Heroínas Anónimas: Pilar Garre

"Y aquí estoy hoy, hablando de cómo una mujer enemiga del deporte se enamoró perdidamente de él", nos cuenta Pilar
Pilar Garre -
Heroínas Anónimas: Pilar Garre
Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Me llamo Pilar Garre, soy granadina, pero afincada en Lorca por amor, mamá de familia numerosa (tres chicos de 16, 13 y 11 años), oficial de Notaria y ahora también "runner cuarentona" (aunque suena mucho mejor eso que dicen en las carreras de "veterana").

No puede decirse que yo haya sido una amante del deporte desde pequeña, más bien lo contrario, incluso era de las que dejaba al "papi" ir al parque con los peques y yo me quedaba "descansando" en casa; todo lo más que había hecho era acudir a algunas clases de aquel "aerobic" de entonces para recuperarme tras los embarazos.

Como muchas #malasmadres, mi vida era y es una continua batalla de conciliación familiar, laboral y personal y pasé por una época bastante difícil y estresante... algunos también podrían llamarlo "la crisis de los 40", así que terminé cruzando la puerta de un gimnasio más por una necesidad psíquica que física.

El primer día que me calcé las zapatillas lo hice junto a la monitora de spinning de aquel gimnasio, mi positiva e incombustible amiga Conchi Piñero. Y llegué exhausta después de recorrer un par de kilómetros. Después de ese día no pensé que sería capaz de participar en una carrera popular de 5 kilómetros... pero dos o tres meses después lucía mi primer dorsal con el número "52" firmado por Fermín Cacho en la **Carrera de la Mujer **de Puerto Lumbreras (Murcia), era marzo de 2014.

Era la primera vez que prendía un dorsal en mi pecho, y no os puedo engañar..., fue un poco agónico, los nervios ni me dejaban respirar, varias veces pensé que me iba a dar alg,... estaba roja como un tomate, notaba mi pulso en la garganta y me dolían hasta las pestañas. Cruzar aquella meta, ver a mis hijos y a mi marido gritándome y animándome para seguir adelante a no tirar la toalla pues iba de las últimas, y abrazarme a ellos bajo ese arco de meta... aún me emociono al recordarlo, ese día sentí como me inundaba la felicidad.

Publicidad

Y entonces descubrí que el running para mí sería la mejor medicina. No pensé que sería capaz de llevar una rutina de entrenamiento, de salir de tres a cuatro días a la semana, correr 10 km o más, ni mucho menos correr una media maratón (21,195 km), pero poco menos de un año después, cruzaba esa meta en Granada de la mano de mi marido y de mis dos cuñados corredores (Blas-Jesús y Raul), entre un mar de lágrimas agridulces por la alegría de haberlo logrado y por lo duras que habían sido esas dos horas dieciocho minutos.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Tampoco pensé que después de aquello, sería capaz de enfrentarme a cruzar doce veces seguidas esa distancia... mi gran reto personal: "12 meses 12 medias maratones", muy consciente de que por mis condiciones físicas, laborales y familiares sería inalcanzable... y me equivoqué. Ya veis que no hay imposibles, sólo personas que no se atreven a intentarlo. En plena inmersión del mismo, me bautizaron como "mamarunner" y a partir de entonces, en mis dorsales siempre aparece ese nombre, porque soy runner, pero ante todo soy una mamá.

El running pasó a ser para mi mucho más que un simple deporte, me cautivó, se convirtió en un elemento en mi vida que genera** equilibrio, esfuerzo, motivación y felicidad**, mucha felicidad.

Jamás pensé que llegaría a cambiar el llano asfalto por el desnivel de la montaña y aprender a luchar contra el vértigo en esas bajadas técnicas, pasar horas brincando cual "Heidi" por la montaña, e incluso atreverme con un triatlón.

