9 pensamientos que todas tenemos al intentar mantenernos “sanas” en vacaciones

"Me levantaré temprano para la clase de yoga al amanecer"
Amy Capetta -
9 pensamientos que todas tenemos al intentar mantenernos “sanas” en vacaciones
¿"A raya" en vacaciones?

Vacaciones: la sola palabra incita una respuesta que nos hace anhelar unos días maravillosos en un destino exótico y lejano. Y aunque hasta las más bien intencionadas juramos comer sano y hacer ejercicio, la realidad es que las piñas coladas están realmente deliciosas…

A continuación, te mostramos cómo mantenerte en forma y alimentarte bien mientras estás de vacaciones, para no estar en la casilla número uno cuando regreses.

 

1. "De repente estoy ansiando TODO en el aeropuerto"

No importa si has renunciado a las hamburguesas con queso, patatas fritas, dulces y cualquier bebida mezclada que no sea verde… una vez que te diriges a la puerta de embarque, es como si tu cuerpo supiera que las vacaciones son inminentes y se acabó el juego.

"Siempre recuerdo a mis clientes que al menos una comida al día debe estar al 100% bajo su control", dice Michelle Cady, entrenadora, asesora de salud nutricional y fundadora de FitVista con sede en Nueva York.

Ella sugiere evitar las tentaciones de bocadillos de la terminal al tener opciones saludables en tu equipaje de mano, como nueces, frutas o barritas de proteína.

 

Publicidad

2. "¿Son solo las cuatro de la mañana?"

¡Hola jet lag! Al viajar lejos solemos experimentar el trastorno temporal del sueño que interrumpe el reloj interno natural de su cuerpo debido al cruce de varias zonas horarias. Si estás lidiando con uno o más síntomas de jet lag como insomnio, dificultad para concentrarte, cambios de humor… puedes reducir los efectos evitando los estimulantes (es decir, el alcohol y la cafeína), entrenando unas horas antes de acostarte, o usando un antifaz para dormir para bloquear la luz no deseada, y pasar tiempo al aire libre bajo el sol (ya que la luz del día ayuda a restablecer el ritmo circadiano de su cuerpo).

"Trata de salir al sol en tu nueva zona horaria entre las 7 y las 9 a.m. de la mañana siguiente", dice Cady. "Eso, naturalmente, hará que tus ritmos circadianos se ajusten". Por otro lado, "si necesitas ayuda para conciliar el sueño, intente suplementarte con magnesio para ayudar a relajarte y fundirse en una noche reconstituyente de sueño".

 

Publicidad

3. "Debería haber nadado en la piscina, debería haber bajado un rato al gimnasio..."

No te culpes. Realiza una sesión de ejercicio rápido con algunos movimientos básicos, pero efectivos: saltos con sentadillas, lanzamientos laterales, levantamientos laterales de piernas, planchas… en tu propia habitación.

 

Publicidad

4. "Me levantaré temprano para la clase de yoga al amanecer"

Una de las razones para relajarse es saborear el descanso de tu rutina diaria típica, por lo que debe darte el capricho de darte media vuelta en la cama cuando salga el sol. De hecho, una noche sólida de sueño reparador puede ayudar a mantener a raya las calorías adicionales vacías; un estudio de más de 18.000 adultos realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco desmotró que dormir menos de cinco horas estaba relacionado con el deseo de beber más bebidas azucaradas.

 

Publicidad

5. "Si saco las zapatillas de la maleta y las dejo aquí, probablemente las usaré"

Sabes que tienes que entrenar, pero lo más probable es que no tengas motivación para acudir al gimnasio mientras estás de vacaciones. Olvídate de la cinta de andar y, en su lugar, juega voleibol en la piscina, desafíate a ti misma en una ruta de senderismo, echa un vistazo a los deportes acuáticos que se ofrecen en la playa o planifica un recorrido en bicicleta. Consejo profesional: ya sea en el gimnasio o en el exterior, hazlo "a primera hora de la mañana", sugiere la instructora Amanda Butler de Nueva York. "De esa manera no puedes encontrar excusas más adelante, y después de tomar el sol todo el día, te sentirás bastante agotada".

 

Publicidad

6. "¿Cuántas calorías hay en esta piña colada?”

Ya eres consciente de las calorías ocultas en el alcohol, y darle vueltas no las contrarrestará. El consejo de Cady: "Sigue cada bebida alcohólica con dos vasos de agua. Esto no solo disminuirá las resacas, sino que ralentizará su consumo y mantendrá tu piel brillante".

Si te preocupan las calorías, opta por los cócteles con un solo tipo de alcohol y, si eres amante de la cerveza, pide una de las cervezas menos densas con la menor cantidad de alcohol.

 

Publicidad

7. "¡No me digas que me estoy poniendo mala ahora mismo!"

Probablemente solo estés deshidratada y necesites beber más agua (preferiblemente embotellada, especialmente si viajas al extranjero). Mantenerte hidratada te ayuda a mantener la regularidad y eliminar las toxinas, así como a mantener tu energía. Además, si está contando los minutos hasta tu próxima comida, el agua debería ser tu mejor amiga.

En un estudio en la Revista de Nutrición Humana y Dietética descubrieron que los adultos que aumentaron su ingesta de agua en solo un uno por ciento redujeron su ingesta calórica diaria, junto con su consumo de grasas saturadas, azúcar, sodio y colesterol.

 

Publicidad

8. "¿Cuántas veces es demasiado para volver a la línea del buffet?"

Si temes una semana de comidas imprudentes, haz un esfuerzo consciente para comenzar tu día con algo saludable. Mantén un desayuno nutritivo lleno de opciones ricas en proteínas, que incluyen huevos, yogur griego, mantequilla de cacahuete o requesón, alimentos que aumentan la saciedad y reducen el hambre durante todo el día, según investigadores de la Universidad de Missouri. Y en caso de duda, hacer ejercicio es una excelente manera de controlar tu apetito.

 

Publicidad

9. "Juro que iré al gimnasio, déjame descansar un minuto ... Zzz…"

Duérmete esa siesta. Los investigadores médicos han encontrado muchas razones por las cuales dormir la siest puede hacer maravillas para tu cuerpo.

Además de ayudar claramente a relajarte, las siestas también pueden restaurar el estado de alerta (lo que disminuye las posibilidades de accidentes) y mejorar la resistencia y el rendimiento, de acuerdo con la National Sleep Foundation.  Solo un consejo, antes de dormirte no olvides el protector solar.

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...