Heroínas Anónimas: Valentina Nicoara

"Correr me ha devuelto la disciplina y la constancia en el día a día"
Valentina Nicoara -
Heroínas Anónimas: Valentina Nicoara
Heroínas Anónimas: Valentina Nicoara

Hola, soy Valentina Nicoara tengo 26 años, nací en Rumanía y llevo 11 años viviendo en España

Para mí correr es una fusión y un pacto entre mi cuerpo y mi mente para conseguir los objetivos que me proponga. Tengo que conectar conmigo misma a todos los niveles para ponerme en marcha, sentir mi respiración, mi peso al pisar, evadir mis pensamientos y motivarme para llegar. ¡Me hace sentirme viva!

 

Mi primera toma de contacto con el mundo deportivo, fue hace unos años atrás cuando decidí acompañar a una amiga a sus entrenamientos a un club de atletismo que se encontraba a unos metros de casa. Tenía 12 años y vivía en Rumanía.

Me especialicé en 200 metros vallas, carrera técnica y de velocidad donde mi cabeza era el pilar principal para volar por encima de esos obstáculos o no atreverme a sobrepasarlos. Al poco tiempo descubrí una gran pasión por el balonmano y empecé a competir con el colegio hasta llegar en un equipo profesional.

A los 15 años llegué a España y me incorporé al equipo de balonmano de Santpedor, el pueblo de Guardiola. Me dediqué a ello de manera secundaria ya que mis prioridades estaban en integrarme, aprender los dos idiomas y construir mi nueva vida. Aun así recuerdo lo importante que fue seguir con el deporte nada más llegar ya que el calor y el cariño de mis compañeras me hacía sentirme como en casa.

Hasta el año 2017 construí mi vida olvidándome del deporte pero nunca de las sensaciones y siempre con ganas de algún día retomarlo y transformarlo en mi estilo de vida nuevamente.

Hace un año empecé un viaje de aprendizaje e indagación a nivel emocional y sobre todo humano, cambiando mi carrera profesional y dedicándome a ayudar a que las personas consigan su máximo potencial y bienestar en todo lo que se propongan.

Pensé, “Valentina, ¿Y tú? ¿Qué reto quieres conseguir?” La respuesta vino inmediatamente. “volver a hacer deporte”. Empecé con las carreras 10k, las “Spartan Race”, aun así no lo había convertido en mi día a día. Faltaba dar un paso más.

 

Publicidad

Mi mejor amiga Sara, una mujer y triatleta increíble, llevaba meses hablándome e invitándome a entrenar en su club. En octubre fui a conocer “ProAm” y me uní a esta gran familia

Llevaba un mes entrenando y me apareció un reto mayor. Mi objetivo hasta entonces era seguir haciendo carreras de 10k, mejorar mi tiempo en las “Spartan Race”, hasta que en una reunión post entreno, Rafa, el entrenador del club nos explicó que participaba en un estudio de 4 meses para la maratón y necesitaba 2 o 3 chicas más.

En ese momento no podía asegurar llevar a cabo ni media maratón ya que nunca tuve la oportunidad, pero me atreví a ofrecerme como voluntaria.

 

Publicidad

4 meses entrenando, evolucionando, mejorando mi marca personal, cuidando la alimentación, el descanso, todo ello para poder llegar en condiciones. Mi sueño era llevar a cabo mi primera maratón de Barcelona el 11 de marzo del 2018.

Un mes y medio antes me lesioné la rodilla y después de las carreras no podía ni caminar como consecuencia del dolor. Tuve que bajar el ritmo, hacer pausas, no podía acabar los entrenos.  Entendí que mi gran sueño podía desvanecerse, 42,192 km en esas condiciones era prácticamente imposible. Frustración, miedo, inseguridad al principio que se fue transformando en un reto mayor: acabar mi primera maratón con una lesión en la rodilla.

Tuve el apoyo de mi entrenador en todo momento, de los compañeros, amigos, familia, solo faltaba acabar de creer en mí.

 

Publicidad

Juan Carlos, mi amigo y socio empezó conmigo un proceso de coaching, divertido ya que compartimos la misma profesión pero tremendamente efectivo ya que llegué a sacar la guerrera que tenía dentro y había bailado con cada una de mis trampas mentales, me las conocía todas.

¡Y llegó el día! Mi primera maratón significó tantas cosas: celebrar la amistad ya que corrí codo a codo con mis amigos Sara y Esteban, creer en mí y verme capaz, superar mis miedos, hacer que el dolor sea mi aliado ya que me iba a acompañar de principio a fin y sobre todo mi lesión, no tener que parar. Mi ilusión estuvo por encima del dolor, de cualquier miedo o pensamiento contraproducente.

 

Publicidad

Fue una de las experiencias más bonitas de mi vida. Celebre cada kilómetro con gente desconocida, vinieron amigos a apoyarnos, familia, el equipo…

42 kilómetros llenos de magia, de color, de música, de sintonía y unión entre los corredores, de solidaridad entre las personas. Realmente estábamos celebrando el sentirnos vivos y luchar todos por el mismo objetivo, cada uno con su estrategia o sus vivencias pero durante ese viaje éramos todos uno.

 

Publicidad

A mí correr personalmente me ha devuelto la disciplina y la constancia en el día a día. He ganado muchas amistades a través del deporte ya que la unión es muy profunda compartiendo momentos de euforia pero también muchos baches. Me siento ágil, con energía y horas de sueño de calidad.

Y ahora a seguir este maravilloso viaje, sumando vida, experiencias y sobre todo kilómetros.

 

Te queda muchísimo viaje por descubirir Valentina, por seguir creciendo en esta maravilloso deporte y especialmente por disfrutar; seguro que tu corazón desea un próximo maratón sin lesiones, su meta te estará esperando cuando estés preparada.

Muchas gracias por contarnos tus historia relatada con tanta ilusión, a veces las cosas se complican en el peor momento, pero lo más importante es superarlas y tirar para adelante. ¡A seguir cumpliendo sueños campeona!

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...