Superheroínas del asfalto: Nuria Fernández

“Quiero demostrar que se puede ser madre de familia numerosa y estar al máximo nivel. Me gustaría abrir esa puerta a las deportistas para que no tengan miedo a ser madres"
Coral Aja -
Superheroínas del asfalto: Nuria Fernández
Superheroínas del asfalto: Nuria Fernández

Ser madre le ha cambiado la manera no solo de ver la vida sino también el deporte. Entre sus logros deportivos brillan dos medallas, de oro y plata, en campeonatos de Europa, además de tres participaciones en Juegos olímpicos. Antes vivía dedicada plenamente al deporte y ahora lo compagina con los tres soles que le iluminan el camino día a día: sus niñas de 1, 5 y 8 años. Lejos de pensar que ser atleta de alto rendimiento y madre de familia numerosa podría alejarle de las pistas, Nuria Fernández aspira a lo máximo: ser la primera atleta española con 40 años y tres hijas que compita en unos Juegos.

Trabajadora a jornada completa

Nuria no pretende considerarse una superwoman, sino una mujer que cumple con su jornada laboral por la mañana y con la familiar por las tardes. Esta rutina forma parte de su día a día desde el año 2007, cuando tuvo a su primera hija. Ahora el número se ha multiplicado por tres, pero esta madrileña nacida en Lucerna (Suiza) ya tiene el truco más que cogido:

-        ¿Cómo es para ti un día normal?

-        Entre semana me levanto a las siete de la mañana con la niña pequeña, la de 11 meses, porque es muy madrugadora. A las ocho tengo que despertar a la otra, a la de ocho años, le ayudo un poco a vestirse, le doy de desayunar y mi marido la lleva al colegio. La tercera se levanta sobre las 9:15 horas. Estoy con ellas un ratico y luego viene mi hermana sobre las diez y media u once., que es cuando me voy a entrenar. Vuelvo a casa sobre las dos y media o tres de la tarde cuando no tengo masaje, y si tengo pues voy directamente a recoger a Candela al colegio a las cuatro. Cuando vuelvo a casa, mi hermana se va y ya me quedo con ellas toda la tarde. No dejo de ser una trabajadora normal, que llega de su jornada y vuelve a tener su otra jornada (ríe).

Aunque es experta en ritmos, tiempos y horarios, la conciliación entre ambas facetas de su vida, la de madre y deportista, no podría darse sin la ayuda familiar, algo que considera esencial: “para cuadrar los horarios necesito a mi familia, el secreto es tener a la familia siempre cerca. Entre mi hermana, mi madre y mi marido me ayudan a encajar la semana”.

Sus claves: Ilusión, ganas y actitud positiva

A pesar de todo, y aunque cuente con la valiosa ayuda de su familia, Nuria solo tiene un cuerpo y no puede cambiarlo con el de nadie. Y es ese cuerpo el que se enfrenta cada día  a una jornada casi interminable, a entrenamientos agotadores, ritmos extenuantes, carreras y juegos por el parque y malabares imposibles.

-        ¿Cómo lo haces, Nuria? ¿Hay alguna clave?

-        Yo siempre digo que la cabeza es muy importante. Si la cabeza está bien, es decir, si tienes ganas e ilusión, al final después de hacer un buen entreno llegas a casa satisfecha. Hay veces que llego con las piernas que ni las siento y me toca estar toda la tarde con las niñas. Pero si me pongo a pensar en todo lo que me queda por hacer estoy peor, así que lo hago todo automáticamente. Sí que hay veces que se me hace cuesta arriba, pero al final es todo mental. Donde la mente va, el cuerpo le sigue. La clave está en ser positiva, porque pensar negativo te cansa más, como si llevaras una mochila llena de piedras. 

