Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

“Correr no es de cobardes, correr es de personas poco cuerdas que luchan por superarse diariamente”, afirma Melania
Melania Bernabeu -
Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu
Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Mi historia en el running empezó hace 7 años cuando aún no estaba de moda este deporte. Tampoco puedo decir que corriera, sino que más bien andaba rápido o, dicho en otras palabras, “hacía como que corría”. Pero eso sí, lo hacía porque quería, me sentía bien y me enorgullecía cuando terminaba.

Por diversos motivos como los estudios, trabajo y poco tiempo libre, dejé de lado este deporte. Durante los cuatro años siguientes practiqué infinidad de deportes indoor como spinning, boxeo, TRX, bodypump, bodycombat, máquinas, pero siempre me faltaba algo.

Hace tres años, tras no seguir motivada por ir al gimnasio y hacer clases dirigidas, empecé a correr otra vez, pero esta vez no lo hice sola. Juana no era (y no es) una compañera cualquiera.

Desde un primer momento hicimos un equipo, las condiciones físicas y mentales eran similares, planeábamos salir a correr con pasión, sin embargo, este entusiasmo terminaba a los 10 minutos de estar corriendo porque nos asfixiábamos y no podíamos seguir. No obstante, como a cabezonas no nos gana nadie, seguimos saliendo a correr todas las semanas. Nos pusimos una norma, no decirnos lo mal que íbamos cuando ya no podíamos seguir corriendo, y si por lo que fuera lo decíamos, soltábamos nuestra frase “no te pares, recuerda, si tú te paras, yo me paro”. Esa frase era como un chute de energía porque sabíamos que no podíamos fallarnos la una a la otra.

Poco a poco, llegamos a correr 30 minutos seguidos. Muchas personas pensarán que 30 minutos no son nada, pero 30 minutos intentando controlar las pulsaciones, la respiración, la coordinación de tu cuerpo y sobre todo controlar tu mente, no es nada fácil.

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu
Publicidad

Un día nos decidimos a pisar la pista de atletismo de Elche. Novatas pero seguras accedimos a este lugar e hicimos el entrenamiento que nos había sugerido mi hermano, Lorenzo. Cuando volví a retomar el running, mi hermano llevaba dos años en un grupo de running, de cierta manera él tuvo mucho impacto en mi decisión de volver a correr.

Ese día que fuimos a la pista de atletismo conocimos a Pedro Esteso, el que iba a ser nuestro entrenador. Él sabía que era la hermana de Lorenzo y sin pensárselo dos veces se presentó y nos preguntó cómo nos había ido el entrenamiento, tras esto nos dijo de probar un día en el grupo por si nos gustaba, pero ni probamos, directamente nos apuntamos.

Llegó el primer día de entrenamiento, no conocíamos a nadie solo a mi hermano, estábamos temblorosas por no saber cómo iban a ser los entrenamientos, cómo iban a tratarnos el grupo o si íbamos a morir en el intento. No hace falta que diga cómo fue la experiencia pues actualmente seguimos en el mismo grupo, el cual consideramos nuestra segunda familia.

A los pocos meses, empezamos a ver cambios en nuestro estado físico, teníamos más resistencia, corríamos más rápido, habíamos mejorado nuestra técnica de carrera y nos planteamos nuevos retos.

Publicidad

El primer reto fue la carrera de Sax, una carrera nocturna de unos 7 kms con alguna que otra “cuestecita” (nótese mi ironía), pero ¿sabéis qué? Que la terminamos.

Nuevo reto, el Racó de la Morera en Elche, una carrera de 16 km donde los primeros 8 kms son de subida. Aunque nos preparamos a conciencia, fue durísima, pero la terminamos.

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

El gran reto, la Media Maratón de Elche, 21k. Si 30 minutos no son fáciles de correr, 21 kilómetros no os lo podéis ni imaginar, bueno algunos sí. Pedro nos preparó con sudor y lágrimas, unos días series en la pista, otros días cuestas, otros días entrenos por montañas, otros días tiradas largas para acumular kilómetros, hasta que llegó el día.

He sufrido en carreras, pero creo que aquella carrera fue la primera vez que sentí placer por sufrir. Fue inolvidable correr al lado de compañeros que estaban todo el tiempo animándote, dejándose la voz para que tú pudieras seguir corriendo y conseguir tu objetivo, terminar tu primera media maratón. Aún recuerdo cuando me paré en seco a un metro de la meta y cuidadosamente entré por el arco.

Creo que por muchas palabras que escriba, nunca podré describir ese cúmulo de emociones y sentimientos que sentí en ese instante, había terminado mi primera media maratón. Yo, una persona cualquiera, hice una media maratón.

