Heroínas Anónimas: Paz Zaragoza

"No tengas vergüenza, y no pongas de excusa que no aguantas nada, ¡claro que no! Pues para eso empiezas, para aguantar, y cada día vas a hacer un poco mas.", nos recomienda Paz
Paz Zaragoza -
Heroínas Anónimas: Paz Zaragoza
Heroínas Anónimas: Paz Zaragoza

Comencé a correr en el 2014, ¿cómo? Pues toda la culpa la tiene él, Pedro Antonio Esteso Herrera, y es que comenzar el relato sin nombrarlo a él, sería empezarlo muy mal. Se instaló en el piso de al lado y con él trajo en el equipaje una forma de vida, una forma de ver la vida diferente, ¡trajo el running a mi vida! Yo tenía a Ian, mi hijo de 2 años, y una situación laboral, digamos que estresante…. Veía, escuchaba cómo hablaban de las salidas, los entrenos… y a mí, en silencio, me picaba cada vez más el gusanillo, pero no me atrevía a hacerlo por vergüenza, sí, he dicho vergüenza… tenía mucho sobrepeso, no sabía lo que iba a ser capaz de aguantar, es más, no sabía si lo iba a conseguir.

A las 23 h de la noche de un sábado de junio estábamos en el sofá y le dije a mi marido: “voy a salir a correr”, y eso hice… era el momento perfecto, no habría nadie por la calle, nadie me miraría, nadie sabría que lo había intentado por lo que si fracasaba nadie podría reírse de mí. La realidad es que no lo conseguí, pero tampoco desistí. Sufría mucho cada vez que salía a correr, pero poco a poco me exigía más y más, seguía saliendo a horas en las que pensaba que había poca gente por la calle, me ponía gorra e intentaba que me vieran lo menos posible. Hasta hace bien poco no he superado ese complejo, aunque aún a veces decaigo, no sé si las miradas que recibo son de compasión o admiración. Supongo que habrá de todo.

Poco a poco aguantaba un poco mas, recordaré siempre lo que me costó llegar a correr 20 minutos… pero merecía la pena, me ayudaba a sobrellevar mejor ciertas situaciones, que no vienen a cuento.

 

Le iba informando a Pedro (a partir de ahora lo llamaré “míster”) de mis progresos y me animó a probar un día con el grupo de entrenamiento que él llevaba. En septiembre después de pasar un verano madrugando y trasnochando para coger fondo, me atreví, me fui a probar un entreno con el club Urban Runners de Elche. Cuando llevaba la primera parte del calentamiento y me dijeron aún no había empezado el entreno, ¡no sabía dónde meterme! El caso es que me encontré con un grupo de gente maravillosa, y ahora tengo que hablar en presente, pues aún pertenezco al club, y no puedo estar más orgullosa, es un grupo especial, recibo apoyo y cariño que no se si me lo merezco, ¡me siento tan afortunada!

 

Sigo con mis inicios... En diciembre de 2014, en Alcoy, hago mi primera carrera de 10k, sigo entrenando y haciendo todo lo posible para mejorar. Cada día estoy más enganchada, es una droga, una vez que lo pruebas no puedes dejarlo. Me atrapó pero bien….

 

Publicidad

A finales de 2015 tuve que dejarlo, ampliamos famila, me quedé embarazada. Pero no dejé el running, seguía al grupo en todas sus carreras, en todos sus entrenos, llegaba gente nueva y pensarían: “menuda pesada que no le vemos el pelo entrenando pero siempre está preguntando y hablando en el grupo de WhatsApp”... pero era una forma de seguir enganchada, de no dejar que el running se fuera de mi vida. La motivación día tras día aumentaba, no podía dejar que se fuera, el parón iba a ser largo y yo quería seguir. El comienzo iba a ser duro, pero ya sabía a lo que me enfrentaba y sobretodo sabía lo que quería, CORRER.

En septiembre de 2016 nace Inés por cesárea, en la primera revisión con la matrona, lo primero que pregunté fue cuándo iba a poder empezar a correr. Me dijo que seis meses que me parecieron una eternidad pero como es así de cabezota, en diciembre empecé a correr. Comencé muy despacio con andar-correr, y siempre tenía al míster apoyando y aconsejando… Pues no fue fácil…. No salía todo lo que quería: lactancia, noches sin dormir, un niño de 4 años, una bebé muy exigente, tareas del hogar, trabajo, casa... Salía lo que podía, una o dos veces a la semana, pero por poco tiempo que fuera sabía que todo valía, que sumaba, que acumulaba para volver a los entrenamientos de verdad. Sé que la clave de esto es la constancia, la lucha y la disciplina. Así que en cuanto podía cogía mis zapatillas y salía a hacer lo que podía.

Un papel clave, fundamental eres tú, Juan Manuel, gracias por todo tu apoyo, por empujarme hacia la puerta de la casa cuando dudaba si quedarme porque Inés lloraba como una loca cuando me despegaba dos metros de ella. Por aguantar durante media hora llorando, o gritando sin parar. ¡Te quiero! (Tenía que decirlo).

