Que nada se interponga entre los kilómetros y tú

¿El sofá te atrapa? Estas rutinas pueden estar reteniéndote
Jordan Davidson -
Que nada se interponga entre los kilómetros y tú
¡Levántate del sofá!

Sabes que el ejercicio es beneficioso para tu salud, cerebro, y tus objetivos de mantener la línea. Sin embargo, parece tan difícil encajarlo en el día a día. Si no programas tu entrenamiento, es probable que termines no haciéndolo. Además, hay una interminable lista de tareas pendientes, el trabajo y por supuesto, la familia.

E incluso si consigues encajarlo en tu atareada vida, todavía hay muchos obstáculos más inesperados que se interponen entre tú y los kilómetros. Aquí puedes leer algunos hábitos que están dificultando la continuidad en tus entrenamientos.

 

No comes nada hasta la hora de la comida

Tal vez no tienes hambre por la mañana, o quizás estás demasiado ocupada para detenerte y comer, o tal vez omitir el desayuno es sólo costumbre. Pero eso no es bueno si quieres entrenar, dice un estudio en el American Journal of Clinical Nutrition.

Los investigadores descubrieron que las personas con sobrepeso que desayunaban, eran más propensas a ejercitar y quemar casi 200 calorías más durante la mañana que las personas que ayunaban.

Para un desayuno energizante que te mantendrá activa, apunta a la quema de proteínas y grasas; el pavo y los huevos, el aguacate, el queso y el yogur… te darán energía toda la mañana y tendrás menos apetito a la hora de comer.

 

Pasas demasiado tiempo en las redes sociales

El día no tiene infinitas horas, y el tiempo que pasas leyendo las actualizaciones de las redes sociales, compartiendo fotos o leyendo a tus amigos, podrías emplearlo en atarte las zapatillas y salir a entrenar. "Es común ver a mis clientes perderse en Facebook y Twitter y anular un entrenamiento", dice Aja Davis, fundador de New Body Bootcamp en Brooklyn.

Un estudio de 2012 en la Universidad de Ulster demostró que cuanto más tiempo los participantes del estudio pasaban en las redes sociales, menos probabilidades tenían de entrenar o participar en deportes de equipo.

 

No vives para trabajar, pero trabajas para vivir

Ir a correr unos kilómetros o hacer unas pesas en el gimnasio se hace más fácil cuando no estás atado a tu escritorio. Cuando estás en el correo electrónico todo el día, preocupado por los plazos y lleno de reuniones, tu bienestar y ganas de hacer ejercicio se reducirá. "Si trabajas hasta demasiado tarde y tienes un gran estrés mental, será muy difícil desconectar para salir a entrenar".

Un estudio de 2013 del personal militar encontró que cuanto más estrés laboral tuvieran, menos probabilidades tendrían de entrenar, y esa es una carrera que exige que te estés en la mejor forma posible. Si rutinariamente te olvidas de tu clase de yoga por la noche porque todavía está en la oficina, trata de programar tu entrenamiento para la mañana antes de que el trabajo te atrape, dice Davis.

 

No tienes una hora de acostarte

Si piensas que acostarse temprano es sólo para los niños pequeños, puede que estés equvocada. "Un buen entrenamiento comienza la noche anterior", dice Davis. "Si estás viendo la televisión o en tu ordenador hasta altas horas de la noche, no te sentirás descansada y fresca al día siguiente".

El sueño pobre hace estragos en la mente y el cuerpo. Reduce la motivación, hace que el cuerpo se sienta agotado y susceptible a las lesiones, y aumenta la inflamación, que suprime el sistema inmunológico, de acuerdo con un estudio de 2015,

 

No toma descansos

Cuando se trata de malos hábitos, probablemente sepas que sentarse es el nuevo fumar: Cuanto más tiempo te sientes, menos probabilidades hay de cumplir con la recomendación mínima de actividad física. Un estudio de 2015 en el British Journal of Sports Medicine demostró que las mujeres australianas que se sentaron más de 8 horas por día eran menos propensas a correr y aumentaron significativamente sus probabilidades de morir.

Para combatir estos efectos, toma descansos frecuentes para levantarte, estirarte y moverte.

 

Tienes una intensa vida social

Grandes relaciones con amigos y familiares son clave para la felicidad y la longevidad. Sin embargo, cuando cenas fuera de casa cada noche, acabarás anteponiendo estas salidas continuas a tus kilómetros en zapatillas.

Además, consumirás demasiada comida basura que va de la mano con la vida social. "Es importante y divertido tener una vida social, pero puede interferir con tus objetivos de deportivos", dice Davis. "La gente que alterna mucho debe revisar sus hábitos y hacer ejercicio por la mañana". tu trabajo, la reunión de la oficina y las fiestas probablemente no ocurrirán a las seis de la mañana, así que utiliza este tiempo sabiamente.

 

Cualquier dolorcillo te supera

Tienes resaca, tu cuello duele porque has dormido poco y mal, tienes la rodilla hinchada... Tratar el dolor puede convertirse en un hábito diario que te impide obtener tu ritmo cardíaco, pero el mejor remedio es a menudo el ejercicio.

Un estudio publicado en Medicina y Ciencia en Deportes anotó que un poco de ejercicio aeróbico, sólo 30 minutos, nos hace más tolerantes al dolor y malestar. Es decir, no son sólo las endorfinas del ejercicio nos permiten seguir adelante, pero un hábito de ejercicio moderado nos permitirá soportar el dolor a largo plazo.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...