¿Te sientes estancada?

Aprende a atravesar barreras mentales comunes que te impiden entrenar y mejorar
Jayme Moye -
¿Te sientes estancada?
¿Te sientes estancada?

Atrapada en una rutina, atrapada en una depresión, estancada, como sea que quieras llamarlo, cada corredora eventualmente llega a un punto en el que siente que no progresa. "No hay forma de evitarlo, estas fases son inevitables y forman parte del proceso de entrenamiento", dice Jeffrey L. Brown, médico psiquiatra de la Facultad de Medicina de Harvard.

En el transcurso de una vida corriente, hay picos y valles naturales, y líneas planas en el medio. Las mesetas tienen mala reputación, pero no siempre son perjudiciales. Cuando te enfrentas a un período de trabajo exigente o experimentas un cambio de vida importante, como mudarte o agrandar tu familia, ¿por qué no dejar que tu entrenamiento permanezca inactivo en punto muerto? Si no tienes tiempo para carreras largas o energía para los entrenos de velocidad, intentar mantener s la mejor opción. “Estas rachas rara vez son permanentes, y no te definen como corredora", dice Brown. "Simplemente indica lo que está sucediendo con tu entrenamiento, y tal vez con tu vida, en un momento determinado".

Por supuesto, a veces esta situación no es un bienvenido descanso. Si realmente deseas abordar una nueva distancia, establecer una nueva marca personal o bajar unos kilos, la lucha para avanzar hacia ese objetivo puede ser frustrante. Brown dice que salvo dos causas físicas importantes del progreso estancado, como una enfermedad o lesión, una barrera psicológica podría ser la causa.

Te detallamos formas en las que tu cerebro puede detener tu progreso y cómo afrontarlo.

 

Estás sobreentrenada

Claro, el sobreentrenamiento es una condición física, pero también puede ser mental. Supongamos, por ejemplo, que te vuelves tan obsesiva con el objetivo de una carrera que cuando no corres estás estirando, poniéndote hielo, preparando batidos de recuperación, analizando tu kilometraje, escribiendo sobre tus entrenos y trazando nuevas rutas. "La mente necesita tiempo de inactividad para funcionar, al igual que el cuerpo", dice Chris Janzen, entrenador de acondicionamiento. "Es difícil mantener ese nivel de motivación por mucho tiempo. Cuando tu vida gira en torno a correr, te arriesgas a quemarte ".

Supéralo: los expertos típicamente recetan descanso a los atletas sobreentrenados. Da un paso atrás e imponte unos días sabáticos (incluidos gráficos y redes sociales). Cuando reanudes el entrenamiento, intenta mantener la perspectiva y recuerde que correr es solo un elemento de tu vida, dice Brown. Haz un entrenamiento al menos una vez a la semana por sensaciones, sin reloj, y relájate. Publica actualizaciones de redes sociales que no detallen tus entrenamientos, y pasa el rato con amigas que no saben cuánto tiempo dura un maratón y no tienen ningún interés en tus carreras. Serás mejor corredora, dice Janzen. "Te sentirás renovada y tendrás más energía mental".

 

Publicidad

Estás agotada

Todas tenemos un umbral para lo que es mentalmente manejable, y cuando tu cabeza se ve abrumada por demasiadas tareas, equilibrar una carrera rápida, estar al día con los niños, preocuparte por un pariente enfermo…  puedes alcanzar un punto de inflexión. La sobrecarga generalmente conduce a la inercia.

Janzen propone que pienses en tu vida en términos de unidades de energía: si tienes, digamos, 100 unidades por día, ¿dónde la consumes? Una gran fecha límite en el trabajo o problemas financieros puede restarle un porcentaje muy alto a esas 100 unidades, dejándote con apenas lo suficiente para hacer un entreno sencillo de seis kilómetros.

Supéralo: Ten en cuenta tu punto de inflexión, dice Janzen. Si el verano es la época menos flexible del año, por ejemplo, no te inscribas para un maratón de otoño que requerirá un gran compromiso de tiempo y energía durante tu temporada alta. Elige un momento del año más manejable para una prueba exigente, o reduce tu objetivo y opta por un medio maratón en su lugar. Si ya estás en medio del entrenamiento y te sientes más abrumada que motivado por tu objetivo, divide tus tareas de entrenamiento en tareas más pequeñas. Enfoca tu energía mental en el entrenamiento de mañana solamente. "Dedica unos minutos a pensar cómo lo vas a hacer, cuándo lo va a hacer, dónde lo vas a hacer", dice Janzen. "Pensar en el futuro próximo y tomar decisiones sobre esos pequeños detalles te ayudará a sentirte controlada y menos abrumada".

 

Publicidad

Estás obsesionada

Los corredores son por naturaleza dedicados, ambiciosos y orientados a resultados. Pero cuando tienes una definición estrecha de éxito, estás en peligro de no alcanzar esa meta, lo que puede provocar sentimientos de inseguridad e interferir con el objetivo final de tener una vida saludable y feliz. "Sentirte obsesionada con un solo objetivo puede ser contraproducente y destruir tu motivación", dice Janzen. Incluso si tienes éxito, y esa ha sido tu fuerza motriz durante meses o años, corres el riesgo de sufrir una decepción después del evento.

Supéralo: No pongas todos tus huevos en una sola canasta: plantéate metas múltiples de diversos grados de éxito. De esta forma, si pierdes tu objetivo más ambicioso, tienes otras más factibles todavía a tu alcance. Desarrolla objetivos de proceso, no solo objetivos de resultado. En lugar de solo enfocarte en establecer una nueva marca personal, podrías intentar no reducir la velocidad en los kilómetros finales de una carrera larga, o mantener la técnica de carrera mientras subes las cuestas de la prueba.

Este tipo de objetivos pueden ser más fáciles de enfocar y lograr, lo que te dará pequeñas pepitas de éxito. Además, aunque los objetivos de resultado son importantes, no deberían ser la única razón por la que corres, dice Brown. Si no tienes un gran entrenamiento o carrera, recuérdate a ti misma todas las cosas positivas que te aporta: mejor salud, alivio del estrés, oportunidad de experimentar con la naturaleza, amistades en carrera… centrarte en esos beneficios a largo plazo puede darte la motivación que necesitas para seguir adelante.

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...