Heroínas Anónimas: Nuria López

"Quien no se exige, se conforma. Y yo no soy de las que se conforma.", nos cuenta Nuria
Nuria López -
Heroínas Anónimas: Nuria López
Heroínas Anónimas: Nuria López

Me llamo Nuria López Fernández, tengo 27 años y soy de Licín, un pequeño pueblo de Lugo. Siempre he sido una apasionada del deporte, especialmente de la gimnasia rítmica, que me tenía completamente enganchada. Hasta que sucedió el accidente.

Tenía 6 años y me dirigía con mi madre al colegio cuando fui atropellada por un coche quedándome en silla de ruedas. A partir de ahí mi relación física con la gimnasia rítmica se acabó. Y digo física porque en espíritu y alma sigo conectada con el deporte que tan feliz me hacía de pequeña. Todavía tengo un maillot de gimnasia guardado en el cajón, como si fuera oro. Aún recuerdo el frío del suelo cuando me ponía las punteras o el ruido que hacían los focos del pabellón mientras se encendían. Siempre lo echaré de menos.

A raíz del accidente comencé a practicar otro tipo de deportes. Probé natación durante unos años, y posteriormente tenis. Pero el verdadero flechazo se produjo en enero del año 2015. Como necesitaba airearme decidí salir a dar una vuelta. Viendo que me gustaba ir rápido, porque siempre voy así, me pregunté: ¿por qué no correr? Y no he parado hasta ahora. Meses después participé en mi primera carrera, la Wings for Life, cuyos beneficios están destinados a la investigación de una cura para las lesiones de médula espinal. Lo hice con la silla normal, la de calle, porque por entonces no tenía otra.

 

Finalmente me clasifiqué en segunda posición, lo que me hizo pensar que eso era lo mío. Después de aquella vinieron otras muchas carreras. El mes pasado participé en el campeonato de España por autonomías, representado a Galicia, donde fuimos terceros. Era mi primer campeonato de España y reconozco que estaba muy nerviosa, pero me encantó. Fue una verdadera paliza competir en dos días en 100, 200 y 400 metros, pero mereció la pena.

Entreno casi todos los días y hasta finales del 2016 lo hacía de manera autodidacta. Ahora estoy bajo las órdenes de Isabel Hurtado. Me entrena a distancia, porque ella vive en Barcelona y yo en Madrid, pero le estoy muy agradecida porque no solo me ayuda con los entrenamientos sino que también se preocupa por mi alimentación, el apoyo psicológico y un sinfín de cosas más. Todos los entrenamientos los realizo con una silla de competición, distinta a la de calle, que me compré de segunda mano por 1.000 €, aunque ya llevo invertidos en ella otros 2.000 € más. Como no está hecha a mi medida me resulta un poco incómoda, pero no puedo costearme una que sí lo esté.

 

A pesar de todo, de estas y otras dificultades que se me han planteado a lo largo de mi vida, siempre he pensado que los límites los marca uno mismo. Es cierto que muchos ya vienen establecidos, pero siempre se pueden estirar un poco más, solo es cuestión de proponérselo. Cuando me enfrento a un entrenamiento o a una carrera, nunca pienso en el esfuerzo o en el sufrimiento que conlleva, solo visualizo mis objetivos. Me pongo una meta y solo pienso en hacerlo bien, en cumplir mis objetivos.

Los más próximos recaen en repetir en la carrera que “me vio nacer”, la Wings for Life, además de participar en el campeonato de España de clubes y competir en algún meeting. Allí quiero hacer un buen papel, pues entreno para ello. Para mí no existen las excusas, y aunque quizá peque de ser un poco autoexigente, creo que quien no se exige, se conforma. Y yo no soy de las que se conforma.

 

Hay historia que llegan al corazón y la tuya Nuria, ha sido una de ellas. Muchas gracias por compartir con nosotras esa capacidad de superación que alcanza límites realmente asombrosos. Por enseñarnos a "hacer fácil" lo realmente difícil.

Hoy hemos aprendido un poquito mas de tu autoexigencia y fuerza de voluntad, ingredientes que te harán llegar tan lejos como te propongas, tus éxitos en este deporte no han hecho más que empezar campeona.

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...