Heroínas Anónimas: Isabel Martínez Gasco

“Me resistía a dejarme vencer por aquello que tanto me costaba pero que tan bien me hacía sentir cuando terminaba”, nos cuenta Isabel
Isabel Martínez Gasco -
Heroínas Anónimas: Isabel Martínez Gasco
Heroínas Anónimas: Isabel Martínez Gasco

Soy Isabel Martínez y, ante todo, soy una enamorada de este deporte que tanto me ha aportado, aunque los comienzos no lo augurasen.

Antes de empezar la universidad (soy licenciada en C.C. Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid) siempre había hecho algo de deporte, fundamentalmente clases de “aerobic” y algún que otro baile nocturno, jajaja… Sin embargo, fue descubrir el mundo universitario y dedicarme con fruición a lo segundo y a los libros, de forma que no tenía tiempo para más. Aunque durante los dos primeros años de carrera, me repetía constantemente que algo tenía que hacer, no me encontraba cómoda conmigo misma y con mi poca actividad.

De esta forma, fue en tercero cuando gracias a mis compañeros de carrera Miguel y Alberto me animé a salir a correr. Hasta entonces lo del correr no se me había pasado por la cabeza y alguna vez que pensé en ello, estaba convencida de que no era para mí. Con esa idea me lancé con ellos a mis primeras carreras (trotes cochineros más bien) y descubrí… ¡un auténtico suplicio! No conseguía hacer más de 3 minutos seguidos sin sentir que me ahogaba y me venía constantemente a la cabeza lo poco que me gustaba correr en el instituto y el test de Cooper que hacíamos allí, que era poco menos que una tortura china.

Sin embargo, siempre he sido dura de mollera y me resistía a dejarme vencer por aquello que tanto me costaba pero que, mira por donde, tan bien me hacía sentir cuando terminaba. De esta forma estuve unos 3 meses haciendo “caco´s” (caminar-correr) hasta que por fin fui capaz de hacer 30 minutos ininterrumpidos. Todo ello gracias a la paciencia y empuje de mis compañeros (¡mil gracias desde aquí!) que impidieron que desistiera como me pedía al principio cada célula de mi ser.

Gracias a ello y a que cada vez me sentía mejor, empecé a cogerle el gusto y a sentir la fiebre por el “running”.

Decisivo fue también conocer ese año a un gran corredor vallisoletano que me fue introduciendo poco a poco en el mundillo del “running” y las carreras. Así corrí mi primera San Silvestre Vallecana. A los pocos meses fiché por mi primer club de atletismo “serio”, el Racing Valladolid Atletismo, del que guardo un gratísimo recuerdo y donde conocí a grandes atletas y mejores personas.

 

Con mi entrada en el club llegaron los primeros planes de entrenamiento (con sus “divertidas” series), las carreras de cross regionales y mi primer Campeonato de España de Cross. También hice multitud de carreras populares en casi todas las distancias hasta la media maratón, quedando el maratón como uno de mis objetivos a medio plazo.

Tuve posteriormente la suerte y el privilegio de conocer de cerca a la grandísima Mayte Martínez (olímpica, record nacional de 800 m., medallista en campeonatos europeos y mundiales e incontables veces campeona de España) que me empujó a seguir con gran interés lo que yo considero es el atletismo en su máxima expresión, el de la pista.

Así, poco a poco, comenzó a rondarme la idea de participar en alguna competición en pista ya que, además de lo atractivo que me resultaba de ver, se me daban mucho mejor los entrenamientos cortos e intensos que los rápidos.

 

Con esa idea en mente comencé a entrenar en 2009 con el club de Ramiro Matamoros, el Clínica Menorca, y en 2010 participé en mis primeras pruebas de pista, cumpliéndose así el sueño que había ido persiguiendo esos últimos tiempos. Desde entonces casi todas mis competiciones son en pista, centrándome en el 800 y el 1.500 donde recientemente he obtenido unos más que aceptables resultados en los campeonatos de España de Veteranos y que espero refrendar la próxima temporada en los Campeonatos de Europa que se celebran en Madrid. Nada me hace más ilusión que correr en mi tierra representando a España y hacerlo bien.

 

Hoy ya no concibo mi vida sin correr, sin entrenar, sin la camaradería y el buen ambiente que se respiran en las carreras y en mi club. Me ha permitido, además, conocer a gente maravillosa que al final es algo que llevaré siempre conmigo. También se ha convertido en mi hobby principal y me ayuda enormemente, no solo a nivel físico, sino a nivel mental ya que me sirve para desconectar de las preocupaciones del día a día, me relaja y me proporciona descanso mental, tan importante en los tiempos que corren en lo que todo son prisas y estrés.

 

Y nosotros no concebimos las competiciones de Madrid, especialmente las de pista, sin ti Isabel, luchando y mejorando el crono cada temporada.

Las que te conocemos bien, sabemos que eres la reina del trabajo constante y disciplinado, y estamos seguras de que firmarás un brillante papel en esos Campeonatos de Europa en tu ciudad.

Muchas gracias por compartir con nosotras tu historia de perseverancia, tardaste tres meses en completar 30 minutos pero te has convertido en una auténtica gacela.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...