Heroínas Anónimas: Verónica Álvarez

"Mi meta no es hacer tiempo, sino disfrutar de la carrera y ponerme a prueba a mi misma"
Verónica Álvarez -
Heroínas Anónimas: Verónica Álvarez
Heroínas Anónimas: Verónica Álvarez

Soy Vero, tengo 34 años y aunque vivo desde hace 10 en Madrid, soy vasca.

Si me preguntas cuánto tiempo llevo haciendo deporte no sabría qué contestar. Yo me recuerdo desde bien txiki brincando de un lado a otro, haciendo caminatas con mi familia por el monte, nadando, andando en bici o jugando al fútbol. Esta última disciplina me debió gustar bastante porque estuve jugando en la liga territorial guipuzcoana femenina durante 7 años, eso no significa que fuera buena, sino que me divertía bastante. Esta podría ser la primera vez que me puse a correr en serio, aunque sin ser consciente de ello. Como no era buena con el balón no me quedaba más remedio que salvar los papeles cual Forrest Gump corriendo tras las contrincantes.

Recuerdo que cuando me mudé a Madrid, toda la esa actividad que formaba parte de mí personalidad se reducía, incluso diría que desapareció. Nueva ciudad, nuevo trabajo, nuevos amigos… todo era diferente y en el tema del deporte también. Hasta que encontré mi sitio (cada año había una mudanza) y un equipo de fútbol, estuve parada unos cuantos años.

No sé cómo sucedió, pero sin quererlo me calcé las zapatillas y empecé a correr por los parques cercanos a donde vivía. No lo hacía con el fin de prepararme para una carrera, eso en aquella época me parecía toda una hazaña y una cosa de locos, sino para llenar el tiempo libre que tenía los fines de semana porque no conocía a nadie en la ciudad y porque necesitaba hacer algo que me desestresara y me sacara de las largas jornadas en la oficina. Creo que mi chip cambió cuando me mudé cerca de El Retiro. Al principio mis pulmones solo daban para hacer de la puerta de Moyano hasta la Puerta de Alcalá, ¡y dando las gracias! Poco a poco fui añadiendo más laterales del parque, llegando a O´Donnell, luego a Mariano de Cavia y como por arte de magia, conseguí dar una vuelta entera y la sensación fue…indescriptible.

Publicidad

Cada vez que salía a correr, al volver a casa llegaba feliz y con la sensación de haberme quitado un peso de encima. Ahí supe que ya me había picado la cosa esta del correr y que no estaba nada mal. Como quien no quiere la cosa empecé a correr sola carreras de 5k y luego de 10k pero pronto sentí que quería correr más pero por otro lado, no me sentía preparada para hacerlo o simplemente, igual lo que necesitaba era un pequeño empujón. Y ese empujón llegó por parte de una compañera de fútbol.

En un tercer tiempo me comentó que ella había corrido 5 maratones en las diversas ciudades en las que había vivido y esa manera de contarlo, lo que me transmitió hizo que me dijera a mí misma: yo también puedo. Dicho y hecho. A los 15 días de esa conversación nos apuntamos al medio maratón nocturno de San Sebastián de los Reyes. Una experiencia horrible, ¡para qué nos vamos a engaña! Un calor infernal en la primera vuelta y un frío y oscuridad en la segunda, sin sumar que el desnivel de la dehesa se las traía…Total, que terminé en un tiempo penoso, con calambres en la tripa, helada de frío y vomitando. Aún con esta mala experiencia ni se me pasó por la cabeza que esta sería la última carrera. A pesar del sufrimiento de la misma, me negaba a pensar que no iba a correr ninguna más y a sentir, aunque sea por una sola vez, esa euforia que veía en el resto de corredores cuando pisaban meta.

Publicidad

Así que no sé si por mis genes vascos o porque soy así de cabezona empecé a buscar maratones asequibles y facilillos y di con el perfecto para principiantes, Sevilla. Así que con 6 meses por delante, comencé a entrenar con cabeza pero sin obsesionarme porque no quería sufrir más de lo necesario, si es que el concepto “no sufrir” en un maratón existe... Y así fue, terminé Sevilla con un digno 4´20h y feliz con la experiencia y con ganas de repetir. Hay que decir que ayudó bastante que mis padres y mis amigas estuvieran allí, que la ciudad se volcó con los corredores creando un ambiente festivo muy agradable y que correr unos kilómetros junto a Martín Fiz no tiene precio.

Tal fue la buena experiencia de aquel maratón que el año siguiente corrí París y San Sebastián, tenía que correr en casa, eso estaba claro. Y parece que con eso no me bastó porque decidí probar carreras nuevas, aunque he de decir que alentada por mi gran amigo Alberto Barrantes. Gracias a él tiramos un poco al monte cual cabras, y participamos con otro grupo de amigos en la Intermon Oxfam Trailwalker (100 kilometrillos de que conseguimos hacerlos en menos de 24 horas, ¡de locos!) Y como parece que esa se nos quedó corta, pues decidimos participar en una carrera bastante nueva por la sierra de Madrid, Eco Trail Madrid en la modalidad de 50k, ahí es nada.

Publicidad

Pero más allá de las carreras en las que he participado, que no me definen como corredora, en cada una de ellas mis sensaciones han sido diferentes, los entrenamientos han evolucionado, he ido conociendo mejor mi cuerpo y he conseguido bajar la marca en cada carrera. Esto no es una cosa que me obsesione, porque nunca salgo a entrenar con reloj y porque mi meta no es hacer tiempo, sino disfrutar de la carrera y ponerme a prueba a mi misma. Eso creo que es el mayor reto de los que corremos. Y en mi caso añado una cosa más a por qué corro, porque en cierta manera soy libre, me hace desconectar del día a día y es mi momento para mí.

¿Próximo reto? E 15 de octubre, Lisboa ;-)

 

Muchas gracias Vero por compartir tu historia con nosotras y transmitirnos esa alegría y #Run4Fun que tan bien os define a las DrikingRunners, ¡no hay objetivo kilométrico que se te resista! A seguir disfrutando como hasta ahora o más.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...