La importancia de rodearse de buenos profesionales: el entrenador

Tales de Mileto decía que la felicidad del cuerpo se funda en la salud y la del entendimiento en el saber. Relacionemos estos elementos y confiemos nuestra preparación diaria en el saber de una persona que sabe lo que hace.
Coral Aja -
La importancia de rodearse de buenos profesionales: el entrenador
La importancia de rodearse de buenos profesionales: el entrenador

Lo queramos o no, vivimos en el mundo de las apariencias, los dobles sentidos y el intrusismo (profesionalmente hablando). Y en esa dinámica que nos absorbe sin darnos cuenta el “todo vale” está a la orden del día. Sin embargo, cuando hablamos de nuestro cuerpo, nuestra salud y, por encima de todo, nuestra vida… ¿realmente vale todo?

Aquí hablo de la figura del entrenador y de lo esencial que es que esa persona esté preparada. ¿Acaso os pondríais en manos de una persona que se ha leído un par de libros o revistas de salud y ya cree ser médico? No, ¿verdad? Pues con los entrenadores pasa exactamente lo mismo. A lo largo de los años, he ido viendo cómo grandes promesas del atletismo se quedaban en el camino, algunas incluso lesionadas de manera crónica, por ponerse a las órdenes de un pseudo entrenador que desconocía cómo se debía llevar a cabo una correcta planificación de los entrenamientos, los ciclos, los descansos y todo el sinfín de cosas que acompañan a este deporte.

Desgraciadamente, cada vez proliferan más las figuras de personas que se autodenominan como entrenadores por el simple hecho de tener unas nociones básicas sobre deporte. A estas alturas del cuento, sé por propia experiencia que ni tan siquiera haber sido atleta durante toda tu vida te convierte en entrenador. O al menos en un buen entrenador. Detrás de estos hay mucho más que haberse calzado las zapatillas día sí y día también durante infinidad de años. Hay meses y años de estudio, cursos, aprendizaje de técnicas, conocimiento de reglas básicas… En definitiva, hay profesionalidad y buena praxis. De alguna manera, cuando confías tu planificación deportiva a un entrenador, estás dejando en sus manos lo más valioso que tienes, la salud. Y en cuestiones como esa no hay “peros” que valgan. Hay que apostar por quien está realmente preparado y es verdaderamente consciente de lo que significa ser entrenador.

Por supuesto, un entrenador no se forja en un año, ni en dos, sino a lo largo de un cúmulo de años en los que a medida que se van adquiriendo conocimientos se añade también experiencia. Y nunca debemos olvidar que todo proceso de aprendizaje conlleva unos gastos y que la labor de entrenador no deja de ser un trabajo. Seguramente la mayoría de entrenadores que existen hoy en día en el mundo del deporte no comenzaron a prepararse con vistas a recibir una compensación económica por el ejercicio de su labor, sino por amor puro al deporte. Pero cuando uno dedica tantas horas al día a esa labor debería ser recompensado económicamente por ello. Además, si somos capaces de invertir mucho dinero en unas buenas zapatillas, ropa deportiva, lo último en tecnología y demás gadgets para hacer deporte, ¿por qué no invertimos también en un buen entrenador?

Tales de Mileto decía que la felicidad del cuerpo se funda en la salud y la del entendimiento en el saber. Relacionemos pues todos estos elementos y confiemos nuestra preparación diaria en el saber de una persona que entiende lo que hace y que ejecuta sus entrenamientos basados en el conocimiento. De esta manera contribuiremos a cuidar al máximo nuestra salud y con ello, nuestra felicidad corporal.

 

Te recomendamos

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...