iluminan y empujan a cumplir cada uno de todos esos sueños que te quedan por cumplir.

 

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...