Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

"Y aquí estoy, con 46 años y con la misma ilusión que hace más de 25 años cuando empecé a correr", nos cuenta Silvia
Silvia Laborda -
Heroínas Anónimas: Silvia Laborda
Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Soy Silvia Laborda, tengo 46 años, estoy casada con Javi y soy madre de dos niños, Javier e Ignacio. Me gustó el deporte desde pequeña, quizás también porque lo veía en casa. Mi padre siempre ha sido muy deportista y sin darse cuenta me inculcó el amor por el deporte. En el colegio ya practicaba algunos deportes de equipo, como el balonmano y me gustaba mucho el fútbol, pero fue al llegar a la universidad cuando me adentré en el mundo del running. Al principio solo entrenaba por la mera satisfacción de salir a correr, pero poco a poco empecé a plantearme el participar en carreras. Primero más cortas, 5km, 10 km, y después algunos medio maratones. Siempre me movía el afán de superación, el fijarme una meta y conseguirla.

Así pasaron muchos años, en los que nunca abandoné la práctica del running, sino que al contrario, se instaló en mi vida para siempre. Me ha ayudado en muchos momentos complicados, manteniéndome con los pies en el suelo y siendo una auténtica válvula de escape.

Llegó el primer embarazo, y después el segundo, el de mi hijo Ignacio, y en ambos me mantuve activa, adaptando la práctica del deporte al hecho de estar embarazada. Todo fue bien hasta el momento del parto, en el que mi hijo y yo pasamos a engrosar ese pequeño porcentaje de casos en los que se producen graves problemas en el parto, y que hizo que ambos nos paseásemos por la sutil línea que separa la vida de la muerte. Una rotura de útero nos puso a los dos al borde del abismo, pero entonces nos aferramos a la vida con todas nuestras fuerzas, y aquí estamos para contarlo.

Publicidad

Cuando salí del hospital tomaba un buen número de pastillas y mi estado físico era deplorable. Estaba mal por fuera y por dentro, y lo peor no era el daño físico, sino todo lo que rondaba mi cabeza. Los médicos me prohibieron hacer cualquier deporte de impacto, así que os podéis imaginar lo que supuso. No más entrenamientos, no más carreras. Se truncaba esa sensación de libertad y de fuerza que siempre me ha dado el running. Pero como dice mi amiga Bea, “esto no iba a quedar así”. Pregunté a los médicos y fisios que es lo que podía hacer, y me dijeron que solo podía nadar, así que no me lo pensé dos veces. Me compré todo lo necesario, y al agua.

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Mi gran amigo y entrenador Gustavo me enseñó a nadar. No tenía técnica alguna y mucho menos resistencia en el agua. Poco a poco fui mejorando en la natación, y al tiempo que mis heridas se iban cerrando y el miedo empezaba a desparecer, retomé con mucho cuidado la carrera a pie y la bicicleta. Entonces Gustavo me propuso intentar un triatlón sprint, lo que me pareció una locura en ese momento. Pero como os podéis imaginar, de repente se convirtió en un nuevo reto, en una nueva ilusión. Así que empezamos a prepararlo, entrenando natación, bici y carrera, y a los dos años de nacer mi pequeño, debuté en el mundo del triatlón.

Cuando crucé la meta no podía parar de llorar. Eran lágrimas de alegría, de cansancio, de emoción, pero sobre todo de orgullo. De satisfacción por haberlo conseguido, ¡por no haberme rendido! Y a partir de ahí fuimos a más. Más carreras y más triatlones. Del sprint pasé a la distancia olímpica y así estuve varios años, combinando el triatlón con el running.

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda
Publicidad

Hace un año, empecé a trabajar con otro maravilloso entrenador y amigo, Lucho, y me propuso dar el salto a la media distancia en el mundo del triatlón. De nuevo, otro reto, otra meta. Y como podéis suponer, no me lo pensé dos veces, y tras ocho meses de intensa preparación, en junio de 2018, en Lisboa, me convertí en medio Iron Woman. Y aquí estoy, con 46 años y con la misma ilusión que hace más de 25 años cuando empecé a correr.

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Lo compagino con mi vida de madre y de mujer trabajadora, y me llena de orgullo poder decir que a pesar de todas las ocupaciones y los quehaceres de la vida diaria, siempre encuentro un hueco para mantener viva esta pasión por el deporte, que me ancla a la serenidad y a la alegría en este mundo de prisas y ocupaciones, y que sobre todo me hace sentir libre y fuerte.

Publicidad

Siempre que cruzo la meta se lo dedico a Javi, mi marido, por estar siempre ahí, por acompañarme en mis locuras y estar pendiente de que nada me falte, y a mis dos hijos Javier e Ignacio porque son mis ángeles de la guarda.

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Heroínas Anónimas: Silvia Laborda

Quiero dar las gracias a Runner´s World Woman y en especial a Nerea, por la oportunidad de compartir mi historia con vosotros, con la esperanza de que pueda servir de motivación y ayuda a alguien que en estos momentos pueda necesitarlo.

Pd: próximo reto, abril 2019, Medio Ironman de Salou.

Cuando conocía a Silvia, sabía que podíamos aprender mucho de ella. Se le iluminaban los ojos al contarnos sus metas conseguidas y sus proyectos futuros; cauta pero valiente y con una energía desbordante.

La vida le puso un bache en el camino, de los que cuesta salir para volver a sentirte como "antes de"... pero a base de tesón y confianza en sí misma lo consiguió, y eso ahora mismo la hace invencible.

Madre de dos niños, con un trabajo de muchas horas en una gran empresa y va camino de ser "medio Ironman" por segunda vez... ¡a por ello campeona, y a por todo los retos que quedan por llegar, incluido el de ese Ironman completo!

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...