Publicidad

Es posible que para muchos, todos estos kilómetros en mis piernas fuesen pocos para plantearme siquiera querer correr una maratón. Supongo que como muchas otras cosas, todo empezó con un "¿y si...?" o por "¿seré capaz de?".... Y tras seis meses de compromiso, esfuerzo, convicción y el apoyo incondicional de mi marido que además de ser mi mitad, se convirtió en mi liebre, en mi compañero de entrenos, en ese dragón con el que es posible alcanzar cualquier aventura que se precie.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Crucé de su mano aquella meta con alfombra azul del Hemisféric de Valencia con lágrimas en los ojos porque lo había logrado... porque me sentía feliz, porque me sentía mucho más fuerte. Cruzar esa meta dio sentido a muchos valores que tenía olvidados como el esfuerzo, la seguridad, la superación... al cruzar esa meta comprendí que esta mamá maratoniana podría con cualquier cosa.

Y aquí estoy hoy, hablando de cómo una mujer enemiga del deporte se enamoró perdidamente de él.

Publicidad

Correr me ha hecho ver la vida con otros ojos, me ha puesto en el camino gente maravillosa, y ha reforzado si cabe aún más mi relación de pareja, pues junto a mi dragón he subido a lo alto del Pico del Veleta en mi Granada natal, visitado ciudades como Madrid, Valencia, Lisboa e incluso hemos atravesado los parques de Eurodisney.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

A golpe de zapatilla he sentido lo que significa el espíritu deportivo y me encanta lo que éste transmite: esfuerzo, constancia, superación...

Todo esto sirve también de espejo a mis hijos y en ésta época que nos ha tocado vivir, en la que los chicos prefieren ver videos en el ipad a estudiar y prefieren ser youtuber o tester de videojuegos a ser médicos, profesores o cualquier otra cosa... más agradezco que el deporte haya entrado en mi vida y por ende en la de mis hijos.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

A lo largo de estos 4 años, con las zapatillas de running puestas, me he dado cuenta de que al final la vida y la carrera son muy similares; en ambas hay días buenos y no tan buenos; días en los que te comerías el mundo y otros en los que el mundo te come a ti; días en los que sales con mucha fuerza y se va apagando poco a poco, y otros en los que parece que no vas a poder y al final remontas e incluso terminas mucho mejor de lo esperado. En cualquier caso, como en la vida, terminas diciendo que ha merecido la pena de cualquier forma estar un día más luchando por lo que de verdad quieres.

Publicidad

Y tal vez haya sido el deporte inclusivo el que me haya hecho aprender más sobre todo esto... de la mano de APAT-LORCA me tocó vivir dos experiencias únicas: la de participar tanto en el Campeonato del Mundo de Joëlette celebrado en Saint Trojan les Bains (Francia), en mayo de 2017; como en el Campeonato de España de Joëlette celebrado en Lorca en abril de 2018.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Auténticas lecciones de vida que aumentan la lista de valores que trae consigo el running. Si correr ya de por si te da un subidón, te llena de energía positiva, de felicidad... ser las alas de alguien que no puede hacerlo es simplemente mágico.

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Heroínas Anónimas: Pilar Garre

Y me gustaría que esa magia siguiera en mi vida, ¿quién sabe?, ¿y si me atrevo con un ultra?, ¿y si me preparo una carrera de obstaculos?, ¿y si hago realidad mi sueño de correr la Maratón de Nueva York?... ¿Si yo puedo... por qué tú no?

P.D. Hay historias de las que esperas un final feliz... y hay historias felices, en las que esperas que no haya un final.

Y eso nos ha pasado con tu historia Pilar, no queríamos que acabara... ¡que nos siguieras transmitiendo esa alegría, felicidad, energía e ilusión por lo que haces!

Tú podrás con todo lo que te propongas como has hecho hasta ahora, al igual que cada una de las lectoras que nos están leyendo.... solo hay que ir a por ello con todas nuestra energía y sortear cada obstáculo del camino de la mejor forma que podamos.

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...