Tras cruzar el arco estaba mi entrenador y mi gente esperándote para darte un abrazo (chute de energía) y recuperar todas las fuerzas perdidas durante la carrera. Sin embargo, yo terminé esa carrera gracias a mi entrenador, Pedro Esteso, él estuvo en todo momento pendiente de nuestro progreso y de que estuviéramos lo suficientemente preparados para esa gran prueba, como de cualquier otra (sabes que nunca podremos agradecerte todo lo que haces por nosotros).

Tras esa carrera, Juana mejoró enormemente su condición física, a lo que yo no pude seguir su ritmo y aunque entrenábamos juntas, en las carreras cada una llevaba su ritmo (eres una campeona y siempre me sorprenderán los logros que estás consiguiendo).

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu
Publicidad

Llegó mi segunda media maratón, Santa Pola, todo fue una sorpresa para una gran compañera del grupo, Laura. Nos hicimos grandes compañeras del running y lo que no es el running. Sin embargo, su estado de salud no era el mejor en aquellos momentos para poder realizar esfuerzos físicos.

Me insistió semana tras semana de hacer la media maratón juntas. Tras ver que yo no iba a ceder y siempre me negaba, desistió. Lo mejor fue ver su cara el día de la carrera cuando en la foto de grupo me quito la chaqueta y ve que llevo el dorsal puesto. Sus palabras fueron de sorpresa e ilusión a la vez: “¿por qué llevas tú eso puesto?” (Laura si te lo hubiera dicho, no hubiera sido una sorpresa).

La acompañé toda la carrera, con nuestros subidones y bajones, pero la terminamos. Ella insistía en que siguiera sin ella, pero en este grupo he aprendido algo muy importante “el compañerismo”. No se me pasó en ningún momento por la cabeza el dejarla sola, primero la salud y luego la carrera, fue la frase que le repetí mil y una vez hasta que cruzamos el arco de meta, lo habíamos conseguido, lo habíamos hecho juntas. Son uno de esos momentos que nunca vas a olvidar y que me los ha dado el running.

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu
Publicidad

La tercera media maratón vino a los pocos meses, la Media Maratón de Elche (otra vez), en un primer momento iba a hacerla acompañada por Ricardo, mi pareja,**** pero por motivos de salud, tuve que hacerla sola. Era mi primera carrera que empezaría y acabaría sola.

Creo que ha sido una de las pruebas más difíciles a nivel físico y mental. Sin embargo, el ver cómo la gente que me quería se recorría las calles de Elche para darme su apoyo a lo largo de la carrera hizo que no me sintiera sola en ningún momento.

Casi consigo bajar de las dos horas, pero la mente me falló en el kilómetro 18 y me hizo pararme. Pero no siempre se consiguen los objetivos que uno se propone, a veces también se falla.

Sé que algún día podré bajar de las dos horas porque todo es constancia y lucha en este deporte y si he ido progresando, sé que lo conseguiré, pero tampoco tengo prisa. En este deporte, otra cosa que he aprendido es que, si quieres las cosas rápido, no es el tuyo.

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu
Publicidad

En toda mi etapa de running nunca he ganado ninguna copa, ni medalla, simplemente corro porque cuando lo hago soy feliz y me siento a gusto conmigo misma. Claro que me gustaría algún día hacer pódium, aunque fuera un tercer puesto, pero hay que ser realistas y comprender que cuando no tienes mucho tiempo para dedicarte a este deporte, no todo puede salir lo bien que a ti te gustaría.

Por otro lado, siempre ha estado en mi mente la “maratón”, pienso que es algo que toda persona que corra tiene que hacer, al menos una vez en la vida. Pienso y creo que la haré, pero cuando esté preparada, por ahora no tengo prisa, simplemente correré por sentirme yo misma.

Gracias al running el peor de mis días puede convertirse en el mejor. Por muy cansada, desanimada, cabreada, estresada que llegue a casa, es ponerme los deportivos y olvidarme de todo problema, ser otra persona distinta y llegar con una calma interior que ninguna otra actividad me ha proporcionado.

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Heroínas Anónimas: Melania Bernabeu

Por eso animo a cualquier persona a que se ponga los deportivos y salga a la calle, que ande, que haga marcha, que corra, ya sé que no es fácil y es muy sacrificado, pero es muy gratificante para uno mismo a nivel físico y mental, os lo aseguro. Gracias por leer este relato de una corredora más de este lugar llamado mundo.

Gracias a ti Melania, ¡conseguirás bajar de las dos horas y cruzarás la meta de ese primer maratón , no lo dudes! Como bien dices, los objetivos y retos en este deporte, requieren su tiempo, su entrenamiento y kilómetros, pero si los trabajas, bien sabes que llegan. Todo un ejemplo de constancia tu historia, donde el buen hacer sobresale por encima de todo. ¡Sigue así campeona!

Publicidad
Te recomendamos

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Participa en nuestro sorteo y gana una de estas dos magníficas chaquetas de cuero Ind...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...