Heroínas Anónimas: Marta Rodríguez Serrano

“Siempre temo el momento en el que el despertador suena, pero a la vez es mi momento, lo que más me gusta hacer de la vida que llevo”, nos cuenta Marta
Marta Rodríguez Serrano -
Heroínas Anónimas: Marta Rodríguez Serrano
Heroínas Anónimas: Marta Rodríguez Serrano

6:20 a.m., suena el despertador, me levanto y preparo mi desayuno habitual: un batido de leche de soja, con avena, un plátano, frutos rojos y un yogurt natural. Me lo tomo tranquilamente mientras se calienta el agua del té verde que meteré en el termo para transportar y degustar a lo largo de la mañana. Me voy a entrenar...

 

Me llamo Marta Rodríguez, tengo 46 años y llevo 11 años trabajando como editora de libros de texto. Siempre temo el momento en el que el despertador empieza a sonar, pero a la vez es mi momento, lo que más me gusta hacer de la vida que llevo. Diría incluso que me facilita el resto de las facetas de mi vida. No veo nada extraordinario en hacer lo que hago, simplemente porque lo hago con ganas y disfruto cada minuto de ese tiempo.

Siempre he sido una chica muy activa y el deporte me ha gustado desde que era jovencita. He jugado al fútbol en la universidad, practicado boxeo, triatlón y he salido a "trotar" casi diariamente. Entre trote y rodaje conocí a uno de los grupos que quedan los domingos en la tapia, (¡aún recuerdo lo que me costó terminar mi primera tapia!) y con los que aún mantengo una bonita y duradera relación. Este grupo me conectó con mis vecinos del barrio, los que me enseñaron a tragar el polvo de la dehesa y de la pista de ceniza y a hacer series salvando obstáculos en la pista de Canal. Aún seguimos apostando quién conseguirá antes ese tiempo o aquella distancia con total seguridad de que seré yo la que pague la ronda.

Pero fue en enero de 2015 cuando mi compañero de trabajo y amigo, Mario, corredor desde mucho antes de que el "running" se pusiese de moda, me convenció para unirme a su club de atletismo, CDB PÁRIS, y a seguir un plan con objetivos concretos.

 

Fue en ese mes cuando recibí mi primer Excel, que contenía todos los entrenos del mes, ¡juntos!, detallando los kilómetros, los tiempos, y los ritmos por vuelta. Empezó así una nueva dinámica con objetivos y metas a conseguir y a batir, dinámica que me anima día a día a seguir mejorando y superándome.

Mis entrenos actuales son sencillos, común a cualquier persona que practica el atletismo de fondo y medio fondo. Cuatro sesiones de carrera que combino con dos sesiones de fuerza en polea, alejándome desde septiembre del año pasado del entreno de fuerza ‘tradicional’ y apostando por un trabajo de fuerza mucho más eficiente. Cuando el tiempo me lo permite, añado alguna sesión de natación y de bicicleta. Y los viernes, SAN VIERNES, día de descanso total.

 

Tengo la suerte de poder amoldar ligeramente mis horarios de trabajo. Esto me permite incluir sesiones antes de entrar a trabajar, en mi hora de la comida o bien a la tarde cuando la jornada laboral termina. Estas últimas son las sesiones de los martes y de los jueves que entreno en la pista de atletismo de Palomeras, con mi equipo. Pero he de reconocer que yo soy más de mañanas, a pesar del esfuerzo que conlleva despertarse a las 6:20.

Principalmente he corrido carreras de 10 km, alguna media maratón y en el 2016 me atreví con mi primer maratón, en Valencia, del que guardo un grato recuerdo. También he corrido campeonatos en pista tanto en la distancia de 3000 como de 5000 m.

Si algo destacaría de practicar este deporte es la sensación que te queda después de un buen entreno, no es comparable con casi ninguna terapia, y es lo que anhelo cada mañana y más aún después de un intenso y duro día de trabajo.

 

No me considero una corredora muy social, en ocasiones, de hecho, prefiero salir a entrenar sola que compartir kilómetros con otros corredores. Pero me gustaría destacar que en mi recorrido por el atletismo he conocido a gente maravillosa a las cuales puedo considerar buenos amigos, y algún más que amigo, y he compartido y comparto momentos mas allá de lo deportivo, así como viajes a Laredo, Valencia, Lisboa, Oporto o Dublín.

En estos momentos no tengo un objetivo establecido; es fin de temporada y conviene parar y descansar una semanas para dar tregua al cuerpo y a la mente. ¿Vacaciones? En dos semanas  campamento de triatlón en los Alpes. Sí, vacaciones…

 

Marta, no es que sea extraordinario lo que haces, es que eres extraordinaria tú misma, como todas las mujeres que disfrutamos al ponernos las zapatillas y salir a correr unos kilómetros, es un lujo para solo aquellas que lo sabemos apreciar.

Muchas felicidades por esa progresión en todas las distancias y marcas, que aunque nos lo hayas comentado, sabemos que son de impresión; y mucha suerte en los próximos retos de la nueva temporada.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...