Zancadas solidarias

"Intentar que cada una de tus pisadas sirva para donar un gramo de fuerza a quien cansado y con un pañuelo en la cabeza, camina a tu lado", nos cuenta Marta
Marta Pérez Miguel -
Zancadas solidarias
Zancadas solidarias

Este domingo se ha celebrado en Soria, mi ciudad, la Marcha contra el Cáncer. Igual que se hace en muchas otras ciudades a lo largo del año. Y de la misma manera, ha sido multitudinaria; poniendo la palabra en el contexto de una ciudad tan tristemente despoblada como la nuestra.

Hay muchas carreras solidarias. Tantas que es imposible dar abasto para ser parte de todas ellas. Pero, ignorando el rigor de los datos y sólo tomando el pulso de la marea colorida, creo que hay algunas que brillan con nombre propio, como las organizadas por la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) y la Carrera de la Mujer (gran parte de cuyos beneficios también van destinados a la AECC). En ellas, a nadie le importa el recorrido, el precio de la inscripción ni lo que incluye, si queda su talla de camiseta o si dan bolsa de corredor al final. Nadie quiere un cajón en función de su ritmo. Lo único importante es acompañar con zancadas acompasadas a aquellos que quieres, dejando inevitablemente un hueco para los que ya no están. Intentar que cada una de tus pisadas sirva para donar un gramo de fuerza a quien cansado y con un pañuelo en la cabeza, camina a tu lado.

Zancadas solidarias

Zancadas solidarias

"El deporte es salud". Ojalá pudiera decir que el deporte es condición suficiente para tener salud. Pero todos sabemos que no es eso lo que la frase quiere decir. Que la única certeza que podemos tener es que con nuestro movimiento invertimos de forma constante en ella, aunque de forma más literal sólo sea en días puntuales como los de la marcha contra el cáncer. Luego, la vida hará contigo lo que quiera, pero incluso cuando la falta de salud se ha convertido inevitablemente en un pilar inamovible en torno al que girar, el movimiento es capaz de aportarte algo positivo.

Lo fundamental es la inversión económica, la medicina y la investigación, de eso no tengo duda. Lo imprescindible es lo que hace nuestra sanidad pública, o las asociaciones y sus voluntarios. Pero hace unos días, precisamente uno de esos horribles en el que el mundo (en este caso el del deporte) se vestía de luto, me encontré con un amigo, también enfermo, en uno de los caminos de la Casa de Campo. Lo vi mejor, lo vi feliz, lo vi disfrutando. Y no puedo sino estar convencida de que esas pedaladas en bici eran también, a su manera, solidarias.

Publicidad

Yo también creo que correr puede ser liberador. No sé si es porque lo siento como un refugio o porque es una constante tal en mi día a día que todo lo acabo digiriendo con las zapatillas de correr puestas. He llorado mientras zigzageaba entre los árboles de la Casa de Campo, he enmudecido tratando de acompasar mi respiración con la silenciosa vuelta de 14 kilómetros en Valonsadero, y cada vez que he sabido que a la vida le iba a faltar la sonrisa de alguien para seguir siendo tan increíble, sólo he tenido ganas de salir corriendo.

Después, el día de la carrera, ese en el que todo el mundo se junta para aportar su granito de arena, el ambiente es muy diferente. Hay esperanza en el futuro, ilusión por ayudar, alegría por cada euro recaudado para seguir avanzando. Y hay también muchas historias que celebrar, en un ambiente en el que la empatía une tanto y es tan fuerte que cada mínima sonrisa se contagia.

Zancadas solidarias

Zancadas solidarias

No sé cuánta gente tiñe las calles de verde o rosa en las distintas ciudades de España en estas marchas. Pero siento que es una fecha marcada en rojo en los calendarios de demasiadas familias. Y lo siento, lo siento de veras. Es imposible que estas convocatorias no sean multitudinarias, porque hay una multitud echando de menos.

Publicidad
También te puede interesar

La etapa más difícil de la mujer deportista: la adolescencia

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...