 

Publicidad

La vida y el deporte desde otra perspectiva

Ser madre ha supuesto un giro de 180 grados en su vida, pero también en el plano deportivo. Ahora la atleta de Nike ve, vive y disfruta de su faceta atlética de otra manera: aprendiendo que en su escala de prioridades ella ya no es la primera, lo que le hace disfrutar al máximo de su deporte:

-        Desde que soy madre vivo el atletismo de otra manera, como si fuera un regalo. Ya no tengo esa tensión, esa presión o ese estrés que tenía antes. Si hiciera la mínima y fuera a los Juegos, pues perfecto. ¿Con tres hijas y cumpliendo allí 40 años? Sería la leche. Pero si no lo consigo, tengo otra faceta en la vida, otro campo, que es la familia. Cuando tienes a y b estás mejor que si arriesgas todo a una carta. Eso era lo que me pasaba antes de tener a mis hijas, que estaba todo el rato obsesionada con el deporte, donde eres tú, después tú y luego tú. Ahora, como ya no soy yo la primera, es diferente. Lo veo de otra manera y no estoy tan obsesionada, que al final es mejor para el rendimiento.

La aventura de ser madre y atleta: una fórmula de ensayo y error

Sin embargo, llegar a estas conclusiones no ha sido tarea fácil. La experiencia de haber sido atleta durante toda la vida no bastaba para enfrentarse a la nueva etapa que se le presentaba tras el primer embarazo, en el que reconoce que cometió muchos errores. Pero perdiendo y cayendo, así es como a veces se aprende. Y entonces, llega el triunfo. Para Nuria lo primordial es “escuchar al cuerpo” y darle lo que necesita en cada momento. Hilar fino, tan fino, como para coser un “Río 2016” en el camino de sus sueños.

-        ¿Cómo has conseguido estar a un nivel tan alto solo 11 meses después del nacimiento de tu tercera hija?

-        Con esfuerzo y, sobre todo, teniendo mucha ilusión. Porque cuando tienes un objetivo y una meta, parece que las cosas se hacen más fáciles. Dentro de lo duro que es, porque tienes que hacer más gimnasio que el resto al perder testosterona, y cuidarte mucho más. Ya no tengo 20 años y las lesiones tardan más en recuperar. Por eso hay que ir con mucho cuidado y calma, teniendo mucha paciencia y no queriendo ver los resultados demasiado rápido.

 

-        ¿Qué has aprendido de tus dos primeros embarazos?

-        En el primero me lancé a ser una “superwoman” y me lesioné de la cadera. Aprendí mucho y en este tercer embarazo he ido con mucha más calma. El restar, no salir a correr, respetar la cuarentena y demás, al final suma. No es fácil no salir a correr, no es nada fácil. Pero ante todo hay que entender que muchas veces el descanso es el mejor entrenamiento. Aunque yo lo he aprendido a base de golpes (risas). 

Publicidad

“¡Estoy otra vez aquí, vuelvo a sentirme atleta!”

Esa experiencia acumulada y las ganas por seguir disfrutando de un deporte que tantas alegrías le ha dado, se unieron para colgarle la medalla de oro en el pasado campeonato de España de pista cubierta, celebrado en Madrid. Una prueba que ganó con autoridad y emocionó en la última vuelta al ruedo. Nuria Fernández estaba de vuelta. Aunque en realidad nunca se había ido.

-        ¿Qué supuso para ti ese triunfo en Madrid?

-        Una alegría porque era en Madrid, en mi ciudad, con mi gente, mis hijas… Verme tan bien físicamente me hizo sentirme atleta otra vez. Soy tan pistera que el hecho de estar ahí, con los clavos, con buenas sensaciones y corriendo rápido, sintiéndome libre… fue un subidón. Fue una manera de decir: ¡estoy otra vez aquí, vuelvo a sentirme atleta! De alguna manera me ha lanzado a pensar que sí puedo ir a los Juegos.

Y con los Juegos Olímpicos por bandera camina Nuria Fernández, para quien estar en Río se ha convertido en uno de los retos de su vida. Un reto que le gustaría compartir con todas las mujeres deportistas que quieren ser madres: “quiero demostrarle a todas las chicas que se puede ser madre de familia numerosa y estar al máximo nivel. Me gustaría abrir esa puerta a las deportistas para que no tengan miedo a ser madres. Porque si yo puedo, ¿por qué el resto no? Si lo lograse, sería un mérito de todas. Puede que me digan que me estoy “flipando” con este reto, pero creo que hay que estar un poco loco para hacer algo grande”.

Como decía el escritor italiano Carlos Dossi, los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios. Y Nuria está a punto de abrir uno sin precedentes, plagado de sueños, locura, amor, ilusión y mucho deporte. Lo consiga o no, ya ha hecho historia. Porque ella es una auténtica superheroína del asfalto. 

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...