Superheroínas del asfalto: Elena Congost

Nacida con una atrofia del nervio óptico que le provoca una visión borrosa, esta barcelonesa de 28 años no conoce la palabra rendirse. Acabó su primer maratón con medalla Mundial y plaza para los Juegos de Río.
Coral Aja -
Superheroínas del asfalto: Elena Congost
Superheroínas del asfalto: Elena Congost

Sin miedo a nada

Desde que contaba con tan solo cinco años, Elena lo tenía claro: quería ser atleta. Competía en los campeonatos interescolares de cross y pronto insistió a sus padres para que le apuntaran a un club. Lo que comenzó como un juego pronto se convertiría en su forma de vida y en una manera de seguir superándose a sí misma.

Nacida con una atrofia del nervio óptico que le provoca una visión borrosa, esta barcelonesa de 28 años no conoce la palabra rendirse. Desde que se produjera su flechazo con el mundo del atletismo, no ha dejado de cosechar éxitos y logros personales. Entre lo más destacado de su palmarés, cuenta con récords paralímpicos del mundo en 3.000 y 5.000 metros y en medio maratón paralímpico (categoría T12, con un campo visual menor de cinco grados). También ha participado en los Juegos Paralímpicos de Atenas, Pekín y Londres, donde consiguió la medalla de plata en los 1500 metros.

El salto al maratón

Sin dudar ni un segundo, Elena sabe que el mejor momento que le ha brindado el atletismo ha sido el paso a la distancia de Filípides: “Mi primer maratón fue además el campeonato del mundo y conseguí medalla, pero no me acuerdo tanto de esa competición por el hecho de conseguirla, sino por haber podido acabar el maratón al que tanto miedo tenía”.

-       Siendo una atleta de medio fondo, ¿qué te hizo dar ese gran paso al maratón?

-       Hace dos años nos informaron que en Río sería la primera vez que se celebraría el maratón femenino en unos Juegos Paralímpicos. Yo entonces estaba haciendo 1500 y me encontraba muy bien, la verdad. Pero para salir de esta zona de confort, poco a poco fui picando a mi entrenador Roger, con el que llevaba poco tiempo, para hacerlo. Me decía que estaba loca, pero empezamos a hacer 3000, 5000 y 10000 y como vio que me adaptaba bien decidimos probar el maratón. Y eso hicimos el año pasado. Entre él y yo nos íbamos animando y también el hecho de que se vaya a hacer por primera vez en la historia te invita a participar y formar parte de eso.

Objetivos como motor de vida

No solo acabó su primer maratón sino que además lo hizo con medalla Mundial y plaza para los Juegos de Río. Valentía es la primera palabra de un libro que Elena empezó a escribir hace años a base de esfuerzo y dedicación. Porque para ella lo importante no es el obstáculo, sino las vistas que hay al otro lado del muro. Aquellas maravillosas vistas que te brinda el deporte cuando has cumplido los objetivos marcados.

-       ¿Qué es lo que te motiva a calzarte cada día las zapatillas?

-       Hay días en los que te levantas más cansado de lo que te has acostado, pero al final lo que te mueve es el objetivo que tienes. En mi caso son los Juegos, que dan un sentido a ese sufrimiento y cansancio y a poderlo tolerar. Sin un objetivo sería imposible. También me llena superarme a mí misma cada día y ver que todos los esfuerzos y sacrificios al final tienen su fruto.

Publicidad

Barreras, límites y una mente valiente

“En un deporte como el atletismo al final te das cuenta de que el obstáculo más grande es tu propia mente, cuando te dice que no puedes, que estás cansado o te pregunta para qué sirve esto. Es tu propia cabeza la que te va traicionando. En la vida, como en todo, hay obstáculos y lo importante de caer es saber levantarse. El deporte te ayuda a levantarte porque te enseña que a veces las cosas salen bien y otras mal. Siempre hay que volver a empezar y seguir”.

Así piensa una campeona del asfalto, la pista y la vida como Elena Congost. Ver siempre el lado bueno de las cosas no solo le ha ayudado a crecer como persona sino también como deportista. Confía, cree y sueña en conseguir sus objetivos, más allá de las barreras o los límites con los que se encuentra en el camino.

-       ¿Qué piensas de los límites?

-       Los límites existen, por supuesto, tenemos que ser conscientes de lo que está fuera de nuestro alcance, pero aun así creo que la mayoría de veces los límites nos los ponemos nosotros. Nuestra cabeza puede ser nuestro mejor aliado o nuestro mayor enemigo. Y ahí es donde actuamos.

El sueño dorado

Ya lo decía William Shakespeare: “Un hombre que no se alimenta de sus sueños envejece pronto”. Así, podríamos predecir que esta joven atleta catalana se mantendrá eternamente joven. Movida por sus sueños, ahora piensa en el más inmediato, en el que le motiva a levantarse cada mañana y calzarse las zapatillas. Al que mira con muchas ganas. El sueño dorado. Los Juegos de Río:

-       ¿Qué te gustaría hacer en Río?

-       Siendo realistas y ambiciosos lo que quiero para Río, y lo que me mueve cada día cuando voy a entrenar, es ir a por el oro. Evidentemente ese es mi sueño, pero cualquier posición dentro del podio sería un sueño cumplido.

Elena es una de esas atletas que mueve el mundo a golpe de zancadas y sueños. A la que no le importa el tiempo, lugar o circunstancias para conseguir su objetivo. Porque la palabra excusa no está en su diccionario y, al más puro estilo Rocky Balboa, sigilosa y con paso firme, va directa a conseguir lo que merece. Porque ella es una auténtica superheroína del asfalto. 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...