 

Publicidad

Llegó septiembre de 2017, el mes en el que me propuse volver a entrenar de verdad, con el grupo. ¡Y qué gran grupo! Me encontré a antiguos compis y nuevos con un altísimo nivel, tanto deportivo como humano. Me recibieron con los brazos abiertos, como a todo el que viene nuevo. Es un grupo en el que no somos más ni menos por correr más rápido o más lento, siempre nos apoyamos, nos comprendemos y nos admiramos. Y todo gracias al míster. Él es nuestro punto de conexión, nuestro guía, un gran deportista que día tras días da lo mejor de él, tan generoso que sus conocimiento lo comparte. Sabe motivarnos, saca lo mejor de nosotros cada día; con sus entrenos o mejoras o mejoras, ¡no hay más opciones! Gracias a él he conocido el running, me ayuda, me oxigena, me apacigua, necesito salir a correr tanto como respirar. No tengo forma de agradecérselo…. Si alguna vez la encuentra que me la diga, pero no la hay!

 

Qué duros fueron los primeros entrenos en mi vuelta al grupo… pero lo que os contaba, no hay mas que ser constante, luchar y luchar, y poco a poco se van consiguiendo los objetivos. Como os he dicho anteriormente el tiempo de inactividad me ayudó para acumular motivación… y eso me ha ayudado muchísimo, he conseguido cosas que jamás pensé que conseguiría a tan corto plazo.

 

Publicidad

Y no es una gran proeza… pero este pasado domingo, 21 de enero, hice mi primera media maratón, y no sólo la hice, si no que la disfruté, saboreé cada kilometro, disfruté el ambiente… hoy aún estoy en una nube, pero no fue un camino de rosas. Las piernas pesaban en los últimos kilómetros y a veces mi mente buscaba alguna que otra excusa para parar pero cuando empieza así, pongo el modo avión e ignoro todo pensamiento negativo. No resultó ser un camino de rosas pero tampoco una tortura, y todo gracias a los entrenos y a la constancia.

No sólo he disfrutado de la prueba, los entrenamientos gracias al grupo y al míster, han sido lo mejor. Un desafío tras otro: fartlek, cuestas, tiradas largas… no voy a olvidar un solo momento de mi primera media maratón. Podría estar escribiendo un día entero….pero no puedo dejar de nombrar a mis tíos, Paco y Ángela, muchísimas gracias, siempre es un placer compartir kilómetros con vosotros.... me quedo sin espacio… así que mejor pasamos a otra cosa, sin dejar el running claro.

 

Publicidad

¿Ahora qué toca? Pues voy a ponerme en la línea de salida de una prueba de una gran distancia, 104 km a realizar en 24 horas, la Transilicitana, ya veremos dónde me llevan mis piernas y sobretodo mi mente. El primer paso ya está, toca seguir entrenando, seguir luchando por mejorar, sufrir y disfrutar a partes iguales. Porque sí, se sufre y no poco, pero merece la pena.

 

Publicidad

No tengas miedo, de verdad, ponte las zapatillas, y prueba a salir, si tu respiración no te deja continuar, para, respira y vuelve a intentarlo más despacio. Ves dejando que tu cuerpo se acostumbre a esta nueva forma de moverte; él está acostumbrado a correr porque hay algún peligro, porque se ha caído el nene, porque se va el autobús, porque llegamos tarde…  tenemos que enseñarle que no lo hacemos porque está en peligro, que vamos a ayudarle, que vamos a perder peso, que vamos a coger masa muscular; que vamos a salir a correr para liberar nuestros enfados pues saldrás de casa súper enfadada, cansada y agotada, pero volverás con una sonrisa de oreja a oreja, llena de energía y con un entrenamiento hecho.

No tengas vergüenza, y no pongas de excusa que no aguantas nada, ¡claro que no! Pues para eso empiezas, para aguantar, y cada día vas a hacer un poco más. ¡En cuanto lo pruebes ya no podrás parar! Animo a todo el mundo y a veces soy un poco pesada con la gente que tengo alrededor, pero es que a mi me da tanto, que me parecería ser muy egoísta si no animara a la gente. No considero que haga nada fuera de lo normal, cualquier persona puede hacer lo que yo hago; anónima si, heroína…. no más que cualquier otra... Sólo hay que hacer una cosa, tener claro un objetivo y hacer todo lo posible por llegar a él.

Adoro todo lo que conlleva el running. Cada domingo o lunes cojo agenda, y empiezo con la planificación, hay que cuadrar todo: tareas de casa, cole de Ian, extraescolares, entrenos, abuela disponible… (No puedo terminar sin nombrar a mi suegra, Pepi, ¡un millón de gracias! Gracias por cuidarnos y estar siempre disponible)

Tengo experiencias de todo tipo buenas y malas… Pero las buenas compensan y mucho a las malas, así que no hay que darles mas importancia, aprendemos de ellas y seguimos con nuestro objetivo, con nuestros sueños y nuestras ilusiones.

Cuando me puse a escribir este artículo, me vinieron muchas experiencias y también personas a mi mente, que me ha dado este mundo, y si empiezo a nombrarlas puede que me deje alguna….ellas saben quienes son. Algunas las conozco desde el inicio, otras de esta nueva temporada y me han demostrado tanto en tan poco tiempo, que ya están dentro de mi corazón.

 

Publicidad

Acabo ya no me enrollo más, gracias por darme esta oportunidad de contar mi visión sobre el running, espero seguir en este mundo muchisisisisismo tiempo, ¡aún me queda por dar mucha guerra, nos vemos sumando kilómetros!

 

¡Eso es pasión y fuerza de voluntad Paz! De poquito a poquito, con mucho esfuerzo y sacrificio pero sacando la mejor lectura en cada momento y lo que es más importante, disfrutándolo al máximo.

Muchas gracias por mostrarnos tu evolución desde los duros inicios, con total sinceridad, al súper reto que tienes por delante, podrás con todos los objetivos que te propongas, ¡tienes una fuerza interior arrasadora! ¡A por ello campeona!

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...